El que le enseñó a picarla a Abreu

El exvolante de Nacional fue el primero en patear así los penales en Uruguay y un día, el Loco lo empezó a imitar cuando lo vio en la selección

Cuando Antonin Panenka decidió la final de la Eurocopa para Checoslovaquia ante Alemania inventando una picada en un penal contra Sepp Maier, Rodrigo Lemos estaba por cumplir tres años.

Nunca lo vio después porque no había llegado internet, pero un día empezó a pegarle así a los penales. Y le fue tan bien que anotó en la definición del Clausura 1995 en aquel clásico que terminó 2-2 y él había hecho los dos goles –uno de penal, aunque sin picarla–.

Fue el primero en hacerlo en Uruguay y el Loco Abreu un día se puso a practicar con él en la selección de Pichón Núñez en 1996. “Se los picábamos a Siboldi”, recordó consultado por El Observador.

Ya en su debut en Primera en 1993 con Nacional ante Huracán  Buceo, iban ganando y Vidal González lo dejó patear un penal. Y su primer gol fue así, picándola. ¡¿Para qué?! “Wilmar Cabrera jugaba de rival, pensó que lo estaba sobrando y en la siguiente jugada se tiró con los dos pies y casi me  parte”, recuerda.

En 2001 fue convocado a defender la celeste en la Copa América de Colombia. “Jugábamos ante Costa Rica, nos dirigía Púa. Perdíamos 1-0 y nos cometieron penal. Lo pateé picándola y fue el 1-1. Después ganamos 2-1 y pasamos a semifinales con México”.

Pero al otro día en una charla que mantuvo con los volantes, Púa lo criticó duro: “Me dijo que cómo me iba a jugar así, que había todo un país detrás. Discutimos un poco, pero no pasó nada. Él me siguió poniendo de titular”.

Obviamente que la Momia Lemos no es conocido solamente por los penales. Era un exquisito del fútbol con la pelota en los pies.

Hizo todas las inferiores en Nacional con Carlos Nicola. Cuando Eduardo Luján Manera lo subió a Primera en 1992, estaban varios campeones del mundo de 1988 como De León –quien después lo dirigiría–, Seré, Revelez, Yubert Lemos y Morán, entre otros.

Era difícil para un botija. “Para mí eran todos fenómenos. Yo me cambiaba en un rincón. Un día me senté en el ómnibus para ir a un entrenamiento y subió Revelez y me miró con fea cara porque era su lugar. Me bajé, esperé que subieran todos y me senté en el lugar que quedaba. Era complicado Revelez. Un día el Ñato Parodi le hizo un caño en una práctica, le pegó una patada en el culo y se fue a bañar”.

Hugo Sánchez lo vio en la Copa América de 2001 y lo llevó a los Pumas de la UNAM. Allí mostró su mejor repertorio, más allá de que ya había sido campeón en China con Osvaldo Giménez como DT.

“Hugo era un fenómeno como persona y como técnico. Tenía jugadas preestablecidas en las prácticas como dicen que tiene Carrasco. Era bastante automatizado”.

En la sub 20 que defendió en el Mundial de Australia de 1993, tiene dos anécdotas con Nelson Olveira. “Hacía poco que había aparecido el grupo Niquel y al Canario se le antojó comprar un CD en Australia. En la disquería no tenían idea de qué hablaba. El día que perdimos con Australia en el alargue con el primer gol de oro que se convirtió en la historia, obviamente quedábamos eliminados con ese tanto. Estábamos todos muertos y el Canario agarró la pelota y nos dijo: ‘Vamo’ arriba muchachos, vamos que lo empatamos’. No tenía ni idea, je”, recuerda.

En el Apertura 1998 con De León como DT en Nacional, le ganaban a Danubio por siete goles y el exárbitro Gustavo Méndez le dijo: “Son una máquina. Se nota que tienen a Gesto”. Así cortaron el sexenio manya.

Hoy trabaja en un laboratorio de su propiedad y como periodista en su querida Las Piedras en Radio Cristal con su programa “Mundo Deportivo”, y el sábado que viene estrena en el canal 11 local “Desde el banco”. Y también juega al tenis y ocupa el puesto 4 en el ranking de la categoría 3 a 6. Sin maestros, dejó la moña por el drive.

*Reviví el penal más famoso en la historia del Loco Abreu desde la cancha junto a la hinchada uruguaya en el video, abajo.


Populares de la sección

Comentarios