El rasta del Larre

Albert Jackson mide 2,11 m, se crió en un pueblito, jugó en Asia y Europa y es el bastión defensivo de Larre Borges

Creció en un pueblito de Kentucky, se licenció para darle clase de matemáticas a niños, jugó en China, Irak y Kuwait, también en Holanda, pasó por varios destinos de Sudamérica, usa rastas, se grabó la piel a fuego, mide 2,11 m y es el bastión defensivo de Larre Borges, la sensación de la Liga Uruguaya de Básquetbol.

Su nombre: Albert Jackson. Su rol: bajar rebotes y meter tapones.Su pasión: el básquetbol.

"Nací en Earlington, un pueblo similar a Fray Bentos y vengo de una familia de escasos recursos pero muy unida, si mi madre no tenía para pagar las cuentas la ayudaba un tío o un abuelo. Si me faltaba una taza de leche o azúcar le pedía a un vecino. Mi madre trabajó en un supermercado mucho tiempo y mi padre fue supervisor en un correccional para chicos", cuenta a Referí luego de liquidar un plato con dos generosas costillas de cerdo. "Proteínas", dice con una sonrisa que desborda simpatía y carisma.

"De chico jugaba al fútbol americano, pero como crecí mucho, a los 17 opté por el básquetbol".

"Estudié en mi pueblo pero en el último año de liceo me fui a la academia Oak Hill de Virginia especializada en básquetbol. Jugué con Ty Lawson (Sacramento Kings), Nolan Smith (ex Portland Trail Blazers) y Michael Beasley (número 2 del draft 2008, hoy en Milwaukee Bucks). Lo mío era fácil, tenía que agarrar los rebotes y dársela a ellos", dice a las risas.

Consiguió una beca en la Universidad de Georgia donde se graduó para dar clases de matemáticas para niños.

"Fue una gran experiencia, jugué contra tipos que están en la NBA como DeMarcus Cousins o Al Horford y también contra los dos extranjeros de Aguada: Dwayne Curtis y Jeremis Smith".

Sus rastas son un signo de distinción: "Primero tenía un look afro y luego me dejé las rastas, pero dos veces tuve entrenadores en Estados Unidos que me las hicieron cortar".

En su brazo izquierdo luce un tatuaje con la expresión "Bless" (bendecir) porque es creyente y en el derecho se grabó a fuego el símbolo de su fraternidad: "Un tipo grandote me pegó fuerte en el brazo hasta adormecerlo y no sentí nada cuando me puso el hierro caliente y contó hasta cinco. Eso sí, al otro día el dolor fue insoportable. Después pasó", cuenta. Y vuelve a reír.

"Siempre fue un sueño poder vivir del básquetbol, conocer nuevas culturas y hacer dinero para ayudar a mi familia. Mi último año de senior en la universidad no fue tan bueno como el de junior, pero me presentaron una oferta para ir a China en 2010", recuerda.

Y así empezó su viaje. A través de Juan Pablo Da Para llegó a Anastasia de Fray Bentos para jugar la temporada 2010-2011.

"En Estados Unidos se conoce a Brasil y Argentina, pero no a Uruguay. Me gustan sus barbacoas, la tranquilidad para ir de un lugar a otro; me siento cómodo y en lo deportivo es muy duro, es la liga más física en la que jugué".

Y eso que el 2,11 m tiene sellos de colección en su pasaporte: Ecuador, Chile, Venezuela y Argentina antes de pasar a Irak y Kuwait. "Kuwait es hermoso, pero Irak fue duro, no había nada que hacer fuera del básquetbol".

Tras pasar por Olimpia y jugar el Metropolitano 2014 con Nacional, fichó por Larre Borges que el miércoles le ganó a Aguada 79-71 para alcanzar la cima de la Liga Uruguaya y asegurar su clasificación a la Súper Liga.

Albert Jackson
Albert Jackson
Albert Jackson

"Es increíble, asombroso", dice con los ojos bien abiertos. "Encajamos perfecto como grupo, todos tienen su rol y lo ejecutan bien. Todos jugamos duro en defensa, todos damos el 100%, Andrés Dotti y Matías Nicoletti corren la cancha y nos dan puntos de transición, Marcos Marotta maneja el equipo como un genio, es muy inteligente, Johnny Rodríguez mete grandes tiros y Anthony (Young) mete esas bolas que te hacen decir: '¿cómo hiciste eso?'", dice sobre el momento soñado de Larre Borges.

Las cifras

17 rebotes. Bajó Jackson el miércoles ante Aguada y además anotó 11 puntos en su séptimo doble-doble en 11 partidos jugados.
1,8 tapones. El estadounidense lidera las estadísticas de la Liga en tapones con 1,8 por partido. Además promedia 12,0 en puntos y 10,5 en rebotes (6º).


Acerca del autor