El problema del Morro es su pasado

La directiva no lo va a sancionar, pero los antecedentes le juegan en contra al delantero albo

Nacional no va a tomar medidas en contra de la conducta de Santiago García, a quien le quitaron la libreta de conducir el miércoles porque manejaba con 2,2 gramos de alcohol en sangre. El máximo permitido es 0,3. “Está de licencia” dijo un dirigente consultado por El Observador.

El Morro no se accidentó y los inspectores de la Intendencia lo encontraron en un control de rutina en la rambla. Al tratarse de un futbolista profesional el tema enseguida ganó las redes sociales y especialmente se manifestaron los hinchas de Nacional, algunos a favor y otros en contra del delantero (ver Opiniones).

Tampoco se puede comparar con lo que le pasó a Jorge Rodríguez en el mes de setiembre, porque el volante de Peñarol manejaba con 3,1 gramos de alcohol,  sufrió un accidente en la rambla portuaria y estaba en plena temporada.

Pero sí cobra relevancia la situación de García por sus antecedentes. En la final del Campeonato Uruguayo 2010-2011 contra Defensor Sporting, el control antidoping del Morro dio positivo. En ese momento le salió la transferencia a Atlético Paranaense y no tuvo que cumplir la pena. Este año cuando regresó a los tricolores ya había sido rehabilitado.

El desempeño del delantero en el último torneo Apertura no fue el esperado y sumó voces en contra. Estuvo presente en ocho partidos (en solo uno jugó los 90 minutos) y no marcó goles.

Gerardo Pelusso, el nuevo técnico de Nacional, conoce bien al Morro porque fue quien lo puso en Primera en 2008. Consultado por El Observador sobre el presente del jugador, Pelusso dijo: “Vamos a ver, salvo que sea otra persona. Si es el mismo Morro que nosotros conocimos, no puede estar tres años prácticamente sin jugar y un campeonato sin hacer un gol. Si es así, se va a tener que dedicar a otra cosa, es clarito, no podés seguir así, lo va a tener que entender, sino, no sé quien lo puede llegar a contratar. Esto es cruel, pero es la verdad”.

Los inicios de García que apenas tiene 23 años fueron explosivos en la temporada 2009-2010. Marcó goles y resultó desequilibrante en los clásicos. Rápidamente se ganó a los hinchas. Participó en las selecciones juveniles y era un nombre bien visto para integrar la selección en los Juegos Olímpicos de Londres. El dopaje lo dejó afuera.

En el exterior no tuvo participación. Ni en Brasil, donde hasta fue dirigido por Juan Ramón Carrasco en el Paranaense, ni en Kasimpasa turco.

Trabajan en silencio

Los dirigentes de Nacional están trabajando en silencio con la intención de reforzar el plantel para el próximo semestre. A diferencia de lo que hace Peñarol, que ya presentó a dos futbolistas (Hernán Novick y Lima) y prácticamente se aseguró a un tercero (Orteman), los tricolores aún no cerraron oficialmente ninguna de las negociaciones que tienen encaminadas y de las que poco se sabe.

Solo fue presentado el técnico Gerardo Pelusso y sus colaboradores. Con el lateral derecho Jorge Fucile está todo hablado y aparentemente solucionado, pero su llegada no se confirmó 100%. Hay dirigentes que dicen que el 2 de enero, cuando comiencen los entrenamientos, el jugador de la selección estará en Los Céspedes. Después, continúan las conversaciones con Liverpool inglés para recibir el préstamo de Sebastián Coates. Pero no se informa más que eso.

Interesa Mario Regueiro, pero no hay noticias de que se haya avanzado. Gustavo Munúa es un deseo del presidente Eduardo Ache y de todo Nacional, pero el golero tiene contrato vigente con Fiorentina.

También surgió la posibilidad de un volante argentino y de un delantero paraguayo.

Pelusso dijo el día que asumió que “si nos interesa Pepito les voy a decir que quiero a Juancito” para que no se ensucien las negociaciones. Será por eso que Nacional está trabajando en silencio.


Populares de la sección

Comentarios