El regreso de Hugo De León

Fue futbolista, técnico, candidato a dirigente y ahora vuelve al club para negociar con los contratistas
Desde 1980 hay un ídolo indiscutido en Nacional: se llama Hugo De León. Un personaje con cara de pocos amigos, pero protagonista de los últimos grandes éxitos deportivos del club. Los hinchas tricolores lo adoran y hay quienes señalan que el triunfo de la Lista 1 en las pasadas elecciones se debió en parte al apoyo que le brindó De León en las últimas semanas. Este miércoles asume la comisión directiva presidida por José Luis Rodríguez y con él se anunciará el regreso de De León.

El hombre nacido en Rivera hace 57 años estuvo ligado al club en distintas áreas: fue futbolista, entrenador, candidato a dirigente y en el futuro será el encargado de negociar con los representantes de futbolistas. Una especie de director deportivo o manager.

Ya en las elecciones de 2009 cuando ocupó el lugar 6 de la Lista que postuló a Mario Garbarino a la presidencia, De León explicó cuál era el perfil que quería cumplir en la institución: "Ahora quiero cumplir la tercera etapa como dirigente, en forma honoraria, para cuidar el patrimonio de Nacional y terminar con esta política donde los empresarios son cada vez más ricos, se hacen millonarios, mientras el club está endeudado. En caso de ser electo, mi compromiso es que de una transferencia el 70% le corresponderá a Nacional, el 20% al jugador y el 10% al empresario que actúe como intermediario".

Ese año no lo pudo concretar porque la Lista de Ricardo Alarcón obtuvo una abultada victoria y De León no tuvo lugar en la directiva.

De León llegó a Nacional en la década de 1970. Se coronó campeón Uruguayo en 1977 y en 1980, año este en el que también ganó la Copa Libertadores, segunda en la historia de los tricolores. En 1981 partió al Gremio de Porto Alegre, donde también ganó todo y se constituyó en ídolo de los hinchas tricolores portoalegrenses.

Regresó a Nacional en 1988 para ganar la Copa Libertadores, la Copa Intercontinental, la Copa Interamericana y la Recopa Sudamericana 1989, el último título internacional de un equipo uruguayo. En 1989 pasó a River Plate de Argentina.

El tercer retorno a los albos fue en 1992, coronándose campeón Uruguayo. El último título local de Nacional antes del Quinquenio de Peñarol. En 1993 De León le puso punto final a su carrera de jugador.

Pasó el tiempo, los aurinegros ganaron cinco ligas seguidas y en 1998 Dante Iocco contrató a De León como técnico. El puesto ardía y la pesada responsabilidad del ídolo (de prácticamente nula experiencia como DT) era evitar el sexenio del rival tradicional.

Fiel a su historia, De León lo consiguió. Fue campeón Uruguayo en 1998 sin necesidad de finales, ya que ganó los torneos Apertura y Clausura. Repitió el título en 2000 y 2001. En cuatro años al frente del plantel principal fue tres veces campeón uruguayo. Una época en la que tuvo que lidiar con la polémica que se instaló porque no poseía el título de entrenador expedido por ISEF (Instituto Superior de Educación Física).

En 2004 fue nuevamente contratado por Nacional como entrenador para sustituir a Santiago Ostolaza. Ganó el Apertura, pero perdió la final del Uruguayo con Danubio. Fue la última función que cumplió en el club.

Después de 14 años de lucha, en 2011 la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) reconoció el título de entrenador que De León obtuvo en Brasil. Desde entonces quedó habilitado reglamentariamente para dirigir en Uruguay, pero nunca más lo hizo.

Dos años antes se había presentado como candidato a dirigente, pero no resultó electo: "La vida son momentos, en ese momento me ofrecí, pero los socios no me quisieron y me fui", explicó en una entrevista de la época.

Ahora, el regreso es casi un hecho: "Esta semana habrá novedades en ese sentido" dijo a Referi el vicepresidente electo de Nacional Álvaro Paz, uno de los artífices para el regreso del ídolo. Desde una función distinta, pero siempre trabajando para Nacional.


Populares de la sección

Acerca del autor