El nuevo inicio: el plan de Lasa para Tokio 2020

Lionel De Mello, flamante presidente de la CAU, ya bosqueja el plan que lleve a Lasa a los Juegos de Tokio 2020

Es mediodía del domingo y Emiliano Lasa va a almorzar a la Villa Olímpica. En el camino se cruza con Greg Rutherford, el saltador de longitud que el sábado se quedó con la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos luego de haber sido oro en Londres 2012. Se saludan, se felicitan por la actuación en Río y se sacan una foto. Tanto como el sexto puesto y el diploma olímpico que se ganó el sábado el saltador uruguayo valió ese gesto del inglés que lo felicitó por su actuación: "Un ejemplo, un atleta excepcional con el cual no pude entrenar mucho porque a mitad de 2014 paró un tiempo", explica Lasa a Referí.

Lionel De Mello, flamante presidente de la Confederación Atlética del Uruguay, tiene el grupo dirigencial del atletismo sudamericano saturado de mensajes de felicitaciones por la actuación del uruguayo.

Las felicitaciones, la emoción, el reconocimiento por el histórico logro alcanzado están en ebullición. Pero tanto De Mello como el atleta ya proyectan lo que se viene. En el desayuno de ayer -una cábala que se mantuvo a lo largo de la estadía en la Villa- repasaron cada momento de la prueba. Pero silenciosamente cada uno pensaba en el futuro que se vienen. En las puertas que se abren. Y, sobre todo, en lo que se necesita para poder seguir creciendo.

Lo primero que se viene es la etapa final de la Liga de Diamante a disputarse en Bruselas el 6 de setiembre. "Ya hay que preparar competiciones en Europa", dice De Mello. Lo siguiente será buscar marca para el mundial del año que viene.

"Hay que sumar esfuerzos para darle la viabilidad económica que necesita, este es un nuevo inicio porque su techo lo permite ya que tiene muchas perspectivas. Emiliano manejó muy bien su carrera, no apuró etapas en su desarrollo, lo cual es mérito del entrenador que lo formó, Luis Sotura, y técnicamente tiene más para dar. Para un saltador de 8,16 metros hacer 8,14 m y 8,10 m en un Juego Olímpico demuestra que no es fruto de la casualidad tiene muchas perspectivas. Hay que buscar entre todos entre el Comité Olímpico del Uruguay, la Secretaría Nacional del Deporte y sobre todo sponsors privados, poder acompañarlo rumbo a Tokio 2020, pasando por los mundiales previos y todo el proceso olímpico: Juegos Odesur y Juegos Panamericanos porque nos va a dar grandes alegrías", sostuvo De Mello.

"Emiliano tiene una solidez enorme en las bravas. Durante su proceso de preparación, en 2014 se le terminó la beca IAAF y el entrenador que tiene en Brasil lo siguió entrenando de forma honoraria, lo que habla muy bien de Nelio Moura, pero son responsabilidades que no estaban resueltas, que a Emiliano lo amargan y lo ponen nervioso. Él no tiene empresas en Uruguay que lo apoyen económicamente, más allá de Directv que le hizo un contrato puntual por estos Juegos. Pero lo importante son los procesos, no los meros resultados. Él a este nivel es muy consciente de que está en un proceso y eso demostró su realidad", agregó.

"No tengo duda de que ahora ese bajo perfil que lo hace tan querible por todo el mundo, va a ser una fortaleza para que entre todos encontremos los caminos para apoyarlo como es debido", dijo.

El apoyo que ya es seguro

Lasa ingresó poco antes de viajar a los Juegos al ejército en la Unidad Deportiva Militar que dirige De Mello y que trabaja en la órbita del Ministerio de Defensa. "La vacante deportiva militar no está atada a un resultado deportivo. Él ahora tiene un contrato por incorporarse a las Fuerzas que se ven beneficiadas con su ejemplo y prédica", dijo De Mello.

"Brasil tiene 144 competidores de Fuerzas Armadas, la novia de Emiliano (Fabi Moraes, 100 vallas) es una. Acá no le da gran dinero porque ingresan por soldado y en Brasil tienen diferentes rangos de la carrera militar. Chile tienen el escalafón deportivo militar, ojalá que en Uruguay se pueda trabajar el modelo para que esto exista. La vacante le asegura un sueldo, seguridad social, sanidad militar y acceso a las infraestructuras militares. Ya no es una beca, no es un regalo, es el pago por un trabajo que le hace a la nación, al país. Emiliano trabaja de esto, y a los 26 años ahora va a poder aportar a caja. Ayer los uruguayos tuvieron una alegría porque alguien que trabaja de esto logró lo que él logró representando al país".

La frase

"Emiliano resume mucho de los valores del deporte y de quién puede ser ejemplo, empezó de abajo, luchó, decidió ser algo que vale la pena, hizo la carrera y espera la tesis. Si Uruguay puede promocionar gente como esta nos iría mejor como sociedad, hay que sembrar valores, gente feliz haciendo las cosas bien, ese el gran mensaje que ha dado Emiliano y por eso la adhesión que ha logrado del pueblo uruguayo". Lionel De Mello.

Lasa, el mejor uruguayo en la historia del atletismo olímpico

Emiliano Lasa se transformó en el mejor representante del atletismo uruguayo en Juegos Olímpicos. Antes, habian sido tres los atletas uruguayos en finales olímpicas.

Estrella Puente, nació en 1928, participó en el lanzamiento de jabalina, en los Juegos Olímpicos de Helsinki, en 1952, suerpó la ronda inicial con un lanzamiento de 40.10 m, y clasificó, entre 21 deportistas, a la ronda final. En la misma concluyó décima, entre 12, con un lanzamiento de 41,44 m.

Apodado el "Gallego", Fermín Donazar nació en Montevideo, en 1933. En los Juegos Olímpicos de Melbourne, en 1956 participó en el salto largo (igual que Lasa). Con un salto de 7,31 m, avanzó a la rueda final, entre 32 competidores. En la instancia final, fue duodécimo entre 13 saltadores, con 6.57 m.

Ricardo Vera nació en Montevideo en 1962 y se radicó en Madrid en 1989, en los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, Vera fue tercero en su serie, con 32 atletas, en los 3000 m con obstáculos, con lo que clasificó a la semifinal (accedían 24 fondistas). En la semifinal fue sexto (entre 12), posición que le valió el pasaje a la final, en la terminó duodécimo (entre 12), con 8'26"35.


Pese a no acceder a la final olímpica, Juan Jacinto López Testa, "El Gamo", brilló en Londres, en 1948. Un total de 63 velocistas se registraron en las 12 series de clasificación en 100 m. López Testa ganó su serie (10"5), y pasó, junto a otros 23 atlets, a cuartos de final. En dicha instancia fue segundo,con 10"6, tras el estadounidense Harrison Dillard, a la postre medallista de oro. El "Gamo" clasificó a la semifinal (dos series de seis), en la que fue quinto, y no logró el pasaje a la final por las medallas. Concluyó noveno entre 63 velocistas en los 100 m.

El 14/10/1947 López Testa estampó una marca de 10"2 en los 100 m, en La Plata, e igualó el récord mundial de Jesse Owens, pero su marca no se homologó por viento, su vencido en la final fue Harrison Dillard, oro olímpico al año siguiente en Londres.





Acerca del autor