El penal más complicado

Alexis Viera, que se ganó el corazón de la gente atajando penales, fue herido de bala y los médicos aseguran que tiene una lesión medular
Alexis tiene una extraña virtud. En los momentos más extremos de su carrera era tocado por una varita mágica.
Así ocurrió cuando Racing se jugaba el ascenso ante Rampla en 1999 y atajó dos penales en la definición. Años después un Nacional disminuido por las paperas enfrentó a Boca. En la ronda de penales otra vez aparecieron las manos de Alexis. En Colombia, defendiendo a América de Cali, acumuló ocho meses sin cobrar pero en un partido contra Millonarios atajó dos penales y marcó un gol para el triunfo 3-2. Así construyó su carrera. De ese modo generó un elevado grado de idolatría.

Amante de la pesca y los asados, disfrutó los dos años que fue a jugar a Ñublense de Chile.
"Me encanta pescar, en Chile me iba a los arroyos y disfrutaba de unos paisajes espectaculares porque pasaba el día de camping", contó una vez a Referí.

En Colombia estaba atemorizado por la inseguridad y vivía en un apartamento. Por eso cuando fue a Chile buscó casa y lo primero que compró fue un medio tanque. Así que con carbón hacía asados dos veces por semana y cualquier excusa era buena para tirar carne en la parrilla. ¡Lo tengo gastado al medio tanque!", contó otra vez.

En 2011 también contaba: "Aunque nunca tuve problemas en Cali, la ciudad no es muy segura y no podés andar de noche por la calle".

6 Clubes. Viera jugó en Racing (1995); Peñarol (1996-97); Racing (1998- 2002); River (2002-05); Nacional (2006-08); América (2009-10); Nublense (2010-12); América (2013-15) y Depor.

Y mire lo que es el destino. El temor se hizo realidad. En la noche del martes Alexis Viera fue atacado a la salida de su casa.

El jugador llegó a su casa del barrio El Caney, uno de los más lujosos ubicados al sur de la ciudad de Cali. Su esposa bajó del vehículo y mientras él aguardaba a que subiera a su casa aparecieron dos hombres en motocicleta que abordaron y sorprendieron al arquero. Le sacaron la billetera, el reloj y su celular.

Cuando uno de los asaltantes escapaba salió de la casa la señora, que llevaba una cartera con un dinero que acababa de sacar del banco. El otro ladrón la vio y le dijo a su cómplice que trajera también el bolso. Entonces, salió en su defensa, forcejeó con el delincuente y recibió dos disparos.

Fue operado. Perdió mucha sangre. Y el presente es complejo. "Tiene manifestaciones clínicas que indican que tiene un daño medular. Significa que cuando lo evaluamos no podía mover sus extremidades (inferiores) y tampoco tiene sensibilidad a ese nivel", indicó el médico Alberto García Del Río en la Fundación Valle del Lili.

El golero uruguayo permanecía "en estado crítico" según el último parte. Se para frente al penal más complicado de su carrera.

Populares de la sección

Acerca del autor