El reino de la velocidad

República Checa puso la final de Copa Davis 2-1 a su favor jugando en una cancha que generó polémica por ser la más rápida de la temporada y que fue lijada al extremo para que la pelota pique como una bala

En 1997, Arsenal y Liverpool se enfrentaban por la Premier. Robbie Fowler, jugador de los Reds, ingresó en el área y cayó ante la salida del arquero gunner, David Seaman. El árbitro marcó penal y Fowler le insistió que no había sido falta. Pero el juez ya había cobrado. Robbie falló el penal.

En 2001 el italiano Paolo Di Canio ganó el premio Fair Play cuando tenía una clara oportunidad de gol, sin embargo, prefirió que atendieran al arquero rival, que en ese momento se encontraba lesionado. Este año, Miroslav Klose metió un gol con la mano para la Lazio, pero se acusó ante el árbitro que lo anuló.

Los gestos de deportividad no son muy frecuentes en un mundo donde ganar muchas veces es lo único. Hay entrenadores que enseñan que el único que queda en la historia es el que gana. Y se valen de todo lo que esté a su alcance para lograrlo. Entonces el peso de la localía cobra un valor preponderante. Es que el local generalmente dispone de las condiciones de su cancha, predispone a los alcanzabalones, genera el entorno y pone hasta los balones con que se va a competir.

El último ejemplo de la eterna polémica de deportividad lo brinda la República Checa. Resulta que el lunes de noche quedó pronta la Novacrylic Ultracushion System en el O2 Arena, y al otro día se armó revuelo.

¿De qué estamos hablando? De la cancha de tenis más rápida de la historia que fue armada por los checos para jugar la final de la Copa Davis, ante España, y que les permitió ayer ponerse 2-1 arriba al ganar el juego de dobles.

Los españoles se quejaron pero nada pudieron hacer. Este sábado deberán dirimir su suerte ganando los dos partidos que quedan en la velocísima superficie que han dispuesto en el O2 Arena los Berdych, Stepanek y compañía, que no se parece a ninguna otra en el mundo.

¿Por qué es tan rápida la pista? En el informe preliminar que los checos entregaron al organismo encargado de organizar la Copa Davis, constaba que la cancha  tendría hasta tres capas. Finalmente, la realidad es que solo se montaron dos, con lo cual la pelota encuentra una superficie menos voluminosa en la que apoyarse, y pierde menos velocidad. Otra característica es el techo. Al disputarse la eliminatoria a cubierto, el pique de la pelota es más bajo y rápido de lo habitual. Entonces se juega a extrema velocidad.

Pero hay más detalles en los que repararon los checos. El lijado de la superficie. ¿Qué implica? Eliminar la más mínima aspereza, debido a que, a más rugosa fuera la pista, más alto y despacio picaría la pelota. Con la capa superior lijada a la perfección, la pelota apenas se agarra al suelo y esto provoca que salga como una bala.

Y hay razones para todo esto. Berdych es un reconocido pegador desde el fondo con su juego plano, y Stepanek necesita un ritmo de partido frenético para seguir su habitual esquema de presionar en la red.

Claro que los checos se ampararon en que la ITF avaló la cancha. La ITF, en un informe que según los españoles ocultó hasta última hora, le otorgó finalmente un baremo de 43 de velocidad, y el máximo estipulado es 55, alcanzado en la central del US Open.

La realidad marca que República Checa puso la final 2-1 a su favor con el triunfo de ayer de la dupla Radek Stepanek y Tomas Berdych, que  se impusieron a Marcel Granollers y Marc López, coronados maestros ATP en Londres, por 3-6, 7-5, 7-5 y 6-3.

Este domingo, los checos, que el sábado metieron 14 mil personas en el O2 Arena, van por la ensaladera. Tomas Berdych tendrá la primera oportunidad contra David Ferrer (5-3 para el español en sus enfrentamientos) en el duelo entre los dos números uno, mientras que después, si no hay nada resuelto, Radek Stepanek se enfrentará a Nicolás Almagro (2-1 para el checo). 


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios