El nuevo Maestro

Relajado ante la prensa, Tabárez se mostró satisfecho con el rendimiento
En las últimas conferencias de prensa de Óscar Tabárez empezó a pasar algo diferente. Los periodistas ya se habían acostumbrado a escuchar a un Maestro ofuscado con las preguntas; molesto con quienes, luego de 10 años, no entendían su forma de trabajar. Había sido después de derrotas, sí, pero también tras victorias y grandes alegrías.

Pero en las últimas semanas apareció un nuevo Tabárez. Quizá haya sido por llegar al décimo aniversario en el cargo. O de disfrutar un momento en el que todo parece empezar a despejarse. Es que tras los nubarrones de la renovación posmundial, tras atravesar el desierto que significaba la sanción de Suárez, tras la ausencia de Cavani, tras las lesiones de los zagueros titulares, el equipo demostró que tiene recambio, y que tiene la idea aceitada.

"Siempre es igual, cuando nos dan por favoritos es cuando nos cuesta más, somos conscientes, estábamos tranquilos en el segundo tiempo; sabíamos que alguna iba a entrar"


No es casual que el equipo lleve 13 puntos de 18. La vuelta de Suárez fue un envión anímico impresionante, pero el equipo responde en globalidad. No golea ni juega con lujo: pedirle eso a un equipo de Tabárez es no conocerlo. Pero sí cumple al pie de la letra con el abecé que le pide el DT a sus jugadores.

Las piezas están volviendo a encajar, y eso parece tener al Maestro feliz. Y responde tranquilo, suelto y distendido.

"Fue un partido parejo en el primer tiempo; los dos tuvimos situaciones. En el inicio del segundo podríamos haberlo definido. Hubo una muy buena presión, no los dejamos salir. Después, por errores o cansancio, no pudimos continuar haciendo eso. Pero en este negocio de las Eliminatorias lo importante es ganar. Estos muchachos volvieron a dar muestras de entrega, solidaridad, espíritu de equipo. Hubo errores, claro, pero la próxima vez que nos veamos vamos a hablarlo. Contra Brasil entramos dormidos y hoy no. Estoy satisfecho de conseguir los tres puntos", dijo Tabárez al comenzar la conferencia, y mientras exudaba tranquilidad.

"Es una anécdota eso de ir primeros. Es un mérito pero es una anécdota. En las Eliminatorias no hay títulos, no importa quien sea primero. Se sabe cuáles son los equipos clasificados, a veces no se recuerda el orden, y yo me incluyo. Esto es para clasificar", agregó como forma de no confiarse.
Incluso, en esta nueva etapa, Tabárez se suelta a hablar más de táctica, a pesar de que el lunes decía que "los periodistas, por definición, saben menos que los entrenadores". Lo hizo al hablar del cambio de Vecino. "El motivo fue dar un poco de desborde por la banda izquierda, que no lo tuvimos; tuvimos centros lejanos pero sabía quién era el hombre que me podía dar resultado, que fue el que entró. Había que preguntarse quién salía, y dejamos a los dos con más oficio en marca y recuperación".

E incluso llegó hasta virtualmente abrir las puertas del complejo, para contar algunas de las dificultades que tiene al trabajar con los jugadores en espacios tan cortos de tiempo. "A veces hasta debo pensar cómo hablarles y cuándo, porque hay que darles tiempo para otras cosas".
Tabárez está tranquilo, porque el equipo le está dando las respuestas que estaba buscando.

Populares de la sección

Acerca del autor