El mundo gira en torno a Suárez: así llegó Uruguay a Recife

Uruguay llegó a Recife y toda la atención apuntó al Pistolero
Enviado a Recife, Brasil

Los recuerdos están frescos: ya sea por la Copa de las Confederaciones –en esta misma Recife– en 2013 o el Mundial en unas otras cuantas sedes, Brasil es un territorio conocido para los futboleros uruguayos. Por eso, la llegada a esta sede del nordeste brasileño tiene muchos sentimientos similares a los de hace un año: en particular, la familiaridad de las caras uruguayas, la mayoría de ellos turistas que se mandaron la patriada con tal de ver a Suárez. De hecho, el delantero de Barcelona es en si mismo una síntesis del partido de mañana las 21.45 ante los locales, por la fecha 5 de las Eliminatorias.

El recuerdo de aquellas caretas en Maracaná se volvió a sentir ayer en los alrededores del hotel Courtyard Marriot, donde un grupo de alrededor de 50 uruguayos esperaba a la delegación celeste, a la espera de los cientos que empezarán a llegar en las próximas horas para ver el partido en el Arena Pernambuco.

Embed

Esta vez no había caretas, pero si varias banderas: "Todos somos Suárez", decía una, "El regreso, más depredador que nunca", decía otra. Y eso sin contar los cánticos, que en un 90% eran destinados al salteño. O las preguntas de la prensa brasileña a los hinchas, que en 100% iban dirigidas hacia ese lado. Mitad por el morbo de la sanción sufrida en estas mismas tierras, mitad porque se trata de uno de los delanteros más reconocibles del planeta tierra.

Embed


Embed

La selección celeste arribó ayer, alrededor de la hora 20, a la ciudad de Recife, tras un viaje de cinco horas en vuelo charter. Los dos adelantados de la delegación uruguaya fueron el gerente de seleccicones Eduardo Belza, y el chef Aldo Cauteruccio, que prepararon la avanzada celeste y fueron los primeros en tener contacto con los hinchas. Cauteruccio ya tenía pronta la cena, elaborada en base a pescado.

El ómnibus llegó a la hora 21.25 sin detenerse y por una puerta lateral, por lo que los hinchas que estuvieron largo rato debieron correr desesperadamente cuando se dieron cuenta de la maniobra de los guardias de seguridad brasileños. Unos minutos después, algunos futbolistas bajaron y accedieron a tomarse fotos con hinchas hospedados en el mismo hotel.

Embed

Embed

Calor, pero agradable
Recife esperó a Uruguay con una temperatua elevada, aunque mucho más agradable en la noche, algo clave teniendo en cuenta que el partido se jugará a la hora 21.45. De hecho, eso fue la principal victoria en la previa, ya que la AUF logró mover el partido de las 16 a la noche, con lo que la temperatura se reducirá en varios grados.

Curiosamente, según los lugareños a los que consultó Referí, el temor al mosquito aedes aegypti está en las afueras, más que en el centro de la capital del estado, más allá de que un arroyo con olor nauseabundo apenas ubicado a cuadras del hotel uruguayo llama la atención de los recién llegados.

De todos modos, la sanidad de la selección recomendó a los jugadores la utilización de repelente para protegerse de los mosquitos que transmiten enfermedades. Asimismo, la utilería llevó ropa de manga larga para entrenar por si algún jugador la requiere.

Salida


Una expectativa similar a la de la llegada se vivió unas horas antes en el Aeropuerto de Carrasco. La partida de la selección siempre genera ruido, pero la presencia de Suárez la multiplica.

Ya había pasado durante toda la semana en el Complejo.

A pesar de que ninguna práctica era abierta a los hinchs, cientos de personas –aprovechando las vacaciones de Semana Santa– se instalaron al costado del camino de entrada a la concentración de la selección, soñando con una foto con Suárez. Quizás por eso el cuerpo técnico decidió entrenar en la cancha 1, que se puede ver desde la ruta, para que la gente tuviera al menos un contacto con su ídolo.

El propio Suárez lo dijo el martes en conferencia. "Me encantaría agradecerle a todos uno por uno, pero si no estaría horas".

En el Aeropuerto, ayer, cientos de personas esperaban desde las primeras horas de la tarde a que llegara el plantel seleccionado. Por supuesto, las ovaciones fueron en primer lugar para Suárez, en esta vuelta tras la durísima sanción de dos años que le impuso la FIFA.

El partido

El movimiento matutino de hoy seguramente permitirá confirmar al equipo que paró Tabárez en el entrenamiento de ayer en Montevideo.

Esa integración le da capacidad de marca pero a su vez también buen manejo para un punto clave: la recuperación y el pase rápido a los dos delanteros uruguayos. Como nunca, Cavani, volverá a tener compañía arriba, aunque también es esperable que, por momentos, el Matador se tire a la punta izquierda como quinto volante, algo que ya hizo en otros momentos de la eliminatoria. Ante todo, Tabárez quiere un equipo corto, que se adelante y se retrase en bloque, y pase muy rápido de defensa a ataque. Si lo logra, el peso de Suárez-Cavani –por nombres una de las mejores delanteras que cualquier selección pueda tener hoy en el planeta– puede hacer la diferencia.

No saben si van al estadio

La selección tiene previsto realizar un entrenamiento por la tarde en el Estadio "Ilha do retiro", en las afueras de la ciudad. Además, el cuerpo técnico de Oscar Tabárez no había decidido el miércoles por la noche si este jueves iban a ir a reconocer el campo del estadio en el que se jugará el partido, el Arena Pernambuco. En los últimos viajes de Eliminatorias no lo ha hecho, para dar prioridad al descanso. Además, en Recife el transporte es malo y los traslados demoran mucho.

La delegación de dirigentes

Con los neutrales (Wilmar Valdez, Rafael Fernández, Alejandro Balbi, Ignacio Alonso y Roberto Pastoriza) viajaron el presidente de Nacional José Luis Rodríguez, Hernán Navascués, Raúl Giuria, Carlos Manta, Renzo Gatto y Roberto "Chiqui" García.

Acerca del autor