El poder del tridente de Barcelona

Messi, Neymar y Suárez suman 56 goles y 29 asistencias en lo que va de la temporada

Lionel Messi tiró un caño en espacios reducidos, Luis Suárez metió una exquisita asistencia de tres dedos y Neymar, pique demoledor mediante, facturó. La sociedad del tridente sudamericano se volvió a activar. Barcelona festeja y sueña. La víctima: nada menos que Atlético de Madrid.

Iban apenas 9 minutos de partido revancha por cuartos de final de la Copa del Rey cuando el trío ofensivo de los catalanes se juntó. A Atlético solo le había costado 38 segundos emparejar la serie cuando el Niño Torres anotó un golazo que absorbió la ventaja de 1-0 que sacó Barça en la ida en el Camp Nou.

Barcelona, un equipo que jamás renuncia a sus ideas de fútbol prolijo y asociado, plantó su juego ofensivo en campo contrario con la voracidad de su 4-3-3. Y Atlético, la fuerza futbolera opuesta –ultra defensa, puro esfuerzo, pelotazo y contragolpe– se vio desbordado.

Tanto que por primera vez en la era Diego Simeone –que ya lleva tres años en el banco colchonero– concedió tres goles en un tiempo jugando como locatario. Un jugoso dato de esos que aporta Mister Chip vía Twitter.

Al golazo de Neymar se sumó otro de João Miranda en contra a los 38’ y uno más del brasileño a los 41’ en un gran contragolpe.

Antes, a los 30’, Atlético se había puesto nuevamente en ventaja (2-1) por intermedio de un penal de Raúl García, tras una falta mal cobrada a Javier Mascherano.

Pero el árbitro no solo perjudicó a Barcelona. En la jugada del tercer gol, Jordi Alba salvó con el brazo un gol, pero la falta no fue sancionada. Messi lo aprovechó para sacar un contragolpe cruzando la cancha como si fuera Russell Westbrook en la NBA. ¿Y quién le puso la pelota de gol a Neymar? Justamente Alba.

El brasileño sacó de quicio a los madridistas. Tanto que en el entretiempo casi se va a las manos con el Niño Torres. ¡Qué dos para pelearse! Lo cierto es que Gabi resultó expulsado tras ese convulso entretiempo.

Atlético no hizo pie y extrañó a Diego Godín, suspendido por acumulación de amarillas. José María Giménez fue titular, pero esta vez no pudo ser figura.

En el segundo tiempo, Atlético quiso pero no pudo. Y Barcelona consumió minutos con la pelota. De lo que sabe y mucho.

El equipo de Luis Enrique –que atravesó una tormenta tras perder el 4 de enero 1-0 contra Real Sociedad– ya está en semis de la Copa, pero además, sigue en carrera por la liga y la Champions.

En la liga, está segundo a un punto de Real Madrid que tiene un partido menos. Y en la Champions lo espera Manchester City en octavos de final (24 de febrero y 18 de marzo).

El poder de su tridente ofensivo ya suma 56 goles y 29 repartos de asistencias. En la temporada, Barcelona tiene 94 tantos y el 59,5% son importados de Sudamérica.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios