El mundo acuático se expande

La FINA oficializó en Catar los clavados de altura como sexto deporte

Recostado a la orilla del Golfo Pérsico, rodeado de imponentes jardines y con una araña tamaño transatlántico que enceguece desde el salón principal, el Hotel Ritz-Carlton de Doha, capital de Catar, se ha convertido repentinamente en la casa de la Federación Internacional de Natación (FINA).

Allí, el ente que conduce el uruguayo Julio César Maglione desde 2009, celebra su fiesta anual más importante y anuncia los cambios que marcarán su futuro. “En los tiempos que corren, los deportes están obligados a una permanente modernización y los cambios se tienen que hacer cuando las cosas marchan bien y no esperar a que vayan mal”, anuncia el presidente en una conferencia de prensa donde se pregunta en árabe e inglés.

Es el primer día de la tercera Convención de Deportes Acuáticos (la primera se celebró en Punta del Este en 2012) y el lujo catarí enmarca el momento más importante del año para la natación. Porque en la Convención se divulgan los cambios que se registraron en la asamblea extraordinaria celebrada horas antes, porque el domingo se lleva a cabo la segunda clínica dorada de entrenadores de natación y porque el miércoles arranca la 12°edición del mundial de pileta corta (25 metros).

El cambio más importante fue incorporar oficialmente como sexto deporte en la FINA a los clavados de altura (el high diving). Esta disciplina formó parte del Mundial de Barcelona 2013 y representa una variable para los clavados clásicos donde los deportistas muestran su destreza en trampolín (3 metros) o plataforma (10 metros). En el salto de altura, los hombres se tiran desde una altura de 27 metros y las mujeres de 20. Los clavados de altura se suman así a la natación, el nado en aguas abiertas, el waterpolo, el nado sincronizado y los clavados.

Además, la FINA anunció incorporó en dos deportes la competencia mixta (hombres y mujeres juntos): clavados sincronizados y dueto en nado sincronizado, una modalidad que era exclusiva para mujeres y donde Rusia tiene montado un imperio de belleza estética. “En el próximo mundial (Kazan 2015) ya se empezará a competir en estamos nuevas modalidades mixtas, en los Juegos Olímpicos veremos”, contó Maglione a El Observador. “También aprobamos un código de ética e incorporamos varias normas en conformidad con la WADA (Agencia Mundial Antidopaje)”, dijo el uruguayo.

La FINA quedó compuesta desde el sábado por 207 federaciones luego de que fueran incorporados Gabón, St. Martin y Belice. Los alfombrados y lujosos salones así como los corredores del hotel se transforman en una especie de Naciones Unidas.

Los idiomas y los abrazos se entrecruzan. Unos estadounidenses hablan del negocio de montar piscinas y al lado, dos argentinos, lamentan que un directivo haya gastado en unos pasajes que el organizador del torneo (cerquita, en Paraguay) estaba dispuesto a costear… La hora de la cena llega muy temprano. A la hora 18.15 de Catar, cinco más que en Uruguay. En la mesa que por un momento fue exclusiva de El Observador se sienta una persona que dice ser delegado de Bahamas. Pregunta que tal es el plato de entrada y para ganar su confianza contesto con énfasis: “Good, very good”. Pero al hombre parece no gustarle nada el plato y lo deja por la mitad. El puente de diálogo cortado parece subsanarse con la llegada de la delegación de nadadoras rusas. Pero ni “buenas noches, ni permiso. Ni buen provecho”. Es más, el clima de risas con el que desembarcaron fue abruptamente cortado por la palabra de alguien que tenía pinta de ser el entrenador. Pero no dio ni para averiguarlo.


Fuente: Pablo Benítez, invitado a Doha, Catar

Populares de la sección

Comentarios