El rescate de Tabaré Viudez

Marcelo Gallardo confió en su excompañero, quien en su primera aparición se convirtió en figura de River Plate

Tan solo 22 minutos le sirvieron a Tabaré Viudez para devolverle toda la confianza que había puesto en él Marcelo Gallardo para llevarlo a River Plate. En ese tiempo, el delantero uruguayo se convirtió en figura al dar una asistencia de lujo para el gol que selló el pase de los millonarios a la final de la Copa Libertadores, luego de 19 años sin llegar a la definición.

Con su actuación, el futbolista también respondió a las preguntas con sabor a críticas que surgían en Argentina: ¿quién era el jugador por el que el técnico insistía tanto? Es que Gallardo movió cielo y tierra para fichar a Viudez, a quien conoció en Nacional cuando jugaron juntos (ver apunte) y luego lo dirigió cuando el argentino tomó el principal equipo de los tricolores.

A fines del año pasado, el Muñeco hizo el primer intento para sumarlo a los millonarios y el nombre de Viudez por primera vez sonó en Argentina. En ese entonces, River acababa de ganar la Sudamericana y el futbolista estaba en Kasimpassa de Turquía, un equipo de media tabla del que pocas noticias llegan, en una liga que no es seguida por estos lares.

Pero no pudo ser. Era el jugador que más quería Gallardo y estaba dispuesto a terminar el contrato con su equipo que terminaba en junio, pero en el Monumental estaban cubiertas las plazas para los extranjeros. "El problema es el cupo. Es un jugador que nos encantaría tener, las ganas de que venga las seguimos teniendo, pero hoy no hay cupo", dijo en aquel entonces el presidente riverplatense, Ricardo D'Onofrio.

"Nadie lo conocía a Tabaré. Yo lo conozco y sé la clase de jugador que es. Entró en un partido difícil pero tuvo la personalidad que tiene y el talento que nos dio la posibilidad de entrar en partido". Marcelo Gallardo. "Nadie lo conocía a Tabaré. Yo lo conozco y sé la clase de jugador que es. Entró en un partido difícil pero tuvo la personalidad que tiene y el talento que nos dio la posibilidad de entrar en partido". Marcelo Gallardo.

Cuando Viudez terminó su vínculo con Kasimpassa, Gallardo lo fichó inmediatamente. Fue presentado por el club y comenzó a entrenar con sus nuevos compañeros, pero quedaba un asunto pendiente: seguía faltando un cupo para que pudiera jugar.

Quien debía liberarlo era el colombiano Teo Gutiérrez, quien luego de idas y vueltas se fue a Portugal. El Muñeco quiso tenerlo a la orden en el partido de ida ante Guaraní en el Monumental, pero no estaba habilitado.

Pese a que no tenía el consentimiento, Gallardo lo llevó a la revancha ante los paraguayos en Asunción, a la espera de que llegara el transfer que lo habilitara. "Si habilitan a Viudez, no es para sentarlo en la tribuna", dijo el DT, dando a entender que por lo menos iba a ser suplente. Y el martes por la mañana, llegó el consentimiento que habilitaba al jugador.

Ya en la cancha y con la camiseta de la banda roja, lo que tanto habían deseado jugador y DT, el uruguayo fue clave para el 1-1, al meterle una asistencia de "tres dedos" al delantero Alario, quien concretó la igualdad.

Así, Viudez pasó de estar en el olvido turco a ser figura en Argentina y quedar a dos partidos de ser campeón de la Copa Libertadores de América. Y el fútbol uruguayo se encamina a recuperar a un talento que brilló en la sub20 y luego se perdió por el mundo.

Bicampeones en Nacional

Tabaré Viudez y Marcelo Gallardo jugaron juntos en Nacional en el Campeonato Uruguayo 2010/2011, en el que fueron campeones. En la temporada siguiente, el argentino tomó el cargo de entrenador, en su primera experiencia como DT, y volvió a ser campeón con Viudez entre sus dirigidos y en un nivel brillante.

El delantero, que había jugado antes en Defensor Sporting, donde surgió y también fue campeón, Milan, América y Necaxa, luego de los tricolores pasó a Kasimpassa de Turquía y tres años después se reencontró con Gallardo en River Plate.


Populares de la sección