"El Polilla nos dijo que se sentía golpeado; no renunció"

El vicepresidente de Peñarol dialogó luego de las dos horas de charla que tuvo con Damiani y Ahuntchain acerca de cómo se fue Da Silva tras la derrota ante Wanderers
Diecinueve y 25 minutos del sábado. Dos horas y pico después de terminado el partido en el que Peñarol sufrió la derrota ante Wanderers 1-0, el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, decidió retirarse. Ante la consulta de Referí, dijo que prefería no hacer declaraciones en ese momento.

Un momento duro, complicado, luego de haberse reunido con el vicepresidente Walter Pereyra, el director de Fútbol Juan Ahuntchain y el intregrante de la comisión de pases, Sergio Perrone, además del gerente de marketing Pablo Nieto y el gerente general, Álvaro Alonso.

El que habló fue Pereyra. "Nos comentó que estaba afligido por el resultao, por todo el esfuerzo que se venía haciendo y que lógicamente quería pensar tranquilo, que estaba muy amargado por las circunstancias. Todos le dijimos que pensara las cosas con mucha tranquilidad, esto recién comienza, todos los equipos dejaron puntos. Eso nos pareció lo más sensato y después fue a la conferencia de prensa", sostuvo.

El vicepresidente carbonero añadió: “(Da Silva) No hizo intento de renunciar. Quienes lo conocemos sabemos de su nobleza, del deseo que tiene permanentemente de que le vaya bien a Peñarol. Se siente siempre permanentemente en deuda con el club, se sintió siempre apoyado. En ese sentido, tiene una carga de responsabilidad y por su don de gente que lo llevan a sufrir cuando las circunstancias son de este tipo. Nosotros sentimos que esto recién comienza, que hay un proceso de trabajo de meses, con un plantel joven que está en proceso y en camino, pero bueno hay estados de ánimo y los estados de ánimo cuando se termina un partido con el resultado distinto al que se esperaba, golpean. Lo fundamental es esto, descansar, tomarse unas horas de tranquilidad y no precipitar nada”.

Con respecto a si puso el cargo a disposición o si renunció al mismo, Pereyra aclaró que el DT “no puso el cargo a disposición. Fue exorcizar un estado de ánimo. Lo que dijo fue que se sentía golpeado por la derrota. Nosotros y ustedes habían visto un progreso en el equipo. Un resultado de estos golpea”.

“Se quedó en que hay que descansar, separarse un poquito de tanta adrenalina. Repasar qué cosas se hicieron bien y qué cosas se hicieron mal, cuáles son las cosas corregibles, cuáles son las que hay que insistir en la semana, y descansar, porque se vive mucho la angustia, la gente descarga, porque a todos nos pasa. Nos sentimos mal. Venimos al estadio, venimos con la ilusión, el resultado no se da y todos descargamos con el que está más próximo. Él está al borde de la raya de cal y eso a la gente que quiere bien a Peñarol, lo golpea”, añadió.

Consultado por Referí acerca de que más allá de eso, los dirigentes estuvieron a solas hablando durante nada menos que dos horas, Pereyra indicó: “Estuvimos reunidos porque hacemos un repaso de las circunstancias, del trabajo hecho, tratamos de explicar de alguna manera su estado de ánimo. Intercambiamos entre nosotros y a diferencia de otros partidos en donde nos saludamos y nos vamos y conversamos entre semana, hoy era un día en función de lo golpeado que lo sentimos, nos parecía que era oportuno conversar entre nosotros. A diferencia de otras circunstancias, Juan Pedro (Damiani) bajó muy tranquilo. Independientemente de que todos queríamos ganar. Porque a veces se piensa que cuando baja el presidente tras una derrota, es para algunas críticas. Acá fue para apoyar y lo notó golpeado, y conversamos con él y seguimos haciéndolo luego”.

“Todos estamos dolidos, afligidos por un resultado de este tipo. Me gustaría valorar el don de gente de la gente que rodea a Peñarol. Independientemente de que a veces las cosas salgan bien o mal, tenemos la fortuna de estar rodeados de excelentes profesionales y personas que quieren lo mejor para el club y si se afligen tanto es porque sienten que quieren estar a la altura de las expectativas de la gente, de los hinchas y de la gloria histórica que ha tenido este club”, resaltó el vicepresidente carbonero.

Claro que el Polilla dijo en la conferencia de prensa que se sentía "cansado" y que tenía "tolerancia cero" en Peñarol. Al respecto, Pereyra le dijo a Referí: “Todos los que estamos en Peñarol tenemos que soportar el concepto de tolerancia cero. Es una institución muy grande, gloriosa y la presión está en forma permanente. Lo que pasa es que claro, se viene de ser campeón recién, es un campeonato que no logramos disfrutarlo del todo y eso uno siente la presión de tener que estar a prueba permanentemente. Peñarol es eso. Hay que vivirlo, hay que sentirlo, hay que palpitarlo y hay que seguir. Pero los estados de ánimo son los estados de ánimo y creo que las horas van dando la dimensión justa y exacta de cada sentimiento”.






Populares de la sección

Acerca del autor