El Rocky uruguayo

Adrián Balboa le dio a Danubio el triunfo que lo impulsó a la cima del Clausura; el delantero de 21 años mide 1,86 m, empezó en las formativas de Peñarol, debutó en Cerrito y jugó en grecia antes de llegar a la Curva

El apodo nació en el Cerrito, se afirmó en Panathinaikos y se consagró en Danubio. Adrián Martín Balboa, 21 años, delantero de la franja, ya es Rocky. Y con su pegada, los de Maroñas disfrutan en solitario de la punta del Torneo Clausura.

“Me gusta el cine y de chico vi las películas de Rocky. Me colgué, me gustaron. Creo que las vi todas”, dice a El Observador en pleno Buceo, su barrio de toda la vida.

Ahí empezó a jugar al fútbol. En Exploradores Artigas. “Desde chiquito siempre quise ser jugador, empecé a los cuatro”, afirma.

¿Dónde dio los primeros pasos en juveniles? En Peñarol, en Sexta y Séptima. “Fui pasando todos los filtros y quedé. Pero jugaba poco. No era tan grande como ahora (mide 1,86 metros) y yo quería jugar”.

Así fue a dar en Cerrito donde debutó en el primer equipo en diciembre de 2012.

De las formativas del Cerri recuerda a los técnicos Varilla González, Ignacio Ordóñez y al Bicho Vignoly. El que lo promovió al primer equipo fue Gerry Schiavo.

Y la pega de Rocky apareció enseguida. Su madre interviene para recordar su primer gol, en un clásico ante Rentistas: “Fue igual que en el partido del domingo (ante Cerro entró a los 61’ y anotó a los 65’), entró e hizo el gol”.

Al terminar la temporada 2012-2013, y después de anotar seis goles en un equipo cuyos puntas titulares eran Sebastián Palermo y Pablo Di Fiori, Balboa emigró a Panathinaikos, uno de los grandes de Grecia.

Jugó un solo partido por la Copa y fue dos veces al banco de suplentes por la Liga. “Más que nada jugué en la Reserva”, admite.

“Grecia y el club están en crisis; yo viví en el la casa del club y la pasé bien”, dice.

En agosto del año pasado, se sumó a las prácticas de Danubio mientras esperaba alguna oferta del exterior. La franja lo terminó incorporando para la Tercera.

“Jugué tres partidos e hice tres goles, entonces Leo (Ramos) me subió al primer equipo”, recuerda.

Debutó en la séptima fecha del Apertura contra Fénix, pero la tuvo que remar para lograr su oportunidad: apenas lleva 79 minutos en solo cinco partidos.

Los minutos que tuvo ante Cerro fueron los primeros que tuvo en lo que va del Clausura.

“Leo me pidió que hiciera mi juego. Lo mío es pivotear , aguantar la pelota e ir a todas”, dice un gran admirador de Luis Suárez: “Para mí es el mejor delantero del mundo. Antes me gustaba Ronaldo, el gordo. Es el mejor de todos los tiempos, de los que vi”.

“Lo lindo del gol es que fue el del triunfo, no fue el tercero ni el segundo, que sirvió para ganar y que nos dejó en la punta”, afirma.

“Al fin se me dio”, dice con un suspiro donde la felicidad se entremezcla con el desahogo.

La dedicatoria
“Estoy muy feliz, por mis compañeros y sobre todo por Marcelo (Tabárez), no me canso de decirlo”.

El festejo del domingo –donde Balboa corrió hasta el banco para agarrar la camiseta número 11 que usa Tabárez y exhibirla en Jardines– ya estaba preparado.

Tabárez fue operado la semana pasada por un tumor maligno en un testículo y ayer visitó por primera vez la práctica de los franjeados.

“Está muy bien de ánimo, muy fuerte. Va a salir todo bien”, le desea su compañero.

De los líos, nada
“Yo estaba en la ducha y no me enteré de nada”, dice sobre los incidentes que se produjeron al final del partido del domingo donde Ramos se enfrentó con sus propios hinchas y luego tuvo un duro cruce con el encargado de seguridad Raúl Píriz.

“Nosotros estamos para nuestro objetivo que es salir campeón, lo extra futbolístico no nos entra por ningún lado”, agrega.

“Nos quedan seis finales, trataremos de salir a matar, como siempre”. Juventud, en el Parque Artigas, es el próximo rival.

“Todos los rivales son bravos. Cerro está para descender y dejó la vida en la cancha. Unas fechas atrás, Rentistas nos llevó a su cancha que no está bien y nos ganó. No es excusa porque estaba mal para los dos. Pero esos son los puntos donde se definen los campeonatos”, dice Balboa.

El Rocky uruguayo ya apronta ganchos y uppercuts para seguir alimentando el sueño de todo Danubio.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios