El nuevo zar

Daniel Fonseca es considerado hoy el empresario más fuerte del fútbol local; los grandes lo ven con recelo y cautela, Defensor lo elogia

En un país como Uruguay, donde los jugadores de fútbol se cotizan más que el petróleo, Daniel Fonseca es indicado por quienes lo rodean como el sucesor de Francisco Casal en cuanto al poderío como representante de futbolistas. Los recientes casos de Rodrigo Amaral y Matías Olivera en Nacional y Gonzalo Latorre y Thiago Cardozo en Peñarol lo pusieron en el eje de la polémica y varios dirigentes de los grandes lo acusaron de robar jugadores.

¿Cómo trabaja? ¿Como lo ven los dirigentes de los clubes? El Observador consultó a varios, y también buscó la palabra del empresario, que no quiso dar declaraciones.

Tricolores con cautela

En Nacional la tempestad estuvo mientras duró la posibilidad de que Rodrigo Amaral, la joya de la sub 20, se fuera del club como hizo en su momento Nicolás López, que representado por Pablo Bentancur enfiló hacia Europa.

Atado a la situación de Rodrigo Amaral, que según Fonseca cobraba $ 42 mil y no le daba para pagar el alquiler donde vive junto a sus padres y sus hermanos, estaba el caso de Matías Olivera. Luego de varias reuniones entre Fonseca y el presidente del club, Eduardo Ache, ambos futbolistas renovaron el vínculo con cláusulas de rescisión de US$ 3 millones libres para Nacional en el caso de Amaral y US$ 1 millón,  Olivera.

Pero la polémica estalló cuando se conocieron detalles de la cláusula contractual existente en el contrato de Amaral y que consiste en que si Nacional le abona el salario luego del día 10, le debe pagar el doble del monto estipulado. Esta cláusula, aprobada por Ache, sentó un precedente peligroso para la institución, según varios dirigentes, ya que deja a los tricolores con las manos atadas en un fútbol donde los atrasos salariales son algo rutinario.

Consultado por El Observador, el dirigente Pablo Durán afirmó: “No hay una posición oficial porque nunca se discutió sobre los contratistas. El tema Amaral generó una situación de tensión que motivó hasta una posición fuerte por escrito. Nacional no podrá cometer otro error como ese. En el tema del manejo de los contratistas tenemos que tener una política definida y es imposible, entonces todos los casos generan otra discusión”.

“No importa el nombre del contratista en este caso, puede ser otro. Cada jugador y negociación es un caso aparte. Lo que sí creo y dije en directiva es que la cláusula de Amaral es abusiva y va a marcar negativamente a Nacional. Mañana cualquier otro jugador va a imponer la misma negociación que Nacional ya aprobó. Mañana viene Fonseca con cualquier otro chico y si reclama la misma cláusula, ¿con qué fundamentos se le dice que no? Espero que no se cometan los mismos errores”.

Varios dirigentes terminaron molestos con el presidente Ache porque entendieron que se trató de una negociación personal donde Nacional quedó muy mal parado de cara al futuro e intentaron modificar la cláusula, pero Fonseca fue tajante y dijo que no. En una entrevista con el programa Punto penal de canal 10, afirmó: “La cláusula es un punto secundario. El punto fundamental es que los jugadores son de Nacional, no de Fonseca. Lo importante para mi función es asegurarme que los jugadores van a cobrar, porque si se dedican y entrenan, es justo que cobren”.

Violetas felices y a gusto

Quienes viven una luna de miel con Fonseca son los directivos de Defensor Sporting, que colocaron a Giorgian De Arrascaeta en Cruzeiro y fue la segunda operación más cara en la historia del club, detrás de la de Nicolás Olivera a Valencia en 1997. Antes, Fonseca había negociado las transferencias de Adrián Luna y Martín Cáceres al fútbol español.

Además, en Defensor tienen un alto concepto de Fonseca porque renovó los vínculos de Federico Gino Acevedo y Leonardo Pais, ambos con pasado en la selección juvenil, cuando faltaban tres meses para el vencimiento de los contratos y se los podía haber llevado libres. El titular violeta, Daniel Jablonka, dijo a El Observador: “Con la mayoría de los empresarios tenemos buena relación, pero con Daniel es especial. Es un caballero de confianza. Siempre confiamos en él y estuvimos tranquilos por cómo se manejó con De Arrascaeta, Pais y Gino. Se los podría haber llevado sin dejar nada y los renovó sin problemas. Con Daniel, Defensor hace muchos negocios y hay una excelente relación”.

Peñarol lo tiene en la mira

En Peñarol, la salida de Gonzalo Latorre del club y la postura de Thiago Cardozo de romper el vínculo con Fonseca para firmar la renovación, marcaron la relación con el empresario.

Fonseca tiene buena relación con Juan Pedro Damiani, a quien le prometió una cifra cercana al millón de euros en el caso de que Gonzalo Latorre sea transferido, luego que el empresario se lo llevara a Atenas, club con el que, según el mismo reconoció en la entrevista de Punto penal, tiene “una relación especial”.

Desde la oposición son más cautos  y, si bien no hay una postura oficial del club, hay varios dirigentes que consideran que el Tigre es mala palabra.

“Hoy se puede decir que Fonseca es el nuevo Casal porque no trabaja solo y tiene varios contratistas que trabajan para él. Propiedad de Fonseca debe haber 10 jugadores en las formativas del club, el tema es que hay otros resortes que también manejan jugadores y que son de su grupo”, dijo un directivo de la oposición mirasol que pidió no ser identificado.

Un dirigente del oficialismo que también pidió la reserva de su nombre, agregó: “En Peñarol yo nunca lo vi. Nunca pisó una cancha en los partidos de juveniles de Peñarol. Él se asoció con algún otro representante y tiene poder a través de gente que trabaja con él. Vive en Italia o no sé dónde. En Peñarol estamos esperando que cumpla algunas promesas que le hizo al presidente por Latorre”.

Fonseca,que mantiene las amistades de su época de jugador de personas influyentes como Laurent Blanc (DT de PSG), Antonio Conte (DT de la selección de Italia) y Didier Deschamps (DT de la selección de Francia), dijo en Punto penal que si bien en Peñarol aún no había cerrado negocios millonarios, la relación con el club estaba muy bien debido a su afinidad con Juan Pedro Damiani y Walter Pereyra, los dos hombres más importantes en la estructura mirasol. “Yo tengo mucha serenidad por el tema Latorre porque hice todos los pasos que tenía que dar. Gonzalo  me pidió cambiar de aires porque creía que en Peñarol no iba a jugar. Me dijo que quería cambiar de aire porque pasaban cosas anómalas en Peñarol”, dijo.

Los dos dirigentes de Peñarol consultados coincidieron en que el club le ofreció buenas cifras contractuales, pero no se pudo llegar a un acuerdo.

A la hora de referirse a Cardozo, quien en diálogo con El Observador reconoció no tener la intención de renovar con Fonseca para “no tener que pagar con favores”, el empresario agregó: “Thiago perdió a su papá con 14 años y Fonseca siempre estuvo. Tengo mensajes de su mamá agradeciéndome. A Cardozo le dije que si se quería quedar en Peñarol se renovaba sin ningún estrés. Se fueron de mi casa a las 12 de la noche y al otro día me llamó la madre para decirme que no. Seguramente le dijeron desde Peñarol que Fonseca era mala palabra y que si me dejaba iba a subir a Primera. Esta vez me tocó perder, pero yo no salgo a llorar. Sé que con amor le di mucho a Cardozo y Peñarol le daba $ 4.000 por mes”.

Desde Peñarol se calificó de “bolazo” la cifra que manejó Fonseca y dijeron que no hay relación entre los minutos que juegan los juveniles y quién los representa.

Pero por sobre todo, en Peñarol se mira el tema Fonseca con mucha cautela. Es que existe temor por los juveniles que el empresario tiene en la estructura formativa del club. De hecho, en el caso Latorre, los dirigentes mantuvieron públicamente una postura conservadora, intentando llegar a algún arreglo y que el club cobre algo si se vende el jugador. Aún no hay nada firmado, aunque desde el oficialismo confían en la palabra del empresario.

Mientas tanto, Fonseca acumula jugadores, poder  y divide las aguas, como uno de los hombres más fuertes del fútbol uruguayo.

Cinco jugadores leales a Fonseca:

Martín Cáceres: Fonseca lo vendió a Barcelona y recientemente renovó el vínculo del defensor con Juventus por cuatro temporadas más. Siempre estuvo al lado de Fonseca.

Fernando Muslera: El arquero de la selección es el guardameta mejor pagado en la historia del fútbol uruguayo. Wanderers en su momento mostró gratitud con la cifra récord que ingresó a las arcas del club por la venta de Muslera.

Giorgian De Arrascaeta: La joya de Defensor Sporting fue adquirida por Fonseca al club violeta y luego negociado a Cruzeiro. Su rendimiento le valió la citación a la selección. En diálogo con El Observador, De Arrascaeta reconoció que lo llamaron más de 10 empresarios.

Tabaré Viudez: Fue vendido por Fonseca a Milan y luego se distanció para ser manejado por un grupo mexicano. Volvió con Fonseca tras la mala experiencia y ya se manejan varias opciones para que deje el fútbol turco, donde juega en gran nivel.

Rodrigo Amaral: Es la gran promesa de Nacional. Luego de un gran nivel en el Sudamericano sub 20, firmó la renovación con los tricolores con una cláusula que beneficia al jugador en caso de atrasos salariales, lo que generó críticas en el club.

Cinco jugadores que dejaron a Fonseca:

Luis Suárez: Fonseca lo manejó en juveniles e incluso fue quien lo negoció a Europa por primera vez, pero diferencias irreconciliables entre ambos rompieron el vínculo contractual.

Edinson Cavani: Estuvo con Fonseca pero fue negociado a Palermo en 2007 a través del italiano Pierpaolo Triulzi. Luego su carrera fue dirigida por la empresa de Pablo Bentancur. Hoy lo maneja su hermano Walter Guglielmone.

Nicolás Lodeiro: Otro de los futbolistas que pertenecían a Daniel Fonseca pero que se terminó yendo de Nacional por intermedio de un grupo argentino, que negoció con el jugador pasando por encima a sus representantes. Hoy lo representa Gerardo Cano.

Diego Rolan: Estuvo con Fonseca en su período como juvenil y fue quien le pagó el primer salario a sus 16 años. Hoy el jugador de Girondins de Bordeaux de Francia está con Gerardo Rabajda, representante, entre otros, de Jonathan Rodríguez.

Mathías Cardacio: El jugador fue negociado a Milan de Italia junto a Tabaré Viudez pero ni bien el equipo italiano necesitó los dos cupos de extranjeros, los liberó. Viudez fue recolocado pero Cardacio estuvo entrenando seis meses en Los Céspedes sin club.


Populares de la sección

Comentarios