El Oso rugió, pero los fierros son así

Cuando era gran protagonista del Dakar y apretaba el acelerador para ponerle presión al puntero Ignacio Casale, Sergio Lafuente abandonó por problemas mecánicos y quedó a unos pasos de un logro histórico

Sergio está desilusionado, siente una gran decepción pero, al mismo tiempo, está contento, satisfecho por la carrera que venía haciendo”. Las palabras son de Robert Gianola, encargado de prensa de Yamaha, el hombre que tuvo de primera mano las sensaciones iniciales de

Sergio “El Oso” Lafuente tras su abandono del Dakar.
“Lo llamé toda la noche del jueves, la madrugada y recién el viernes me pude contactar con él. La señal era pésima, la comunicación se cortó varias veces”, contó Gianola. Por eso fue imposible contactar al Oso en Chile.

Allá abandonó el jueves el Dakar, en la undécima etapa y en la categoría quads.
“Esto es así, estoy desilusionado porque tenía muchas ganas de lograr un buen lugar para Uruguay”, le dijo a su equipo de prensa el piloto de Yamaha Motor Uruguay.

“Venía bien, sin problemas y en un momento, en el kilómetro 272 del especial se me rompe la electrónica y no pude hacer más nada. Es una lástima porque veníamos bien, sin ningún contratiempo tanto en el quad como yo estábamos entero”.

“La electrónica viene a ser la parte eléctrica de la máquina pero específicamente no sé qué parte fue la que falló”, explicó Gianola.  

Había programado realizar el ataque al líder chileno Ignacio Casale en las últimas etapas de la prueba: “Venía bien, con una hora y media de ventaja con el tercero y el chileno ya había comenzado a sentir la presión. El miércoles ya se había equivocado en dos oportunidades. La verdad, no ligué nada”.   

Para Lafuente el Dakar 2014 “tuvo de todo, con partes muy exigentes; dicen que fue el más duro de la historia del Dakar. En lo personal, me venía gustando hasta que sucedió este inconveniente”.

Lafuente hizo podio en siete etapas y ganó una. Estaba en el segundo lugar de la general cuando se vio obligado a abandonar.

En 2012 había completado el recorrido terminando en el quinto lugar. En aquella oportunidad ganó dos etapas.

El año pasado, quien fuera levantador de pesas compitiendo en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, estuvo al borde de la muerte tras someterse a un tratamiento de plaquetas que le provocó una contaminación en la sangre.

El otro uruguayo que sigue en carrera en quads es Mauro Almeida quien lleva adelante un enorme esfuerzo para completar el recorrido. Ayer llegó séptimo en la etapa que se corrió entre El Salvador y La Serena y se mantuvo undécimo en la general.

Almeida llegó sentido en un hombro y luego de una espectacular caída se sintió en el otro. Así y todo sigue adelante.

En motos, Laurent Lazard arribó ayer en el 61º lugar y en la clasificación general bajó dos lugares: está 48º.


Populares de la sección

Comentarios