El parte de guerra del Tróccoli

Manchas de sangre en la puerta 8, pintadas agresivas, lentes por el piso y todos los baños químicos con roturas fueron el saldo de la visita de Peñarol a la Villa

Un funcionario barre una tribuna despoblada. Un grupo de trabajadores carga un baño químico destruido. Y una bandera colgada en el talud de Cerro como mudo testigo de un fin de semana de locura. El Cerro despierta y su entorno muestra el parte de guerra.

El enfrentamiento de los hinchas albicelestes con la Policía dejó secuelas. El portón 8 del estadio Luis Tróccoli tiene manchas de sangre de la pelea. En su entorno hay un par de lentes rotos, seguramente perdidos en la locura por salir del estadio.

En el medio del talud aún permanece colgada una bandera que reza: “Feliz día, mansha y la yuta”. El partido se jugó el 14 de febrero, día de los enamorados, por eso la agresiva dedicatoria.

El saldo de la visita de Peñarol al Tróccoli terminó con todos los baños químicos, dispuestos en el talud que ocuparon los aurinegros, rotos. Dos de ellos destruidos totalmente.

El Observador se comunicó con la empresa ARG, que le alquiló a Cerro los seis baños a un costo de $ 7.320. El encargado de mantenimiento señaló: “Vamos a revelar los daños pero ya vimos que hay dos que están destruidos. Cada uno tiene un costo de US$ 1.000. Y ahora queremos saber a quién se lo cobramos”.

La hinchada de Peñarol fue recibida en el Cerro con pintadas agresivas en los muros de la nueva tribuna que ocuparon los aurinegros. Afuera se pudieron ver innumerables tapabocas que llevaron los hinchas mirasoles a la Villa.

Pero acaso lo que más preocupa a los dirigentes y al cuerpo técnico es la pena que puede recibir el club. La sensación es de resignación.

“Y sí, ahora seguramente van a sancionar el estadio. No tenemos nada para decir, las cosas son como son. Es una pena, pero hay que terminar con esto”, admitió el gerente deportivo de Cerro, Jorge González.


Fuente: Jorge Señorans

Populares de la sección

Comentarios