El método Saralegui

El DT contó las herramientas de trabajo que usó para fortalecer al grupo y zafar del descenso
"Estoy en un asado acá en Artigas, pero si querés charlamos ahora", dice al otro lado de la línea Mario Saralegui. Después de renovar contrato con Liverpool y antes de proyectar lo que se viene, el entrenador graduado en "hierros calientes" reveló algunos secretos de la campaña negriazul que se salvó del descenso con una recta final perfecta en el Torneo Clausura.

Saralegui asumió en el equipo de la Cuchilla cuando estaba hundido en la tabla del descenso. Era la cuarta fecha del Torneo Clausura y el arranque no fue el mejor: perdió 2-0 con Cerro en el Tróccoli.

"Me equivoqué en el arranque por intentar salir a ganar. Los jugadores tenían mucha ansiedad e hice cambios que abrieron al equipo", reconoce Saralegui a Referí.

"Me di cuenta que para atacar primero había que defender bien, además no conocía a muchos jugadores y eso me llevó un tiempo", confiesa.

"Era un hierro caliente, pero si no agarraba yo había otros 50 que iban a agarrar, y yo tenía mucha confianza en mi trabajo", dice.

"Lo primero que hice fue tratar de descomprimir la situación. Lo peor que nos podía pasar era irnos al descenso. ¿Y? ¿Cuál es el drama?".

El artiguense ya lo vivió. Con Progreso en la temporada 2007-2008 (se fue en la quinta fecha del Clausura a Peñarol y al final bajaron), con Central Español en el Clausura 2010 donde solo duró seis partidos (el equipo se salvó con Daniel Sánchez), con Juventud en 2013 (estuvo a un punto de clasificar a la Copa Sudamericana) y con Tacuarembó en 2014 (dirigió seis partidos y no ganó ninguno). Incluso sus dos llegadas a Peñarol (Clausura 2006 y Clausura 2008) se dieron en marcos de profundas crisis deportivas donde supo sacar el equipo adelante.

Saralegui no sabe elegir cuál fue el momento más duro de su breve campaña en Liverpool: "El arranque fue bravo, pero perder 3-0 con Danubio fue un baldazo de agua fría". Pero está seguro que el equipo hizo un clic cuando le ganó a River Plate en Belvedere jugando con 10 un largo tramo del partido: "Ese fue el triunfo más importante porque para mí Juan (Ramón Carrasco) es el mejor, es un crack, un compañero, un amigo. Lo respeto y es un referente".

Liverpool ganó los últimos cuatro partidos al hilo sin recibir goles y se terminó salvando.

Tras ganarle en el Parque Central 2-0 a Nacional, Saralegui le contó a VTV una peculiar forma de trabajo con sus jugadores: "Hicimos una representación de nuestra situación. Algunos jugadores hicieron de hinchada, otros de la prensa y otros de dirigentes".

"Son herramientas que utilizo para el manejo personal y grupal, para trabajar una situación real. Son técnicas de motivación para que el grupo se exprese porque hay cosas que están en el inconsciente grupal. Algunas están arriba de la mesa y otras abajo. A veces en lo grupal se puede idealizar y decir: 'Está todo bien y somos todos amigos' cuando la verdadera tarea del grupo es ganar".

Saralegui cursó entre 2001 y 2004 facultad de psicología y reconoce que la ciencia le ha aportado un montón de herramientas a la hora de manejar los grupos.

La otra gran fuente de su formación, según sus propias palabras, es "el vestuario".

Hoy, con 57 años, no siente que el vestuario de ahora sea peor al de su etapa de jugador. "Son distintos", dice. "La sociedad ha cambiado, la familia ha cambiado y yo me tengo que adaptar a la situación. Si tengo a un jugador que anda con el celular en la mano y está distraído tengo que ver la situación, porque capaz que le está mandando un mensaje a su hija y eso lo re motiva. El vestuario es el mismo solo que es otro mundo el que se vive".

