El modelo del éxito pasó a ser alemán

Los aplastantes triunfos de Borussia Dortmund y Bayern Munich ante los estelares Real Madrid y Barcelona son, además de una demostración de poderío futbolístico, el reflejo de la efectiva gestión de la Bundesliga

Canchas llenas, equipos sin balances en rojo, equitativa distribución de los derechos de televisión, fuerza física, cantera renovada. Estos son los pilares sobre los que se asienta el exitoso presente del fútbol alemán.

Borussia Dortmund y Bayern Múnich, que golearon a Real Madrid y Barcelona en los partidos de ida de las semifinales de la Liga de Campeones, son los emblemas que representan el actual modelo de gestión de la Bundesliga.

La poderosa liga alemana, surgida hace 50 años (1963), sufrió en 2002 una profunda crisis cuando quebró Kirch Media, dueña de los derechos de televisación de la Bundesliga y proveedora del 31% del ingreso de los clubes.

Eso llevó a una reestructuración del torneo.

De acuerdo con esa modificación, ahora el 51% de la propiedad de los clubes pertenece a sus socios, excepto Bayern Leverkusen, que es de Bayern, y Wolfsburgo, propiedad de Wolkswagen.

Esto evita el desembarco de empresas o jeques para controlar los clubes. Para el primer caso se establece una excepción para aquellas compañías que durante 20 años hayan mantenido un vínculo estable con una institución.

Como resultado de esta política, los balances de los clubes no arrojan números rojos a diferencia de muchos renombrados equipos de Inglaterra o España, donde se habla de casos de “dopajes administrativos”.

Según cifras que maneja la UEFA, los 18 clubes de la Bundesliga tuvieron utilidades de € 52 millones la última temporada.

Además, el fútbol fue repensado como un espectáculo para el hincha.

Para eso se bajó considerablemente el precio de las entradas a un promedio de € 22 y se redujo la cantidad de venta de abonos anuales de modo de dejar disponibilidad de venta al hincha común.

En la última temporada el 90% de las canchas estuvieron llenas.

Y el comportamiento de los hinchas es ejemplar. Lejos quedaron los tiempos en que la hinchada del propio Borussia Dortmund era de las más racistas de Europa.

Además, el modelo de seguridad actual del fútbol alemán superó en efectividad al inglés de la temprana década de 1990.

Los derechos de televisación se reparten en una forma mucho más equitativa.

Mientras en España, Barcelona y Real Madrid se llevan, cada uno, más de € 150 millones al año, los equipos del fondo de la tabla apenas superan los € 10 millones.

En Alemania, el reparto es mucho más equitativo y eso se traduce en una competencia más equilibrada que la española donde Barça y el Real juegan un torneo aparte con respecto a los 18 elencos restantes.

En Alemania, en cambio, de 2002 a esta parte se sucedieron cinco campeones distintos. 

La cantidad de equipos en el torneo, y esos ya son datos que hacen más a lo futbolístico, es otra diferencia con respecto a la Liga.

En Alemania juegan 18 equipos contra los 20 españoles y la Copa (DFB Pokal) se disputa a una sola ronda contra la ida y revancha de la Copa del Rey.

Comparadas las series semifinales de la Liga de Campeones, tal vez sea esa una de las claves del rendimiento físico de las escuadras.

Aunque eso los alemanes lo traen en el biotipo. Desde siempre han sido máquinas aplanadoras a la hora de jugar al fútbol.

Pero ojo. Bayern y Borussia son mucho más que despliegue físico. Y en eso tiene que ver la renovación de una cantera que se ha dedicado a cultivar talentos. Entre 2007 y 2012 la inversión en formativas creció de € 48 millones a € 70 millones.

Así aparecieron jugadores muy dotados técnicamente como Mario Götze en Borussia Dortmund o Thomas Müller en el Bayern, solo por citar a los más renombrados de los potenciales finalistas de la Champions.

La Bundesliga es para la UEFA el tercer mejor torneo ranqueado detrás de la Premier y la liga española. Ya desplazó al calcio. Pero el modelo de gestión lo tiene todo para seguir creciendo. 


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios