El Nacional obrero

De cara al clásico, Iván Alonso reconoció que por momentos el equipo no “juega lindo” pero tiene “algo” para poder sacar adelante los partidos

Para Iván Alonso, en el fútbol hay distintas escalas para evaluar el rendimiento de un equipo y las mismas se pueden aplicar a la actualidad de Nacional en el Apertura, torneo en el que es líder, siete puntos arriba del segundo, pero sin brillar en varios encuentros.

“Está ganar y gustar, que la gente se vaya contenta y los periodistas, que todos te alaben; después el ganar, que puede ser por momentos jugando lindo o no; y después vienen los otros resultados”, argumentó el delantero en el inicio de la semana clásica.

La explicación surgió a una pregunta sobre la autocrítica que el jugador hizo tras el triunfo 3-0 ante Fénix. “Fui autocrítico y parece que dije que jugamos mal… Yo dije que hubo partidos o momentos de algunos partidos que no jugamos… vamos a llamarlo, lindo, o lo que le gusta a la gente, jugar lindo”, comentó.

“Creo que hubo partidos que ganamos jugando lindo, gustando a la gente, y en fases de partidos no hemos jugado bien, pero el equipo tiene algo que sabe sacar los partidos adelante”, indicó. “¿Qué es? No lo voy a decir. Creo que el equipo ha tenido una evolución desde la primera fecha, con un grupo bastante joven y eso para mí es para resaltar”, agregó.

El repaso de los últimos encuentros de Nacional tiene varios momentos en los que no se ha “jugado lindo”. Ante Fénix, los albos abrieron el marcador a los 40’ segundos y, tras pasar algunos momentos opacos en su rendimiento, recién lo liquidaron en el cierre del partido.

Anteriormente, ante Rentistas, lo ganaron con dos goles de Alonso, el segundo de ellos con una chilena fantástica que los hinchas aplaudieron a rabiar en el Parque Central. Pero, en líneas generales, sin brillar.

El mismo marcador, 2-0, se dio en los encuentros ante Racing –con la punta en juego y goles anotados a los 12’ y 88’–, Rampla Juniors –con dos tantos en el final–, Wanderers –recordado por el olímpico de Recoba– y Atenas en Maldonado. Fueron partidos discretos, pero que los tricolores supieron dominar y mantener su arco en cero y casi sin pasar ninguna zozobra. Sin colmar el paladar de los siempre exigentes hinchas bolsilludos, pero con la importancia de sumar, lo que hoy le permite estar arriba.

“Aburre a los rivales”

Alonso cuestionó que a los tricolores no se les reconoce la virtud de maniatar a sus rivales. “Recién ahora se está dando el mérito que se le tiene que dar a Nacional. Siempre se habló que Defensor, Danubio, Wanderes y River no jugaron bien contra nosotros, y se nos dio poca trascendencia al trabajo que podía hacer Nacional para que el rival disminuya tanto su rendimiento”, dijo.

“Después de 11 fechas, ahora si se está viendo que Nacional tiene algo que hace que aburra a los rivales o que el rival, como el otro día Fénix, tuvo sus chances y no pudo concretarlas”, señaló.

El delantero también destacó el ritmo de los albos. “Es digno de resaltar, porque escuché por ahí que a Nacional por la parte médica y física se le pegó mucho por las lesiones, y el otro día en el minuto 87 sacamos una contra y superamos en jugadores a Fénix. Hemos tenido lesiones, pero el equipo también corre”.

Ahora se viene el clásico, un encuentro en lo que poco importa jugar lindo y en el que el hincha quiere ganar de la forma que sea.

Con 11 goles, goleador del Apertura, Alonso sabe cuál es su rol en el equipo. “Creo que mi momento pasa, y no por pasarle la mano el lomo a mis compañeros, porque soy el jugador más adelantado del equipo, el que cierra las jugadas casi siempre y lo que tengo que hacer es estar efectivo y ser certero. Es lo que siempre digo”, señaló.

“Sin el trabajo de mis compañeros es imposible. Por eso digo que el momento de cada uno es el momento del grupo. Si el equipo anda bien todos resaltamos”, señaló el atacante, el finalista de obra de este Nacional obrero. l


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios