El pizarrón de Ramón

El Paraguay de Ramón es una mezcla entre el querer de su entrenador y el poder desarrollar la idea con los jugadores que dispone

Ramón tiene y pregona una idea. "Estar cerca del área rival obliga a alejarse de la propia".

Ramón tiene un concepto de juego. "Mi intención es jugar con un enganche y dos puntas. Es el estilo que me gusta y el que pide la gente".

Ramón tiene un estilo de conducción. "El fútbol en la actualidad se rige por resultados. Son estos quienes marcan el éxito o el fracaso de jugadores, técnicos y dirigentes. Sin embargo, la implementación de un modelo de juego siempre será el camino a conseguirlos".

La idea está en el pizarrón como lo marca en su web oficial, pero muchas veces un entrenador choca contra una realidad: los jugadores de los cuales dispone para llevar adelante su filosofía de juego.

"Mi intención es jugar con un enganche y dos puntas. Es el estilo que me gusta y el que pide la gente", Ramón Díaz

Por eso, Ramón Ángel Díaz se debate entre el querer de su filosofía y el poder de intentar llevarla adelante con los futbolistas de que dispone.

Es el gran desafío de Paraguay por estas horas. El futuro rival de Uruguay en la Copa América está a un paso de clasificar a los cuartos de final de la Copa América. ¿Cómo llega? Con una mezcla entre lo que pretende su entrenador y la idiosincrasia de un fútbol más emparentado con el catenaccio italiano que con el paladar de su nuevo DT.

A juzgar por lo mostrado en las dos primeras fechas del grupo, el equipo se asemejó más a su tradicional estilo que a la filosofía de Ramón.

Díaz dice: "Queremos armar un equipo que juegue bien al fútbol".

La realidad le mostró que en el primer tiempo contra Argentina lo mataron a pelotazos. El equipo pasó metido en el área defendiendo con uñas y dientes ante una ofensiva albiceleste que lo desbordó por todos lados.

Recién en el complemento modificó su postura y salió a jugar golpe por golpe con el riesgo que ello implica ante un rival como Argentina. Y logró igualar un partido que parecía perdido. Fue un gran mérito.

Díaz dice: "Ya en posesión del esférico, se pregona la idea del toque continuo, visualmente atractivo para el público, pero no por el concepto del juego lírico en sí, sino en pos de encontrar la oportunidad y la mejor posición para iniciar un ataque vertical y en profundidad".

Pero en la segunda fecha del grupo, contra Jamaica, el equipo no fue para nada vistoso; al contrario, encontró el gol en una acción fortuita de juego. Y luego llevó el juego a su terreno. Bastante similar a lo que pasó con Uruguay ante los jamaiquinos.

Mañana es la prueba de fuego. Paraguay se mide con Uruguay. Son dos equipos de similares características. Pero con una pequeña gran diferencia, valga la redundancia: los entrenadores.

Ramón Díaz está en la etapa de intentar imponer su estilo y su idea. Aspira a que Paraguay juegue al ataque. Mientras que Tabárez asumió hace mucho tiempo que "Uruguay no tiene un fútbol de propuesta. No podemos planificar sin mirar primero nuestro arco".

Cuando se vean las caras, Paraguay saldrá a jugar sabiendo que le sirve un empate. ¿Será conservador? ¿Cederá la iniciativa a la celeste? ¿O se dejará guiar por el pizarrón de su entrenador que quiere estar cerca del área rival?

Modelo de juego

Tener estilo
Ramón Díaz tiene claro que en el fútbol mandan los resultados pero no por ello deja de aplicar su metodología. "El fútbol en la actualidad se rige por resultados que marcan el éxito y el fracaso; sin embargo, la implementación de un modelo de juego siempre será el camino a conseguirlos".

Nivel de aprendizaje

El primer paso
En su página web oficial, el argentino explica que su modo de trabajo se inicia con un nivel de aprendizaje. ¿Qué significa? "Se intenta que el jugador, y por ende el equipo, tome conciencia del sistema en forma progresiva". Las sesiones ideales de entrenamiento para Ramón Díaz son de una carga de una hora y media.

Los conceptos

Fases de entrenamiento
El cuerpo técnico del riojano tiene tres fases de entrenamiento para trasmitir lo que quiere en cancha. La primera es la fase de internalización de conceptos. Son trabajos cortos donde se intenta tener el control del balón. Luego la fase de integración que son trabajos técnico-tácticos donde se incluye la presión. Y finalmente la fase de control de conceptos donde se permite a los jugadores tener libertades limitadas con indicaciones visuales y materiales.

En el área rival

Atacar
Como lo define en su web, Ramón Díaz es partidario de jugar "cerca del área rival porque obliga a alejarse de la propia". Para ello pregona "dinamismo y velocidad con la tenencia de la pelota". Claro que todo dependerá de los jugadores de que dispone.

Tener la pelota

Toque pero sin juego lírico
La característica de los equipos de Díaz es el toque y la tenencia de la pelota. Ello no significa que sus equipos sean líricos. El entrenador de Paraguay no es partidario del pelotazo improductivo.


Fuente: Danilo Costas, enviado a Chile

Acerca del autor