El Mundial sub 20, la temporada de los ojeadores

Recorren los estadios, se hospedan en buenos hoteles, tratan de pasar inadvertidos y sacan apuntes de los futuros cracks
Se mueven a sus anchas por los estadios, pero también en los acogedores halls de los hoteles de las selecciones: decenas de discretos agentes, ojeadores y representantes están en Corea del Sur por el Mundial Sub-20 prestos a llevarse a los talentos en ciernes.

Así ocurre por ejemplo en el Shilla Stay de Cheonan, el hotel más bonito de la ciudad, que sirvió de refugio al combinado Sub 20 de Francia durante la fase de grupos.

Dos hombres franceses que superan la cincuentena departen antes de asistir a un nuevo partido. Uno de ellos afirma ser enviado del Paris SG, el otro del Olympique de Marsella, dos potencias del fútbol galo. "Pero nos llevamos bien", sonríen.

Todo ello insistiendo en mantenerse de "incógnito". Sólo confirman haber visto "buenos jugadores" en este Mundial, pero "no grandes jugadores" al nivel de las ediciones pasadas.

Aún recuerdan el Mundial Sub 20 de 2005, en Holanda, en el que el argentino Lionel Messi llamó la atención de todos los ojeadores.

También hacen alusión a la ausencia este año de estrellas como el francés Kylian Mbappé y el mediapunta alemán de 17 años, Kai Havertz, del Bayer Leverkusen.

Los agentes, llegados para representar a sus jugadores, son más elocuentes. Es el caso de Joaquim Batica, especializado en el fútbol costarricense "y por extensión de América Central".

"Más tomados en serio"

Durante este Mundial, "he conocido a muchos ojeadores. En este tipo de torneos uno se encuentra con mucha gente", afirma este agente francés, que asiste al partido entre Honduras y los 'Bleuets'.

"Cuando uno está en una competición que se juega tan lejos como en Corea del Sur, eres tomado más en serio que si te cruzas con alguien en París o en una competición en Francia. Tienes más credibilidad estando en Corea del Sur, ya que demuestra que eres realmente un profesional", prosigue.

Ha visto "buenos jugadores", y una "competición de calidad". "Evidentemente hablamos de un Mundial, así que los mejores jugadores del mundo de la categoría están inscritos con sus países".

En total, según un portavoz de la FIFA, "más de cincuenta clubes o federaciones han enviado representantes a esta Copa del Mundo Sub-20 en Corea del Sur, la mayoría de ellos procedentes de los grandes campeonatos europeos".

Mayor número

"Cada edición aumenta el número de ojeadores. Eso demuestra que el torneo pone de relieve al mismo tiempo a talentos consagrados y a otros dispuestos a demostrar su valía a nivel internacional", se congratula la organización.

En el 'staff' de la selección de Zambia, que ha brillado hasta su derrota en cuartos en el Mundial, reconocen que ha habido contactos con los ojeadores.

Pero no siempre es fácil encontrar el equilibrio entre aislar a los jugadores para que sigan concentrados en la competición, y permitir que se beneficien de la exposición mediática que otorga un Mundial, algo difícil que alcanzar en su país en el caso de los zambianos.

Entre los ojeadores presentes, cierto número sólo acudieron al país asiático para ver la primera fase, con el fin de asistir al mayor número posible de partidos, como es el caso de Thomas Hengen, antiguo defensa alemán reconvertido en cazatalentos para clubes como el West Ham inglés. En cuanto a los jugadores en los que se ha fijado, es un secreto que por el momento se guarda para sí mismo...

Fuente: AFP

Populares de la sección