Salvarse ante Nacional y en el Parque le dejó un gusto especial: "La guerra con Nacional tiene 40 años pero le tengo mucho respeto a Nacional y no puedo decir otra cosa que no sea que es un grande. Pero no le tengo miedo a Nacional. Para ese partido el presidente (José Luis Palma) me pidió que no hablara, que me cuidara".

El partido terminó picado porque en determinado momento, Saralegui les dijo a sus jugadores cómo iba el partido de Peñarol ante Juventud: "No grité el gol ni provoqué a nadie. Desde que llegué me putearon todito y por eso me quedé sentado y mi ayudante tuvo que dirigir el partido".

Saralegui renovó contrato con Liverpool de una forma muy particular: sin plazo. "Quedamos con el presidente que mientras yo me sienta cómodo y él satisfecho seguiremos trabajando juntos. Mi idea es quedarme por mucho tiempo", cuenta. Este miércoles ambos se volverá a reunir para armar el Liverpool que se viene.

El presidente

"Palma es un dirigente distinto. Es como es. En los momentos más difíciles me mostró su apoyo. Con él solo tengo que hacer mi trabajo porque no me llama ni me observa; es diferente".

El capitán

"Me encantaría que Junior Arias fuera el 9 de Peñarol, que pueda dar un gran paso en su carrera. Es un guerrero. Después de superar unos problemas en el grupo le di la capitanía y respondió con goles y grandes actuaciones".

La campaña en el negriazul

Fecha Rival Resultado
4ª Cerro 0-1
5ª El Tanque Sisley 0-1
6ª Defensor Sporting 2-1
7ª Fénix 1-1
8ª Sud América 3-0
9ª Racing 3-2
10ª Peñarol 0-1
11ª Danubio 0-3
12ª Rentistas 1-0
13ª River Plate 1-0
14ª Villa Teresa 1-0
15ª Nacional 2-0

Los hierros calientes de Saralegui

Peñarol 2006: Llegó tras el pobre ciclo de Luis Garisto. Dirigió nueve partidos, ganó tres, empató tres y perdió tres. El clásico lo empató 2-2.

Progreso 2007: Llegó en la octava fecha del Apertura 2007 luego de que Ildo Maneiro (que lo había salvado la temporada anterior del descenso) perdiera los primeros siete partidos. Ganó tres, empató dos y perdió tres, incluido un 9-1 ante Danubio). Arrancó el Clausura 2008 con cuatro derrotas y retornó a Peñarol.

Peñarol 2008: Llegó para sustituir a Gustavo Matosas que con un equipo estelar no daba pie en bola. Levó al equipo a la final del Clausura ganándole 5-3 a River Plate y a la final del Uruguayo donde cayó ante el Defensor Sporting del Polilla Da Silva. Ganó el clásico 4-2 y repitió 2-0 en la Liguilla. En el Apertura siguiente, temporada 2008-2009, ganó ocho partidos, empató cuatro y perdió dos, incluido el clásico por 1-0. Se fue en plena pretemporada molesto con Juan Pedro Damiani que lo subrogó cno Julio Ribas.

Central Español 2010: Dirigió cuatro partidos en el arranque del Clausura 2010. Perdió tres, empató dos y le ganó a Defensor Sporting. Lo sustituyó Daniel Sánchez que terminó salvando al equipo del descenso. Saralegui se enfrentó duramente con el entonces presidente palermitano.

Juventud 2013: Llegó para el final del Clausura. Ganó tres partidos (incluido un 2-0 a Nacional), empató dos y perdió uno. El equipo se salvó del descenso y quedó a un punto de ir a la Copa Sudamericana de la que quedó afuera por diferencia de goles.

Tacuarembó 2014: Sustituyó a Jorge Moncecchi en pleno Apertura. En seis partidos empató tres y perdió tres. Para el Clausura lo sustituyó Jorge Castelli.


Populares de la sección

Acerca del autor