El método Gutiérrez

El Guti contó los secretos del exitoso presente de Nacional que vive con los pies en la tierra

"En el fútbol tuve muchos entrenadores y de la experiencia que saqué me di cuenta que hay que ir de frente. Es preferible decirle a un jugador que no lo vas a tener en cuenta que afilarlo. Yo tuve a muchos que me golpeaban la espalda y me decían que era el mejor, que me quedara tranquilo, pero cuando llegaban los partidos iba al banco y ahí el mejor siempre era otro”. Es Álvaro Gutiérrez. Calmo, sereno y reflexivo. El entrenador que agarró un Nacional en ruinas y lo convirtió en gran animador del Torneo Apertura.  

En ese aprendizaje está la base del exitoso presente tricolor. Cuando arrancó la pretemporada, Gutiérrez le fue de frente a todos los jugadores. Y les dijo qué planes tenía para cada uno de ellos.

Sin embargo no marginó a nadie del plantel. Ni los puso a entrenar a un costado ni los mandó a jugar con los botijas a la Tercera.

“Llevamos a todos a la pretemporada y le intentamos dar a todos la misma cantidad de minutos”, reveló a El Observador.

“Después está en cada jugador aprovechar las oportunidades que se le cruzan”, admitió.

Y más allá de que apenas van seis fechas en el Apertura, ese es un signo vital que caracteriza a este Nacional.

El equipo se vio obligado a realizar cambios fecha tras fecha. En la mayoría de los casos por lesión. Pero los que vinieron del banco siempre llegaron con respuestas. Tan buenas –o aún mejores– que las mostradas por los titulares.

“Lo hablé con varios jugadores que en principio no iban a ser titulares y la respuesta de ellos fue romperse el lomo para demostrar que podían estar para jugar. Porque si el jugador se queda, si se deja estar, te está demostrando que vos tenían razón en no tenerlo en tus planes”, explicó el Guti.

Simple sin pose egocéntrica, Gutiérrez explica el momento tricolor en los resultados. “El fútbol son resultados. Por ahora venimos bien, pero falta mucho. Nueve partidos. Si perdés uno ya cambia todo”.

Y Nacional ya perdió. Contra El Tanque Sisley. “Fue porque cometimos dos errores en la salida, pero tuvimos chances como para empatarlo”, explica el entrenador.

Por entonces no se hablaba de otra cosa que los problemas defensivos de Nacional. Pero entró Diego Polenta y asunto solucionado. “Escuché críticas que decían que habíamos traído a un jugador que no estaba en su mejor forma física. Pero yo prefería esperarlo tres partidos a que viniera otro futbolista que colmara nuestro gusto”, explicó.

Polenta le dio solidez a la retaguardia. Pero también orden. La indispensable capacidad de discernir entre reventar la pelota o apoyar con un pase. Era el zaguero “experiente” que quería Gutiérrez. A pesar que solo tiene 22 años.

“Diego se formó en las selecciones uruguayas y tiene unas temporadas jugando en la serie B de Italia. Entonces tiene un caudal de experiencia que no lo tiene cualquier jugador”, afirmó el entrenador tricolor.

El domingo lo espera Wanderers, el vicecampeón uruguayo que arrancó mal el Apertura (dos triunfos por cuatro derrotas). “No sé si ahora que perdieron dos partidos saldrán a plantear un partido ofensivo”, se permitió dudar Gutiérrez.

De todas formas, el estilo de los bohemios –a juzgar por lo que hizo este Nacional que responde mejor de lo que propone– le sienta bien a los albos que ya derrotaron –en forma contundente– las propuestas ofensivas de Defensor Sporting y River Plate.

“Nosotros trabajamos varios conceptos y después aplicamos la estrategia de cada partido en función del rival. Eso nos hace a veces presionar más arriba o pararnos más atrás según las circunstancias”, explicó.

“Estamos abocados al objetivo de ganar el Apertura, pero todavía falta”, admitió el técnico. Nacional viene bien. Y el método Gutiérrez ha sido clave en el levante.    


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios