El Ruso Pérez, un patrón para la historia

El volante, titular en 61 juegos desde setiembre de 2005, es el segundo jugador con más partidos de la celeste

Se formó mirando y escuchando. Sus primeros pasos no contaron con las bondades de estos tiempos. Las peleas por los premios eran una constante. Las diferencias con los dirigentes por mejorar la infraestructura lo templaron.

Mirar le enseñó a permanecer callado. A pasar casi que desapercibido. Son pocas las veces que declara.

“Por mi manera de ser soy de hablar lo justo y lo necesario y espero el momento para decir.  Por ahí te das cuenta de la manera que te miran o te escuchan que empezás a ser un poco referente. Ahí lo vas notando, pero siempre lo justo, lo que me parece, en el momento indicado y donde hay que decir, ni más ni menos”, explicó a El Observador.

Escuchar le permitió aprender a manejarse en un grupo donde conviven todo tipo de personalidades y, por supuesto, a saber defender al jugador.

“Vivimos todo tipo de problemas en el proceso al Mundial 2006 pero son los de siempre. Crecemos en la selección con ese tipo de inconvenientes pero uno trató de aprender de los grandes jugadores que había. Ahí Paolo (Montero) y Darío Rodríguez significaron los pilares para mí. Me enseñaron los códigos, las cosas del fútbol, cómo hablar en la cancha, lo que hacer, en qué momento, cuándo”, rememora.

Las vivió todas. Nadie mejor que él para reflejarse en la frase de que para gozar hay que saber sufrir.

Quedó fuera del Mundial de Japón y Corea 2002 luego de integrar el plantel que concurrió a la gira previa. Difícil olvidarlo: “Lloré mucho aquella vez”.

Luego vino la etapa de Juan Ramón Carrasco y otra vez a la sombra del olvido. Pero volvió con Jorge Fossati y se consolidó con el maestro Óscar Tabárez.

Toleró críticas y todo tipo de comentarios. Pero resistió al paso del tiempo ese que, sin imaginarlo y sin proponérselo, lo pone en un sitial de privilegio: Diego Pérez se transformará el viernes ante Paraguay en el segundo futbolista de la historia con más partidos en la selección nacional al superar a Rodolfo Rodríguez.

El Ruso sumará ante Paraguay su juego número 82 y se encamina al centenario, un lugar para inscribir por primera vez el nombre de un uruguayo en el llamado “Club de los 100 de la FIFA”. El volante celeste es solo superado por su compañero Diego Forlán. El Ruso superó a Rodolfo Rodríguez, que para algunas estadísticas tiene 78 partidos y para otras 81; es que algunos no cuentan su presencia en la Copa Nehrú. Polémicas al margen, Pérez jugará el viernes su partido 82 para meterse en la historia grande de la celeste.

La consolidación

Después de vivir diferentes etapas con la camiseta de la selección llegaron los tiempos de disfrute. El desembarco de Tabárez como conductor del equipo lo encontró como un punto de referencia en la mitad de la cancha.

Y hay hechos que marcan. El Ruso podrá llegar sentido un lunes y no entrenar hasta el último movimiento táctico, pero su lugar en la cancha estará siempre reservado. Para Tabárez es un jugador importante. Por eso no llama la atención que desde el año 2005 es titular indiscutible en el equipo nacional. No es común que un futbolista, salvo por lesión o sanción, integre siempre la oncena desde el 4 de setiembre de 2005, cuando por las Eliminatorias la celeste le ganó 3-2 a Colombia en el Centenario. Son un total de 61 partidos consecutivos. Poco común, sin dudas.

De hecho, el volante de Bologna estuvo ausente en 28 de los 85 juegos que conforman el ciclo del Maestro Tabárez en la selección. ¿A qué partidos faltó? Los dos con Venezuela en 2006, que se jugaron con futbolistas del medio, uno de las mismas condiciones con Colombia (donde debutó Luis Suárez), en Lima contra Perú por sanción, repechaje con Costa Rica por dos amarillas, semifinales de Copa América por la roja ante Argentina y los dos últimos de las Eliminatorias (Argentina y Bolivia) por lesión.

Mantenerse durante tanto tiempo en un equipo no es tarea sencilla. Se deben reunir varias condiciones: regularidad, juego, interpretación de lo que solicita el entrenador en el campo, solidaridad con los compañeros, inteligencia y conducta, rubro en el que es un ejemplo porque lo expulsaron en una sola oportunidad.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios