El mito del gol de visitante: con el nuevo sistema se hacen menos goles

¿Ofensivo? El promedio de gol de la Libertadores cayó con la nueva regla
Los partidos de ida de octavos de final de la Copa Libertadores tuvieron una avalancha de 0-0, que coincidió con varios partidos con marcador a cero –o de un solo gol– en la Liga de Campeones. Con eso, se lanzó el debate: ¿qué está pasando en el fútbol internacional? ¿Las defensas están mejorando? ¿El estudio del rival lleva a controlar casi todos sus puntos fuertes? Y un poco más allá: ¿Qué rol está jugando la regla del gol de visitante, creada para favorecer el fútbol ofensivo?

corinthians nacional
El gol del empate de Corinthians en San Pablo, que no le sirvió de nada por la regla del gol de visitante. AFP
El gol del empate de Corinthians en San Pablo, que no le sirvió de nada por la regla del gol de visitante. AFP

Esa regla, que en Europa tiene ya más de 50 años y en Sudamérica 10, se creó con un objetivo: que los equipos visitantes no se refugien a defender su arco, dándoles el premio de que si convierten un gol de visita, y la serie termina empatada, esos goles valdrán doble al final. Eran tiempos en que salir al exterior era una verdadera batalla: arbitrajes localistas, condiciones climáticas duras y partidos de los que raramente llegaban imágenes al país local; la clave era salvar un empate a como diera lugar para definir en casa.

Pero para muchos el sistema ya no tiene sentido. "El problema de la regla del gol de visitante es que, simplemente, no es justo. Hace valer algunos goles más que otros. Si eso generara partidos más interesantes, quizás esa injusticia podría ser tolerada. Pero no lo hace. De hecho, logra lo contrario" opinó Jonathan Wilson, periodista de The Guardian, que investigó el tema.

En ese sentido, apunta Wilson, los tiempos han cambiado dramáticamente. Con la televisión y la globalización, los partidos hoy son vistos por millones de personas, lo que achica –aunque no anula– el riesgo de arbitrariedades. Eso deriva que entre 30% y 35% de los partidos de eliminatorias sean ganados por el equipo visitante. "Incluso si se quisiera argumentar la regla ha funcionado, la idea por la cual fue introducida ha desaparecido", opina Wilson.

Arsene Wenger, uno de los técnicos más destacados de Europa, y cultor del fútbol ofensivo, es una voz de peso en contra de la regla. "Creo que el peso táctico del gol de visitante se ha vuelto demasiado importante. Los locales sacan un empate 0-0 y quedan contentos. Tiene el efecto contrario al buscado originalmente. Favorece defender bien cuando jugás de local".

¿Y por casa?
Los números de la Copa Libertadores también son elocuentes: según un relevamiento de Referí, la regla del gol de visitante logró el efecto contrario en 10 años de aplicación. De 1995 a 2005 (últimos 10 años sin la regla) el promedio fue de 2,5 goles por partido, pero descendió a 2,4 en los 11 años siguientes. Lejos de provocar partidos más ofensivos, la regla generó más cautela de los locales.

La serie de Nacional ante Corinthians en esta Libertadores es un buen ejemplo: el tricolor salió a buscar el partido por la necesidad de sacar una ventaja de local, ante un equipo que no arriesgó en exceso. En los últimos 20 minutos, ambos se dieron cuenta de que era mejor cuidar el cero que salir a buscar un gol y correr el riesgo de recibir uno. Ergo: el final del partido fue muy aburrido. En la vuelta, Nacional pegó primero y estableció durante todo el partido una ventaja clave, producto de sus goles de visitante.

Otro caso fue la serie entre Barcelona y Arsenal en la actual Liga de Campeones. La ida en Londres fue un partidazo, con Arsenal que salió a jugar golpe por golpe y pagó en el segundo tiempo con un 0-2 de local. En la vuelta Neymar anotó a los 18' y obligó a Arsenal a hacer cuatro goles, lo que liquidó una serie que hubiese estado más abierta sin el gol de visitante.

Los defensores de la regla aducen que, sobre todo en los partidos de revancha, un gol visitante obliga a salir al local a buscar desesperadamente un tanto (pasó en Nacional-Corinthians, con los brasileños buscando por todos lados el gol). Pero la realidad nuevamente golpea al mito: el promedio de goles de los partidos de vuelta en los últimos años es menos de un gol superior al de los de ida, y 0,4 inferior a los partidos de vuelta con el viejo sistema.

Gonzalo De los Santos, ex jugador y analista de fútbol en las redes sociales y en Fox Sports, también opinó del tema consultado por Referí. "La nueva regla del gol de visitante es un aspecto a tener en cuenta en los 0-0. Se cuida mucho, se hace mucho hincapié en el primer partido. Ahí es donde realmente se dan las diferencias, positivas o negativas. Y a eso hay que sumarle los aspectos tácticos. En el fútbol actual se hace un gran trabajo de scouting, estudiando a los rivales en debilidades y fortalezas. Eso quita protagonismo al pensar, y al talento. El gol de visitante se potencia con el estudio de los rivales e implica que el partido de ida sea fundamental, y que los equipos estén mas pendientes de cuidar el arco contrario que de hacer un gol", opinó el ex jugador de Peñarol.

La progresión de los promedios de gol de la Libertadores es también interesante: el primer año de aplicación de la regla (2005) el promedio se disparó de 2,4 a 3,5: todos trataban de aprovechar la novedad. Sin embargo, luego cayó a 2,5, promedio similar al de antes del cambio de regla, y que nunca sería superado (cayó incluso hasta 1,8 en 2009, el más bajo en décadas). Los clubes se dieron cuenta del nuevo escenario, que obligaba a ser más cuidadoso de local. Así, con su lógica original vulnerada, y con el efecto contrario al que buscó originalmente, el fútbol tiene una pregunta interesante para los próximos tiempos: ¿es coherente saltear la lógica numérica de los resultados?


1,3
Goles. El promedio de gol de los partidos de ida de octavos de final fue el más bajo de los últimos 21 años en esa instancia.
3,4
Goles. fue el promedio de gol de los partidos de vuelta de octavos de final.

Populares de la sección

Acerca del autor