El más lindo de los batacazos

El equipo de Juan Verzeri le ganó a España –nunca se le había vencido en ninguna categoría– 1-0 en el alargue y se metió en las semifinales luego de 14 años sin conseguirlo

Bursa volvió a sonreírle a Uruguay como en la fase de grupos.  El equipo de Juan Verzeri dejó por el camino nada menos que al vigente campeón europeo sub 19 –no hay sub 20 en el viejo continente– y también al actual campeón sub 21 –lo ganó el pasado 18 de junio con Julen Lopetegui de técnico, el mismo que el sábado perdió su primer encuentro de 30 dirigidos con la rojita– luego de un compromiso intenso, como se esperaba en lo previo.

Un frentazo de Felipe Avenatti a los pocos minutos de ingresar a la cancha en pleno alargue, luego de un córner perfecto de Giorgian De Arrascaeta le dio la ventaja y el triunfo a los celestes.

Uruguay fue un equipo aguerrido que jugó con el error del rival. Lo hizo de contragolpe sabiendo que España es un combinado de cuidado, de lo más granado que tiene (tenía) este Mundial de Turquía.

El primer tiempo fue parejo pero siempre la pelota –como parece ser ley cuando juega un seleccionado uruguayo– la tenía el adversario. No obstante, al conjunto europeo le faltó más profundidad para llegar con mayor peligro al arco bien custodiado por Guillermo De Amores, quien salvó en un par de ocasiones notablemente el gol rival.

Diego Laxalt apareció como la figura más clara del equipo de Verzeri en esa primera parte, con Nicolás López muy solo arriba, pero que igualmente se las ingeniaba para complicar.

En España, en tanto, no funcionó la figura de Real Madrid, el delantero Jesé, quien fue muy bien marcado por los zagueros uruguayos.

Para ello, cabe resaltar un capítulo aparte para José María Giménez quien demostró por qué ya lo fichó Atlético de Madrid. El zaguero celeste fue una de las principales figuras en un partido trascendente.

El segundo tiempo fue más tedioso. No hubo demasiadas jugadas de riesgo salvo un gol cantado que erró Jesé y cuando terminaba el encuentro, un cabezazo hacia atrás de Diego Rolan, quien había ingresado por Acevedo, hizo que el arquero Sotres se extremara con una atajada notable y cuando cayó, se golpeó la nariz contra el palo fracturándosela, por lo que debió salir.

Así se fue a un alargue interesante en el que Uruguay se puso en ventaja y España sacó lo mejor para ir en pos de un empate que no llegó por la buena defensa celeste y por yerros propios.

Un párrafo aparte para Verzeri quien hace poco tiempo clasificó a Uruguay a los Juegos Olímpicos tras 84 años y el sábado consiguió meter a la selección en las semifinales del Mundial luego de 14 años y por primera vez logró ganarle a España en una categoría.

Uruguay dio una clase de humildad y oportunismo, y, de esa forma, en otro torneo estará hasta el final. Y mantiene una esperanza gigante.


Populares de la sección

Comentarios