El proyecto del Super Rugby avanza

En Japón hubo una primer acercamiento informal a la idea de una franquicia regional
Mientras el rugby uruguayo sigue embarcado en el sueño de llegar a un segundo mundial consecutivo, en el largo plazo el proyecto de una franquicia regional en el Super Rugby sigue estando como referencia en el horizonte. De hecho es la principal esperanza de desarrollo profesional para el rugby uruguayo, teniendo en cuenta que una liga profesional regional parece muy lejana, y que los caminos al profesionalismo europeo están cada vez más cerrados por las diferencias de calendario.

El proyecto del Super Rugby pareció tener un duro golpe cuando en marzo Sanzaar (organismo que nuclea a Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica y Argentina) decidió eliminar, a partir de la próxima temporada, dos equipos sudafricanos y uno australiano. Sin embargo, para Piñeyrúa eso no cambia la estrategia de la región. "Creo que no, todo lo contrario", dijo el presidente de la URU a Referí. "Lo que se hizo ahora es reducir la cantidad de equipos, para que cuando se tenga que ampliar en 2020 se haga de la mejor manera posible, en otros mercados, con otras posibilidades. Las chances siguen intactas". En 2020 vencen los contratos de TV, y seguramente se rediseñe la competencia.

Reunión en Japón

Piñeyrúa también destacó que, si bien la posibilidad es lejana, hay diálogo, y ya hubo una oportunidad de explorar la idea. Fue durante una cena informal entre los países que participan del Super Rugby, que organizó la franquicia japonesa Sunwolves durante del evento del sorteo del Mundial 2019, y a donde Piñeyrúa fue invitado. Allí se consultó como vería una segunda franquicia regional, a lo que el presidente de la URU mostró el entusiasmo de Uruguay. "Cuando estuvimos en Japón tuvimos una reunión informal con Sanzar donde se habló del tema, de tratar de sumar a países, como Uruguay, Argentina o Brasil. En ese sentido todo se ve con buenos ojos. Hay cuestiones a evaluar, hay que dar con el nivel deportivo, si no, no tiene sentido. Hay que generar los fondos, para que la franquicia no sea deficitaria, definir qué mercados se atacaría".

Los mercados

"Tenemos a Brasil que es un muy buen mercado, una posibilidad bastante óptima. Argentina genera cada vez más jugadores, y garantizaría el nivel, aunque ya se ve que no les fácil competir. Es todo un proceso, llegado el momento habrá que charlarlo para no cometer errores, pero es posible una segunda franquicia, en la que jugadores de la región tengan la chance de competir en gran nivel para que sea exitosa", agregó el dirigente uruguayo.

Consultado por la posibilidad de sumar a EEUU o Canadá, Piñeyrúa indicó: "Sí, también está la posibilidad del norte o Colombia, que está muy fuerte. Falta un tiempo. Hay que ver cómo se dan algunas cosas, pero las posibilidades están intactas y lo veo con optimismo. Las uniones estamos creciendo todas, Uruguay, Brasil, Chile que va a crecer, estoy seguro. Colombia está creciendo. En el norte, Estados Unidos lanza una liga profesional con mas apoyo de USA Rugby, y va a organizar el mundial de seven, además de que acaba de cerrar un acuerdo de TV con la NBC. Canadá tiene su historia, mucha influencia de Inglaterra ,siempre va a tener fortaleza".

"Acá es Argentina el que lidera el tema en Sanzar, a través de Jaguares. Si bien no han dado el salto en resultados, sí ha mostrado cosas positivas. En lo organizativo, en la convocatoria, en que sea una franquicia sustentable. Tiene todo el crédito de Sanzar y cartas abiertas para un segundo equipo. Pero tiene que ser algo consolidado, donde se estudie todo. No solo alcanza con las ganas de hacerlo, sino tener las posibilidades económicas, de mercados, de darle cabida a varios países".

Mundial de 24, lejos

Por otro lado, para Piñeyrúa la chance de que el mundial crezca de 20 a 24 equipos es lejana. "No creo que sea tan fácil, el Mundial ya es muy largo y tiene muchos partidos. Para Uruguay sería bueno pero no he escuchado nada", indicó.

Acerca del autor