El planeta hándbol en manos Francia

Francia le ganó de punta a punta la final a Catar 25-22 y también clasificó a Río 2016

Por ahí se los puede ver festejar con todos como si fueran uno más. Pero no lo son. Uno es el arquero francés Thierry Omeyer, una de las mejores figuras de este mundial de hándbol. El otro es el lateral zurdo Jerome Fernandez –con zeta y sin tilde, como aquel Luis Fernandez de la selección gala de fútbol-, quien en esta final que le acaban de ganar 25-22 a Catar jugó pocos minutos.

Aunque en Uruguay suene lejano, ambos acaban de escribir un hito en este deporte: son los únicos en conseguir el máximo título de este deporte por cuarta vez en sus carreras, de cinco que tiene su selección. Casi nada.

Francia es un grande del hándbol mundial y era claro que sería un escollo difícil para esta selección local que se sorprendió de estar disputando el partido decisivo.

Por eso nadie llora. Es obvio. Ninguno se imaginó llegar hasta aquí. Ni los hinchas, ni los jugadores. Por eso el arquero de Barcelona y el combinado catarí, Danijel Saric, arranca un círculo saltando con todos sus compañeros para celebrar igual.

Es que el técnico español Valero Rivera logró poner por primera vez en toda la historia de 24 mundiales de hándbol a una selección asiática. En las 23 ediciones anteriores, los 69 equipos que subieron al podio habían sido europeos. Otra vez se puede decir, casi nada, pese a que este Catar es un crisol de razas y nacionalidades, producto de una política de pasaportes mucho más laxa que en otros deportes.

El partido
Cuando los minutos de estudio entre ambos terminaron al inicio del encuentro, cuando el nerviosismo quedó de lado, Francia demostró que estaba para ser campeón. Pisó el acelerador con un extraordinario rendimiento del serbio –los franceses también tienen en sus filas a jugadores que nacieron en otros países- Nikola Karabatic.

Así demostró que por algo ya se colgó el oro con Francia en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012 y que quería llevarse su tercer Mundial. En la primera parte hizo cinco goles, dio dos asistencias, salvó un gol y su equipo lo sintió cuando debió estar suspendido dos minutos en el banco.

Pero Francia no es solo Karabatic. Tiene a Guigou, quien es infalible en los penales, a Narcisse y Nyokas, todos con tres tantos en ese primer tiempo.

Catar no reaccionaba, salvo atajadas espectaculares de Saric. Capote se fue primero suspendido dos minutos y cuando volvió –tras la reprimenda de su técnico- convirtió dos tantos que ayudaron a descontar los seis de ventaja que habían sacado los europeos.

Claro que los dueños de casa se encontraron con una defensa tremenda de Francia que además, tiene, al igual que Catar, un arquero de novela como Thierry Omeyer.

No obstante, el crecimiento de Zarko Markovic, la figura ofensiva del combinado granate, hizo que Catar se fuera solo tres goles abajo (14-11) en la primera mitad.

Más físico
El complemento fue diferente. Se jugó a otro ritmo, mucho más demoledor en lo físico y en las áreas en donde se peleaba cada pelota. Entonces Catar se puso a un gol y el estadio se vino abajo.

Pero Francia mostró que un grande sabe soportar la presión. Volvió a sacar dos de diferencia y lo fue llevando, sin desesperarse. Si bien Karabatic –cansadísimo- ni siquiera anotó un gol en el complemento, allí aparecieron figuras de esplendor como Valentin Porte y Xavier Barachet con tantos determinantes.

Markovic y Capote seguían siendo la fuerza ofensiva catarí –anotaron 7 y 6 goles, respectivamente-, pero el partido estaba cerrado porque Francia mandaba sobre la pelota y la manejaba sin problemas.

Así llegó el final que los entendidos en hándbol esperaban. Francia tenía que ganar sencillamente porque es bastante más que un seleccionado de Catar que llegó a la historia grande de este deporte y que por eso festejó tanto el segundo puesto en casa. Se llevó el título y la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río. Casi nada.

Polonia tercero
A primera hora, la selección española –anterior campeona mundial- no logró llevarse un partido muy apretado contra Polonia que tras un alargue terminó en la tercera ubicación del certamen.

Durante todo el primer tiempo, el conjunto ibérico no pudo ponerse en ventaja y, a su vez, los polacos lograron sacarle una diferencia de cuatro goles (6-2 y luego 7-3 en 13 minutos y medio). Lo máximo que consiguieron fue empatar en 11 a los 22’ y al término de la primera mitad en 13.

En el segundo tiempo las cosas cambiaron y ya al minuto el equipo dirigido por Manuel Cadenas logró pasar por primera vez. Casi siempre mantuvo una diferencia de dos tantos de diferencia, hasta en el último minuto, pero Polonia consiguió la igualdad en la última jugada (en 24) y forzar el alargue que comenzó ganando con gol de Daszek.

La paridad continuó hasta el último instante, pero los polacos, con un notable juego de Michal Szyba, quien convirtió 8 goles en todo el encuentro, consiguieron el objetivo de subir al podio.

Posiciones

1) Francia
2) Catar (*)
3) Polonia (*)
4) España (*)
5) Dinamarca (*)
6) Croacia (*)
7) Alemania (*)
8) Eslovenia
9) Macedonia
10) Suecia
11) Islandia
12) Argentina
13) Austria
14) Egipto
15) Túnez
16) Brasil
17) República Checa
18) Bielorrusia
19) Rusia
20) Bosnia
21) Irán
22) Arabia Saudita
23) Chile
24) Argelia
(*) Clasificados al Preolímpico para Río 2016


Fuente: Marcelo Decaux, invitado a Catar

Populares de la sección

Comentarios