El resultado es lo que importa

Peñarol, que la pasó mal y contó con Castillo como figura, empató 0-0 con Cobreloa y definirá en casa

Después de pasarla mal en varios pasajes del partido y ser dominado por un equipo que jugó casi todo el segundo tiempo con 10 hombres, Peñarol sacó un empate en Chile ante Cobreloa y definirá en casa y con su gente la clasificación a la segunda fase de la Copa Sudamericana.

Acaso lo más positivo para el aurinegro sea el empate porque desde el punto de vista futbolístico quedó en deuda. Fue dominado por un equipo que le manejó la pelota. El aurinegro apenas contó con una situación clara de gol de Zalayeta y una pelota a la cual no llegó Rodríguez. El resto fue todo enredado y defender el empate.

Peñarol salió a proponer desde el primer minuto intentando sorprender y se paró en campo de Cobreloa sin complejos en los primeros minutos.

El técnico Alonso, conocedor de que su rival pone mucha gente en ataque, salió dispuesto a imponer su propuesta. Con Estoyanoff y Japo Rodríguez por las bandas buena parte de su cometido. Llegar al fondo con peligro.

Pero conforme el paso de los minutos el aurinegro empezó a desnudar problemas cuando el elenco trasandino fue por la derecha de su zona defensiva. Allí Albín no hizo pie y Cobreloa comenzó a gestar ocasiones.

Sobre los 22 minutos el elenco naranja brindó el primer aviso cuando Lezcano recordó de la punta la medio y sacó un remate que obligó a Castillo.

Once minutos después, cuando el partido ya se había calentado por algunas duras entradas de los jugadores locales, Cobreloa contó con una segunda oportunidad para abrir el marcador. Una media vuelta de Gaitán se perdió apenas afuera.

La propuesta aurinegra fue perdiendo consistencia y quedó reducida a alguna corrida del Lolo Estoyanoff. El equipo de Alonso no fue capaz de generar una situación clara de gol en el pimer tiempo. Remató dos veces al arco y contó con cuatro tiros de esquina. Acaso lo más cerca que estuvo el carbonero del arco chileno fue un cabezazo de Viera.

Para colmo de males Cobreloa tomó mal parado a Peñarol en un par ocasiones. La prueba más contundente fue que un cierre lo terminó realizando Pacheco. Será un aspecto que tendrá que repasar su entrenador de cara al futuro.

A los 38 Pedro González volvió a obligar a Castillo a una gran atajada con un remate abajo.

Pero al margen de pasarla mal en algunos pasajes del primer tiempo, Peñarol se retiró conservando el cero en su arco.

Para el segundo tiempo los equipos no presentaron cambios y se inició con las mismas características del primero. Cobreloa buscando el gol y Peñarol esperando alguna acción de contra.

Apenas se llevaban disputados tres minutos cuando Lezcano probó de afuera y su disparo se perdió apenas afuera.

Escasos minutos después el local quedó con un hombre menos cuando tenía puesto el pie en el acelerador. Reynoso fue a trabar una pelota con Cristóforo y dejó la pierna extendida impactando sobre el abdomen del jugador aurinegro. Fue roja directa.

La expulsión obligó a mover piezas al conjunto naranja. El técnico mandó un defensa al campo en lugar de un hombre de ofensiva y quedó con dos puntas.

Alonso hizo lo propio y mandó al juvenil Jonathan Rodríguez en lugar de Cristóforo.

El hecho es que el conjunto local disimuló muy bien la falta de un jugador y siguió siendo el dominador de las acciones.

Peñarol comenzó a encontrar más espacios para los desbordes de los volantes por afuera, Estoyanoff y Japo Rodríguez, pero la faltó más determinación en ofensiva.

Apenas una chance en un desborde de Albín pero su centro no lo alcanzó a conectar Rodríguez.

Cobreloa contó con más oportunidades. Fue neto dominador de la pelota lo que le permitió ir siempre sobre el arco de Castillo que pasó a los saltos.

A 13 del final Lezcano, el mejor jugador de la cancha, tuvo la más clara del complemento con un remate que se desvió y que obligó a Castillo a una doble reacción porque iba al palo opuesto y debió volver para tapar.

El tramo final fue a puro vértigo. Cobreloa se salvó de milagro. Una pelota le quedó servida a Zalayeta que remató cruzado y el balón se estrelló en el palo.

Peñarol no jugó bien y terminó apretado por un equipo con 10 hombres pero terminó cerrando el negocio que pretendía. Se trajo un empate que le permite mirar con otras perspectivas la definición de la clasificación en Montevideo. 


Populares de la sección

Comentarios