El Parque Central, a prueba de fuegos

El estadio tricolor se incendió dos veces y siempre resurgió; en la década de 2000 resurgió tal como se lo ve hoy
El estadio tricolor fue construido en la vieja chacra de la Paraguaya -donde José Artigas fue proclamado Jefe de los Orientales-, por la Empresa de Tranvías de la Unión y Maroñas para que jugasen en él los marinos ingleses de los barcos que llegaban a Montevideo. Fue todo un suceso la inauguración del campo el 25 de mayo de 1900.

En el enorme predio había dos canchas, destinándose la otra a los marinos de los buques de guerra ingleses surtos en el puerto. Cuando no era utilizada por ellos, lo que ocurría en la mayoría de las veces, la empresa tranviaria la cedía al Club Nacional, lo que afianzó una amistad entre su director-gerente Juan Cat, quien apoyó los primeros pasos de la institución.

Así, en 1900 Nacional no logró que la League lo admitiera, pero sin embargo, obtuvo para sí las instalaciones de ese gran escenario, gracias al esfuerzo de los partidarios Miguel Nébel (que había llegado desde el Defensa, club que se unió a Nacional ese año), Castro y Rodolfo de Arteaga.

El 2 de julio de 1911 en una gran fiesta culminada con un partido frente al CURCC, se inauguraron otras obras para 15.000 personas. Nacional ganó 2-1.

En marzo de 1923 el fuego destruyó las instalaciones de madera, pero Nacional no podía dejar abandonado su campo y el 23 de setiembre inauguró nuevas instalaciones en un partido frente a Newell´s Old Boys. En 1930 fue escenario del primer campeonato del mundial de fútbol y en 1941 otra vez el fuego destruyó las tribunas y tres años después, el hierro y el cemento pusieron raíces inamovibles al escenario. El 14 de mayo de 1944 el club cumplió 45 años y se inauguraron las instalaciones que tuvo hasta 2005, cuando una nueva ampliación embelleció el escenario.


Populares de la sección

Acerca del autor