El Morro vale doble

Danubio fue muy superior a River, pero la categoría de su centrodelantero le dio el triunfo
En el fútbol, hay resultados que se explican por la supremacía colectiva de un equipo y otros por la calidad determinante de algunos jugadores. La victoria del domingo que River Plate logró ante Danubio por 2 a 1 tuvo nombre, apodo y apellido: Santiago "El Morro" García.

Clase, jerarquía y oportunismo fue lo que demostró el centrodelantero darsenero para darle el tercer triunfo al hilo al equipo de Juan Ramón Carrasco y situarlo en la parte alta de la tabla.

El Morro fue la razón de peso que explica el resultado. Danubio fue más que el locatario. No solo porque lo maniató sino porque lo atacó y lo desbordó fácilmente por ambos flancos.

Pero mientras sus delanteros erraron goles abajo del arco, el Morro los hizo en el otro.

Ojo, empezó mejor River porque la velocidad de Martín Alaniz puso en jaque a Agustín Peña y lo hizo jugar amonestado desde el minuto 16.

El partido se jugaba en campo de Danubio a la alta velocidad que propuso el darsenero, pero cuando la pelota saltaba para el otro sector del terreno, Carlos Grossmüller la ponía abajo del pie y embelesaba a todos con su maravillosa cadencia de juego. Y la franja empezó a mostrar sus cartas.

¿Cuáles? Velocidad y explosión de Marcelo Saracchi por izquierda, mucha movilidad de Gonzalo Barreto en todo el frente de ataque y presencia de área de Juan Manuel Olivera que a los 19' ganó en el segundo palo para transformar en gol un gran centro del lateral Federico Ricca.

El tanto sumado al penal que dos minutos después Franco Torgnascioli le atajó a Michael Santos modificaron el trámite.

Danubio pasó de dominado a dominador con un Giovanni Zarfino que cobró peaje en el medio trancando a todo River.

Además, el brasileño leyó muy bien el juego como eje del equipo y desde su distribución, la franja atacó a River por las bandas y lo sometió a un martirio defensivo.

En la segunda mitad del primer tiempo, Saracchi enloqueció al Kily González por la izquierda.

En el complemento, entre Nacho González y Peña superaron en forma sistemática al juvenil Lucas Ruiz por la derecha.

Pero el pecado de Danubio estuvo en la eficacia por el centro del área. Olivera falló solo frente a Nicola Pérez. Barreto, que jugó bien, falló tres veces en la culminación.

Y mientras, el Morro la mandaba a guardar. A los 52' de penal –ante un golerazo que estaba agrandado por atajar uno– y a los 90' de cabeza tras una jugada del manual de Carrasco.

Así lo ganó River que sigue en racha. Y así lo perdió Danubio que hizo méritos para llevarse el triunfo pero ya hace siete partidos que no ve la victoria. Por el Morro.

Embed


Populares de la sección

Acerca del autor