El Nacional invisible: secretos de la fábrica de juveniles

El club desarrolla en juveniles una estructura multidisciplinaria para formar jugadores
Los niños sueñan, se anotan en la lista de los aspirantes, se fichan y comienzan el camino hasta la primera división del club de sus amores, hasta que un embudo gigante impone el filtro y reflota el dilema: estudiar o seguir jugando. La elección hizo desperdiciar a generaciones enteras de niños que no llegaron y que perdieron la oportunidad de educarse.

Ese paradigma, moneda corriente en las divisiones juveniles hasta hace algunos años, cambió con las renovadas estructuras de juveniles de los clubes y el apoyo del programa gubernamental Gol al Futuro. En ese rubro, Nacional fue pionero y se destaca por un equipo multidisciplinario al servicio de sus jóvenes talentos en la fábrica de Los Céspedes.

Santiago Espasandín y Pierre Sarratia comparten la coordinación de juveniles de Nacional y recibieron al equipo de Referí en el Gran Parque Central para hablar del fútbol invisible.

Nacional tiene montada una estructura que nuclea, además de entrenadores y preparadores físicos, a un grupo de psicólogos deportivos, asistentes sociales, nutricionistas y médicos para que la fábrica de Los Céspedes proyecte diamantes en bruto.

"Nosotros en el club tenemos hace años trabajando a dos psicólogos deportivos como Verónica Tute y Damián Benchoam, y una asistente social que es Patricia Romero, que están como soporte logístico de lo que tiene que ver con la educación de los futbolistas. En especial Romero, que trabaja en conjunto con el programa Gol al Futuro, que ya está hace años trabajando en el fútbol juvenil y nos ayudó mucho en el área educativa", dice Espasandín, entrenador del sub 16 de Nacional, y que asumió la coordinación deportiva luego de la salida de Sebastián Taramasco, quien luego de algún tempo en el club renunció para asumir como entrenador de la primera división de Racing.

El programa Gol al Futuro apuesta a una concepción integral de los futbolistas jóvenes y nuclea a más de 3.600 niños y adolescentes, a quienes acompaña para que puedan desarrollarse en el ámbito académico y deportivo de manera paralela. Nacional, al igual que el resto de los clubes, recibe los insumos y recursos humanos del programa de gobierno pero no se queda quieto.

En particular, Nacional tiene un convenio con el liceo Pallotti para los chicos de todas sus divisiones juveniles desde sub 14 hasta sub 19.

"Hay tutorías también proporcionadas por Gol al Futuro con algunas materias específicas para los chicos que presentan dificultades a través de una investigación acerca de las materias bajas. Física, química y matemática son las materias en la que los jóvenes tienen mayores dificultades y hay clases particulares. Las devoluciones que tenemos sobre deserción escolar, cantidad de materias e índices de aprobación son muy positivas y estamos muy contentos", agrega Espasandín.

El trabajo coordinado entre el programa Gol al Futuro y Nacional como club incluye la contemplación en cuanto al cambio de fechas de exámenes, control de asistencias y soporte educativo.

Escolaridad obligatoria

"Una de los temas que tocamos en reuniones con Gol al Futuro es la importancia de que la AUF ponga como obligatorio la escolaridad para poder competir. Nosotros creíamos que era un paso necesario como sacar la ficha médica para poder jugar. Eso se manejó en una época; dijeron que era viable pero quedó trancado. Pero es un paso que la AUF quizás de en algún momento", agrega Espasandín.

La familia: valor central

Por más esfuerzo y recursos que destinen los clubes, hay una realidad incuestionable. Los jugadores juveniles trabajan poco más de dos horas con sus entrenadores y el resto del día están con sus familias, por lo que la transmisión de valores familiares es clave: "Nosotros hablamos con la familia de los chicos y sabemos que tenemos que tener los dos el mismo discurso. Hacemos hincapié en que estudien porque las cifras son muy elocuentes. Son pocos los futbolistas que llegan a primera y luego del retiro tienen que seguir trabajando y son muy pocos los que llegan y hacen una carrera que les permite salvarse. La gran cantidad se queda por el camino y no llegan a ser profesionales. Por eso el mensaje que intentamos darle".

