El proyecto de la revalorización

En 2006 el DT de Uruguay presentó una idea que llevó a la celeste a ocho de nueve Mundiales y a ganar la Copa América

En un país en el que tres resultados adversos son suficientes para poner en tela de juicio todo. En el que convocar siempre a los mismos jugadores es sinónimo de capricho o de haber montado un grupo de amigos. En una tierra acostumbrada a ganar y en la que no se permite el tropezón. En esa tierra, hay un proceso que navega en medio de intereses, vanidades, peleas internas, desorganización a la hora de fijar calendarios, y que logra sobrevivir al paso del tiempo.

La convicción, el convencimiento, la elaboración y proyección de una idea permitió la revalorización de Uruguay como país futbolístico.

No se trata de simples palabras sino de hechos consumados. Entonces, quienes en algún momento bombardearon esta forma de trabajar, deberán rendirse ante las evidencias.

El vicecampeonato del mundo logrado el pasado sábado en el Mundial sub 20 de Turquía puede parecer una golondrina de verano pero no es más que un eslabón de un collar.

En el año 2006 Óscar Tabárez presentó una idea de trabajo llamada “Proyecto de institucionalización de los procesos de selecciones nacionales y de la formación de sus futbolistas”.

Hoy, más de siete años después, Uruguay se puede jactar del hecho de ser la única selección del continente que, desde que puso en marcha su proceso, clasificó a 8 de 9 mundiales, además de ganar la Copa América, retornar a los Juegos Olímpicos y Panamericanos y jugar la Copa Confederaciones. Ni siquiera el poderoso Brasil lo pudo conquistar. Los norteños no clasificaron al Mundial juvenil 2013 (ver páginas 8 y 9) y tampoco fueron a los Panamericanos.

Los resultados
Un estudio realizado por El Observador, en el que se toman en cuenta todos los torneos disputados desde 2006 a la fecha por todas las selecciones nacionales, permite concluir que Uruguay ocupa el segundo lugar de la tabla de posiciones general del continente sudamericano.

La celeste, en la tabla acumulada, superó en puntaje a Argentina, al margen de que su porcentaje de puntos ganados sea inferior debido a que disputó más partidos que los albicelestes.

En materia de títulos conquistados Brasil comanda debido a su hegemonía a nivel juvenil.

Además igualó a los celestes, que lograron la Copa América 2011, con un título a nivel de mayores al ganar la Copa Confederaciones en su tierra. A nivel sub 22 y 23 quedaron emparejados ya que los norteños lograron la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres y los uruguayos fueron podio en los Panamericanos al obtener medalla de bronce.

El crecimiento juvenil
Lo que más llama la atención es el crecimiento de Uruguay a nivel de selecciones juveniles.

La AUF venía de años de pobres campañas. Eliminados del sub 20 de 2003 en Montevideo; mal en el Preolímpico del mismo año con Carrasco; eliminado del sub 20 de 2001; último en la ronda final del sub 17 de 2003 y Venezuela dejó afuera a Uruguay de la ronda final del sub 17 de 2001.

La estadística se revirtió producto de un trabajo que tiene a Tabárez como cabeza del grupo formando parte de las tareas.

La idea permitió escalar y el resumen de los torneos disputados desde 2006 a la fecha, brinda como resultado que entre los sudamericano Uruguay lidera la tabla de los mundiales sub 17. Y además, en los torneos continentales sub 15 y sub 20 está por encima de Argentina.

Cuando se encaran trabajos con seriedad, cuando los dirigentes tienen la paciencia debida para no dejarse sobrepasar por la ola del resultadismo la siembra de la cosecha llega. Una vez El Observador preguntó a Tabárez qué pasará cuando ya no esté, y respondió: “Hay algunos, una minoría, que me dice: ‘Cuando usted no esté, esto se termina’. Es una adivinanza del futuro. Quisimos dejar un proyecto que va a estar ahí para que lo lean y lo confronten y al menos los mueva a reflexionar”.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios