El mago que raspa

Sebastián Rodríguez, volante de Liverpool, la deja chiquita abajo de la suela con las mismas ganas con las que marca

Sebastián tenía cinco años cuando un equipo de Danubio con niños de ocho se presentó a jugar un amistoso contra Salinas FC. Cuando terminó el partido, los entrenadores de la franja fueron derechito a hablar con su padre para llevárselo. Así comenzó la carrera de "Cabecita" Rodríguez, uno de los mejores volantes mixtos de la temporada y una de las figuras en las que Liverpool cifra esperanzas para mantener la categoría.

"De chico siempre me gustó entreverarme con los grandes y si había roce, mejor", le contó a Referí Rodríguez, un auténtico tapado para el fútbol uruguayo.

Es que tras hacer todas las formativas en Danubio, debutar en el último partido del Apertura 2010, jugar el Clausura 2011 y pasar por la selección sub 17, se fue con 18 años a España.

Ahí estuvo tres temporadas en la filial de Almería, que jugaba en la tercera división, y la pasada temporada militó en Locarno de Suiza, también en tercera categoría.

El currículum no dice mucho. Pero lo que habla fecha a fecha en el torneo local es su talento. Rodríguez juega de doble cinco y cada vez que pone la pelota abajo del pie hace magia. Pasa bien, tiene muy buena pegada y un gran despliegue físico para trabajar en la recuperación, tal como le demanda su puesto.

El domingo en el triunfo de Liverpool ante River Plate fue la figura del partido: "Fue una victoria espectacular porque la logramos con 10 hombres", expresó.

"River es un gran equipo, la idea era contenerlos en el primer tiempo para salir a atacarlos en el segundo, pero ahí nos expulsaron a (Gustavo) Aprile y hubo que hacer el doble de trabajo físico para atacar con dos puntas", contó.

Rodríguez le dio el pase de gol a Junior Arias a los 78'. "Fue una jugada en la que el Facha (Diego Ferreira) recuperó, me la dio y subió por izquierda. Pensé que iba a pegarle hasta que no le quedó ángulo, entonces me mostré. Ahí Junior me marcó el pase en forma notable", dijo con modestia.

"Junior es de los delanteros con los que me gusta jugar. Aunque le des un mal pase va y las pelea todas", expresó.

Durante el primer tiempo del partido, el juez Esteban Ostojich no vio un penal a favor de River por mano del zaguero Martín Díaz. ¿Fue favorecido el negriazul? "No, porque a los 10' del segundo tiempo nos echaron a un jugador", contestó.

Y después hizo una profunda reflexión que contrasta brutalmente con las actuales movidas de los dirigentes que plantan batallas en los escritorios. Rodríguez, que tiene 23 años, opinó: "A mí me gusta el fútbol y me gustan los equipos que proponen, que intentan mejorar. Es de hipócritas quejarse en el fútbol; siempre hay errores, a veces te favorecen, a veces te perjudican, juegues en un cuadro grande o en uno chico. Los errores hay que dejar que corran y la atención hay que ponerla en mejorar la forma de jugar".

Rodríguez nació en Montevideo pero siempre vivió en Salinas. En Danubio formó una camada espectacular desde la Séptima dirigida por Gustavo Machaín junto a Salvador Ichazo, Diego Polenta, Gastón Camaño, Ignacio Avilés, Gonzalo Barreto y Sebastián Gallegos.

Esa fue la base de la sub 17 que en Chile 2009 fue tercera y en el Mundial de Egipto llegó a cuartos de final siendo eliminada en penales por la España de Isco (Real Madrid), Koke (Atlético de Madrid) y Álvaro Morata (Juventus).

La celeste fue su pasaporte a Europa, aunque ahí Rodríguez no pudo despegar. "En España gané mucho en juego y velocidad para hacer circular la pelota y desmarcarme. Mi pasaje por Suiza me dio aplicación táctica para defender, orden y concentración", sostuvo.

A Liverpool llegó para seguir en rodaje sumando minutos. "El cuadro estaba armado y Juan Verzeri aceptó probarme sin compromiso". Y ahí está el Cabecita. Inamovible del equipo titular.

La carrera

Debutó en la última fecha del Apertura 2010 y alternó en el Clausura 2011 cuando lo fichó Almería. Estuvo en la filial de 2011 a 2014 cuando se fue a Locarno de Suiza. El año pasado desembarcó en Liverpool.

Las cifras

9 Partidos. Fueron los que jugó en Danubio en la temporada 2010-2011. En seis de ellos fue titular.

72 Encuentros. Jugó en la filial de Almería donde anotó cuatro goles. No llegó a debutar en el primer equipo.

24 Partidos. Son los que lleva en Liverpool donde se mantuvo titular con tres entrenadores distintos. Marcó un gol.

El presente en Liverpool

"Mario (Saralegui) tuvo la virtud de hacernos jugar como una familia, nos aportó humildad y nos hizo sentir confianza en el compañero. Lo logró con mucha charla y además trabaja mucho en lo táctico, en cancha. Con Juan (Verzeri) arrancamos muy bien y después tuvimos una mala racha. Con Gabriel (Oroza) arrancamos bien pero después no nos fue bien".

Sus entrenadores, de Matosas a Gracia

"Si elijo un técnico que me marcó fue Gustavo Matosas. Con 15 años me hacía entrenar en Primera, me ponía en el medio y se ponía a gritarme que controlara la pelota con un pie y la pasara con el otro. Parece un tipo agresivo pero logra sacar lo mejor de uno, hay que ser inteligente. En 2010 me hizo debutar en Primera. Dos días después de irse del club me llamó, me felicitó por el partido que jugué contra Central Español y me dijo que tenía que haberme hecho jugar antes. Eduardo Acevedo me dio continuidad. En Almería lo tuve a Javi Gracia que ahora dirige a Málaga y tiene un estilo similar al de Matosas".


Populares de la sección

Acerca del autor