El inteligente marca diferencia

Sarratia, maestro escolar y entrenador de fútbol, está encargado del área metodológica en cuanto a los entrenamientos y destaca las virtudes que tienen los deportistas con una mayor preparación: "Tener un muy buen nivel de estudio no te garantiza una inteligencia que funcione en todas las áreas. En la cancha la capacidad de analizar y decidir se trabaja en la cancha, pero te ayuda si estás entrenando. Es más importante para un equipo tener un jugador que puede pensar y tomar decisiones a uno que no puede hacerlo, pero los jugadores no pueden pensar solo en el fútbol porque, ¿cuántos llegan? Como adultos responsables no podemos pensar solo en el fútbol; hay que prepararlos para el futuro. Yo conocí a chicos como Lizarazu (Vincent, lateral izquierdo Campeón del Mundo con Francia en 1998) y Deschamps (Didier, volante central Campeón del Mundo con Francia en 1998), que eran muy inteligentes y en la cancha entendían todo. Aquí ha pasado lo mismo con Ignacio González, Sebastián Coates, Carlos De Pena, Sebastián Gor
ga, y hay muchos más".

El entrenador francés cree que el trabajo invisible es la clave del éxito: "Las características básicas del fútbol profesional se resumen en la actitud, que es el compañerismo con el grupo; después vienen las cuales técnicas y tácticas, tercero la voluntad de ganar y cuarto, la preparación invisible, todo lo que rodea al fútbol pero no se ve".

Hoy hay un montón de aspectos satélites que exponen a los futbolistas y una preparación integral de los deportistas evita riesgos: "El manejo de la prensa, la alimentación, el descanso, las exigencias son cada vez mayores, y el futbolista profesional tiene que estar capacitado para llevar ese tipo de vida que eligió. Las herramientas que necesita no son solo las del fútbol. Un tema al que le prestamos mucha atención son las redes sociales y organizamos una charla para los chicos con el psicólogo Roberto Balaguer para hablar sobre las consecuencias y el impacto de las redes", agrega Espasandín.

Sarratia insiste en el concepto de formación como aspecto a considerar para el presente y para el futuro: "Tengo el ejemplo de muchos futbolistas profesionales que tuvieron que hacer un curso de nivelación para poder ser entrenadores porque no tenían el nivel y recién ahí se daban cuenta de lo importante que era el estudio y de todo el tiempo que habían perdido". l

Falsa oposición: ¿formar o ganar?

Nacional tiene en su sede social una biblioteca funcionando y en la residencia para jóvenes se están llevando a cabo diferentes obras de refacción para mejorar la infraestructura, poder instalar un espacio funcional a un salón de clases y poder ejecutar un proyecto mayor: "Estamos trabajando en un proyecto junto a Alejandro Lembo como gerente deportivo. Todavía el año curricular no empezó pero queremos seguir creciendo. Nacional fue pionero en todo este tipo de cosas; hace años se viene trabajando en la materia, desde que estaba Daniel Enríquez y ahora con Lembo", cuenta Espasandín.

Alejados de la presión de ganar a cualquier precio, los profesionales de Nacional tienen claro que la formación es el primer escalón del éxito y sabe diferenciar el concepto de niños y potenciales profesionales. "En un deporte de oposición todos queremos ganar. En esa competencia influyen muchos aspectos, pero valorar solo el resultado deportivo no sirve para nada".

Por otro lado, un proceso formativo exitoso se mide de forma cualitativa y muchos jugadores nacidos en Los Céspedes brillan en Europa. "Ver que los jugadores nuestros van a Europa y no vuelven es clave para valorar nuestro trabajo. No me acuerdo cuantos campeonatos de séptima ganamos en este tiempo, pero si se puede ver que Luis Suárez o Gastón Pereiro son figuras en Europa y no vuelven. Que esos jugadores rindan, tengan muestras de cariño con el club y sean afectuosos con la formación que recibieron es nuestra recompensa".

El papel de los dirigentes

En muchos clubes hay un divorcio claro a nivel deportivo entre la estructura de juveniles y la obtención de resultados, pero en Nacional hay una saludable coherencia.

Bari Monzeglio, presidente de las juveniles tricolores, se apoya en el soporte multidisciplinario que tiene el club y baja un mensaje claro al resto de los funcionarios: "Formamos jugadores, Nacional debe tener eso como prioridad, pero eso no significa que no apuntemos a lograr resultados. Lo que nunca se va a invertir es la pirámide, porque si para lograr resultados tenemos que apartarnos del camino de la formación no lo vamos a hacer".

"La presión del resultado no nos llega y con Alejandro tenemos claro que lo importante es formar jugadores para el primer equipo de Nacional. El tema del resultado deportivo no nos va a hacer saltar etapas madurativas de cada jugador", agregó Espasandín.

Consultado sobre la presión que puede sentir los jóvenes al formarse para un equipo grande, Monzeglio agregó: "Formamos jugadores para Nacional, los jugadores tienen que llegar a un primer equipo con todo lo que eso implica. Nosotros también queremos ganar, pero ganar formando. Las redes sociales, los medios partidarios y los hinchas que no conocen generan una presión que afecta, pero el jugador sabe que la camiseta de Nacional pesa y es ganadora".

Populares de la sección

Acerca del autor