El que impuso su estilo fue Boca

Wanderers quiso jugar pero no pudo ante el buen pie de los Gago, Lodeiro y Osvaldo

Wanderers perdió este jueves 2-1 en su visita a La Bombonera ante Boca Juniors en un partido correspondiente a la segunda fecha del Grupo 5 de la Copa Libertadores.

El bohemio intentó llevar su escuela de buen pie al templo argentino. Pero fue el estilo de Boca el que prevaleció para conseguir un triunfo justo ante un digno rival que se mantuvo en partido hasta el final.

Después de acomodarse a las incomodidades defensivas que intentó plantear Wanderers, Boca se adueñó del trámite en el arranque mismo del juego.

De los pies galácticos de Fernando Gago la pelota salió siempre limpia del fondo y la presión que trató de ejercer el bohemio en tres cuartos de cancha pocos efectos pudo surtir.

Porque Gago es un gran pasador y porque Boca tuvo en el uruguayo Nicolás Lodeiro a un volante movedizo que buscó siempre el espacio vacío y que propuso sociedad de juego con los tres delanteros del equipo.

Bien custodiados los punteros Palacios y Chávez en el 4-3-3 que propuso Rodolfo Arruabarrena, fue el promocionado centrodelantero Pablo Daniel Osvaldo (ex Roma, Juventus, Inter de Milán y jugador de la selección italiana) el que empezó a incomodar a la defensa bohemia retrocediendo y abriendo espacios con buen juego de espaldas al arco.

A los 12’ Boca llegó con claridad por primera vez en el encuentro con una gran combinación entre Lodeiro y Palacios que terminó con un cabezazo del volante de la selección uruguaya que se perdió apenas afuera.

A los 18’, el xeneize avisó su peligrosidad en las jugadas de pelota quieta. El zaguero Marco Torsiglieri cabeceó torcido con amplia libertad.

Wanderers nunca estuvo firme por arriba. Paulo Lima lució mucho más seguro de lo que se mostró en el debut ante Zamora. Pero por arriba no pudo ser tan solvente como por abajo.

El gol de la apertura, entonces, cayó por su propio peso. Y desde el aire. A los 32’ Lodeiro puso un centro al segundo palo, Burián se quedó clavado en la línea y Juan Cruz Komar
–zaguero que había entrado en sustitución del lesionado Guillermo Burdisso– abrió la cuenta con un certero golpe de cabeza.

Wanderers había anunciado que iba a salir a jugar y a plantar la bandera de su estilo en la mismísima Bombonera.

Durante la primera media hora de juego no pudo hacerlo. Simplemente porque se vio superado por la posesión de Boca, por lo que tuvo que duplicar sus preocupaciones defensivas.

Pero cuando el escenario se tornó lo más adverso posible
–cuando esa caja de resonancia que es La Bombonera hervía en un solo grito azul y oro–, Wanderers mostró su casta.

Riolfo sacó del medio y en vez de tirar un pelotazo largo atrás para enfriarlo todo, encaró. Fue al frente. Como enceguecido. Se combinó con Gastón Rodríguez, picó al vacío y recibió un pase magristral con el cual fusiló a Orión con un zurdazo que estampó la igualdad.

Había pasado un solo minuto después de que Boca lograra un gol tan trabajado. Y Wanderers lo empataba en su primera acción de riesgo.

¿Injusto? Sí. Pero el transitorio empate le permitía al bohemio empezar otro partido. El que fue a jugar.

Lo intentó, es cierto. Pero poco pudo hacer para hacerse del control de la pelota y del pulso del encuentro.

Boca pareció tocado por el gol y tiró de la camiseta para marcar el segundo. El lateral Colazo le puso un centro notable a Osvaldo y el centrodelantero le ganó limpito por arriba a Lima para establecer un 2-1 que se ajustaba mucho más al trámite del encuentro.

En el segundo tiempo, Boca sacó el pie del acelerador y si bien siguió trabajando con prolijidad la pelota lo hizo con un sentido mucho menos profundo.

Arias buscó el revulsivo con el doble cambio de Galli-Reymundez, el mismo con el que dio vuelta el partido ante Zamora.

Pero poco pudo cambiar. Reymundez se insinuó peligroso con su incisiva velocidad. Pero le faltó peso y compañía al ataque bohemio como para hacer fuerza por el empate. Por eso ganó Boca. Su estilo de buen pie resultó mejor.

BOCA JUNIORS 2-1 WANDERERS
Estadio: 
La Bombonera 
Juez: 
Ricardo Marques (Brasil)
Boca Juniors: 1. Agustín Orión, 15. Leandro Marín, 24. Guillermo Burdisso (15' Juan Komar), 6. Marco Torsiglieri, 18. Nicolás Colazo, 21. Cristian Erbes, 5. Fernando Gago, 10. Nicolás Lodeiro, 28. Sebastián Palacios, 23. Daniel Osvaldo, 25. Andrés Chávez (64' Pablo Pérez). DT: Rodolfo Arruabarrena.
Wanderers: 1. Leonardo Burián, 16. Alex Silva, 6. Paulo Lima, 2. Gastón Bueno, 13. Maximiliano Olivera, 18. Jonathan Rodríguez, 5. Santiago Martínez, 10. Nicolás Albarracín (53′ Leandro Reymundez), 14. Diego Riolfo, 23. Gastón Rodríguez (68' Sebastián Gularte), 17. Joaquín Verges (53′ Yuri Galli). DT: Alfredo Arias
Tarjetas Amarillas: Maximiliano Olivera (W), Cristian Erbes (BJ), Pablo Pérez (BJ), Santiago Martínez (W).
Goles: 32' Juan Komar (BJ) y 33' Diego Riolfo (W), 42' Daniel Osvaldo (BJ)
Cambios en Boca Juniors: 15’ 13- Juan Komar x G. Burdisso –lesionado–, 64’ 8- Pablo Pérez x A. Chávez y 82’ 11- Federico Carrizo x P. Osvaldo
Cambios en Wanderers: 52’ 20- Yuri Galli x J. Verges y 30- Leandro Reymundez x N. Albarracín, y 78’ 9- Sebastián Gularte x G. Rodríguez
Cancha: Alberto J. Armando (La Bombonera)
Juez: Ricardo Marques (Brasil)
Goles: 32’ J. Komar (BJ), 33’ D. Riolfo (W) y 42’ P. Osvaldo (BJ)
Amarillas: Erbes, Pérez (BJ); Olivera, Martínez (W)


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios