El poder del fútbol

Tabaré Vázquez, Horacio Cartes y Mauricio Macri llegaron a la presidencia de sus países tras pasar por clubes
Cuando el fútbol es parte de la idiosincrasia de los países no es extraño que se mezcle con la política. Aunque no le guste a la FIFA, ambas actividades se entrelazan. Muchas veces el fútbol es utilizado como trampolín por los políticos; si consiguen éxitos como dirigentes clubistas crecerán sus expectativas de futuros gobernantes.

Los tres presidentes de Sudamérica que antes lograron triunfos al frente de los clubes que llevan en el corazón son ejemplos claros. Tabaré Vázquez en Uruguay presidió a Progreso entre 1979 y 1989; Horacio Cartes en Paraguay condujo a Libertad entre 2001 y 2012, y Mauricio Macri, desde el domingo presidente de Argentina, administró a Boca Juniors entre 1995 y 2008.

Hay otros casos en el pasado, aunque con matices. En 1997 el ecuatoriano Abdalá Bucaram presidió al mismo tiempo su país y Barcelona de Guayaquil, y en 2006 el empresario chileno Sebastián Piñera compró acciones de Colo Colo, uno de los clubes más populares del país trasandino, aunque es hincha de Universidad Católica; en 2010 llegó al Palacio de la Moneda.

La pasión que desata el fútbol se puede resumir en la siguiente declaración de Vázquez al semanario Búsqueda en 1989: "Cuando voy a ver a Progreso al Centenario me olvido que soy el presidente del club, a tal punto que nadie puede decir que me haya visto en el palco oficial. Voy al talud. Si jugamos en la cancha nuestra me pongo detrás de un arco con mis amigos. Y como soy pasional le grito al juez, a los contrarios, a los líneas, a la hinchada rival. No me soporta nadie. Confieso con vergüenza que muchas veces me he agarrado a golpes de puño".

En 2005 Vázquez fue elegido presidente de Uruguay y reelecto en 2015. Su vínculo con el equipo del Pantanoso es desde siempre ya que fue en la casa de sus abuelos paternos donde el club se fundó. En 1979 asumió la presidencia y ese mismo año se coronó campeón de la B, llevando más 11 mil personas al Estadio Centenario en la final contra Miramar. En 1987 Progreso se clasificó a la Copa Libertadores por primera vez y en 1989 fue campeón Uruguayo. Unos meses antes Vázquez había dejado el cargo para dedicarse a la campaña que lo ungió como intendente de Montevideo.

En 1987 Vázquez fue candidato a presidente de la AUF, pero a último momento los clubes no lo votaron. Según relata el periodista Luis Prats en su libro "Goles y votos", Vázquez fue proscripto por el entonces presidente de la República, Julio María Sanguinetti.

En la década de 1980 el empresario paraguayo Horacio Cartes estuvo cuatro años prófugo de la Justicia que lo había condenado por un caso de estafa, de la que luego fue sobreseído.

En 2001 se convirtió en el presidente de Libertad y durante su mandato de 11 años el club ganó siete torneos locales y un tetracampeonato, además de llegar a las semifinales de la Copa Libertadores de 2006. Además, remodeló el estadio que pasó a llamarse Nicolás Leoz. En 2013 fue electo presidente de Paraguay.

Macri se convirtió el domingo en presidente de los argentinos después de su paso por Boca, donde tuvo un acierto clave: la elección de Carlos Bianchi como entrenador. Con 16 títulos obtenidos, al cabo de sus tres mandatos fue el presidente más ganador de la historia del club. El éxito deportivo lo animó a dar el salto a la política.

Bucaram y Maradona

Al mismo tiempo que presidente de Ecuador, Abdalá Bucaram presidió a Barcelona de Guayaquil en 1997. Ese año intentó crear un súper equipo con las contrataciones de Carlos Valderrama, Gabriel Batistuta y Diego Maradona, entre otros. Bucaramam le adelantó US$ 500 mil a Maradona, quien le había dicho que quería vivir en Galápagos. Ese dinero era por el 50% de la negociación, contó el expresidente. Pero ni Maradona jugó en Barcelona ni el dinero regresó a Ecuador. Ese mismo año Bucaram fue destituido de su cargo en el gobierno por "incapacidad mental".

Macri y Boca

Macri fue elegido presidente de Boca Juniors en 1995 y reelecto en 1999. Los éxitos deportivos que logró durante esos dos períodos lo convencieron de tirarse a la arena política y fue candidato a jefe de Gobierno de Buenos Aires en 2003. Perdió con Aníbal Ibarra y regresó a Boca por un mandato más, para luego lograr su objetivo en la ciudad en la siguiente elección. Si bien consiguió éxitos deportivos y remodeló La Bombonera, su gestión quedó en deuda porque no pudo erradicar a los barrabravas.

Vázquez y Progreso

Tabaré Vázquez recibió de regalo una camiseta de Progreso durante un homenaje que le hizo en 2010 la AUF, entonces presidida por Sebastián Bauzá. Un año antes el presidente de la República había impulsado el programa "Gol al futuro", destinado a la formación integral del futbolista juvenil. En 1987 Vázquez tenía los votos para presidir la AUF, pero a último momento resultó vetado. Años después reflexionó que no llegar al sillón de la Asociación fue "uno de los favores más grandes" que le hicieron.

Piñera, entre Colo Colo y la Católica

Hincha de Universidad Católica, en 2006 Sebastián Piñera se convirtió en el mayor accionista individual de Blanco y Negro, empresa controladora del club Colo Colo desde 2005 y por 30 años.


Populares de la sección

Acerca del autor