El relator que se volvió loco con el gol de Islandia

Le emoción de Gudmundur Benediktsson al gritar el gol con que la isla de 300 mil personas clasificó a octavos de final

Un comentarista que enloquece con un gol, un aficionado que alquila un Boeing para viajar a Francia, audiencias televisivas que entran en erupción... Islandia ha sido víctima de una histeria colectiva con la clasificación de su selección para los octavos de final de la Eurocopa.

Habitualmente, la televisión islandesa es un remanso de paz. Pero el miércoles, cuando Arnor Ingvi Traustason anotó en el descuento el gol que certificaba el pase de Islandia a los octavos, Gudmundur Benediktsson cantó el gol como un cerdo durante la matanza.

Su alegría ha hecho reír a internautas de todo el mundo que se han quedado con este instante y no con el estrés de los primeros 93 minutos del partido que acabó con el triunfo islandés por 2-1 ante Austria.

"Es uno de esos momentos en los que en cierta manera te dejas ir (...) Todos lo que me conocen saben que no era yo, el yo habitual. Me considero una persona bastante tranquila", ha explicado a la AFP.

Normalmente, en Islandia es la naturaleza la que se descontrola, con tormentas, erupciones volcánicas o vapores de azufre. Pero los 330.000 habitantes de la isla suelen ser flemáticos y tranquilos.

Hasta que el fútbol ha acabado con la tradicional "frialdad" nórdica. Desde el empate contra Portugal (1-1), no se habla de otra cosa en la isla que de la Eurocopa. Salvo que uno se suba a un glaciar o se aísle en una cabaña en medio de un campo de ovejas es imposible escapar a la fiebre por el fútbol.

"Me ha hecho sentirme tan orgulloso de ser islandés", explica Halldor Jonsson, un informático que vio el partido contra Austria en una pantalla gigante instalada en Reikiavik.

"Demostramos que era completamente merecido el derecho a estar en esta Eurocopa", coincide Anna Helgadottir, asistenta de dirección.

- 99,8% de audiencia -
El histórico encuentro en el Stade de France fue visto en algún momento por cerca de dos tercios de los habitantes de la isla (68,5%) y en su integridad por el 54,6%, detalló a la AFP el operador de telecomunicaciones Siminn.

Todo ello sin contar los miles de personas que siguieron el partido en bares o en plazas públicas en pantallas gigantes, ni tampoco, claro, los más de 10.000 islandeses presentes en el estadio parisino.

Se calcula que el 99,8% de los espectadores que miraban la televisión en el momento del partido, seguían las evoluciones de su selección. Lo curioso sería saber qué encontraron más interesante de ver el 0,2% restante.

Otro dato significativo: las dos horas que duró el encuentro fue el momento de la historia en el que los islandeses utilizaron menos las tarjetas de crédito, según la firma Valitor, que juntó los datos de Visa y MasterCard.

Islandia jugará el histórico partido de octavos de final contra Inglaterra el lunes en Niza, pero ¿cómo viajar a Francia cuando todos los vuelos están ya completos?.

Gretar Sigfinnur Sigurdarson, que además de fan de fútbol es jugador de la primera división del país, en el KR Reykjavik, ha encontrado la solución: ¡Alquilar un Boeing 737 de la compañía Luxair!.

"He alquilado u avión para 180 pasajeros para viajar a Niza. Será un ida y vuelta el mismo día. Saldremos por la mañana temprano y regresaremos por la noche, justo después del partido", ha escrito en Facebook. El precio del billete es de 129.900 coronas (cerca de 940 euros; 1.067 dólares).

La embajada de Islandia en París ha tenido que reclutar personal de Ginebra y Bruselas para gestionar las peticiones de voto por correo en las elecciones presidenciales del sábado.

Efectivamente, el país elegirá nuevo jefe de Estado, aunque nadie en la isla parece interesado en ello. "Completamente eclipsado por la Eurocopa-2016... Momento inoportuno chicos", ironiza en Facebook Bo Halldorsson, uno de los cantantes más conocidos del país.

Hasta la televisión sueca preguntó al seleccionador Lars Lagerbäck (en tándem con el local Heimir Hallgrimsson) si querría ser presidente, dada su popularidad. El técnico respondió que no... Es sueco y no habla islandés.

Populares de la sección