El mercado ruso pone furioso a Putin

El presidente del país más grande del mundo está que trina con los millonarios desembolsos realizados por los clubes para reforzarse para disputar una liga donde ya juega el mejor pago del planeta

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, gran aficionado al judo y a los deportes de invierno, criticó a los clubes de fútbol rusos por gastar grandes fortunas en el fichaje de jugadores extranjeros.

“Yo mismo a veces los rezongo y hoy mismo, una vez más, lanzo una reprimenda a los dirigentes de las instituciones, pero quiero subrayar que son las compañías y no el Estado las que contratan a los jugadores”, dijo Putin durante una reunión gubernamental.

Putin respondió así a las críticas vertidas durante la reunión contra el gasto de decenas de millones de euros en el fichaje de futbolistas, dinero que podría dedicarse a promover actividades culturales.

Recientemente, Zenit San Petersburgo, la ciudad natal de Putin, contrató al brasileño Hulk y al belga Witsel, de Porto y Benfica respectivamente, por 100 millones de euros, cifra récord para el mercado estival europeo.

La compañía que esponsorea al campeón de la liga rusa es el consorcio de gas Gazprom, que desembolsó en las últimas temporadas grandes cantidades de dinero para convertir a Zenit en el mejor equipo del país.

En la temporada 2007-2008 el equipo ganó la Copa UEFA, ahora denominada Europa League.

“Por otra parte, los amantes del deporte también quieren ver a las estrellas mundiales y, por cierto, no cuando éstas ya se encuentran en su ocaso, sino cuando están en su cima, en plenitud”, agregó Putin.

Precisamente, el futbolista de Zenit Igor Denisov fue separado del equipo por negarse a disputar un partido de liga en protesta por la disparidad salarial entre los dos nuevos fichajes del equipo y el resto del plantel, en el que figuran varios internacionales.

“En Zenit existen magníficos futbolistas que ganaron no menos títulos que los recién llegados. Lo entendería si hubieran venido Messi e Iniesta: ellos merecen, seguramente, cualquier salario”, comentó.

Denisov, volante de la selección rusa, explicó que la columna vertebral del equipo decidió hablar con la directiva sobre el aumento de los salarios, pero que ésta se negó a entablar diálogo al respecto.

“No se trata de que el dinero sea lo primero. Lo principal es la correcta organización del equipo y el respeto a los futbolistas rusos sobre los que siempre se sostuvo el Zenit. Necesitamos extranjeros, ¿pero acaso ellos son mucho mejores que los actuales líderes del equipo como para ganar tres veces más?”, dijo.

La actitud de Denisov fue duramente criticada por la directiva de Zenit y por la prensa local aunque muchos analistas reconocen que el equipo de la antigua capital imperial pagó un precio desorbitado por dos futbolistas que jugaban en la liga portuguesa.

De hecho, desde el fichaje de esos dos futbolistas, Zenit perdió de local ante Térek Grozni (0-2), cayó en Málaga por la fase previa de la Liga de Campeones (3-0) y empató en su visita al modesto Krilie Sovetov (2-2) tras remontar un 0-2.

Después de las cuantiosas cifras pagadas por Hulk y Witsel, el tercer fichaje más caro lo pagó CSKA de Moscú para hacerse de los servicios del defensor central brasileño Mario Figueira Fernandes, quien llegó procedente de Gremio.

También llegó al mercado de los zares el venezolano José Salomón Rondón, el máximo goleador de Málaga en las dos últimas temporadas con 26 anotaciones.

A Rondón lo pagaron en 10 millones de euros lo que lo convirtió en el venezolano más costoso de la historia superando a Juan Arango.

Así se mueve el mercado ruso. Por eso se enoja Putin.


Populares de la sección

Comentarios