El Loco de los clásicos

El minuano sumará el domingo a su impresionante currículum un Rosario Central-Newell’s

Clásicos en el Centenario, en el Maracaná, en la Bombonera, en el Monumental, en el Azteca y hasta en Galicia. El recorrido futbolístico de Sebastián Abreu lo ha llevado por el mundo a disputar enfrentamientos riquísimos en historia. Y el Loco siempre ha tenido chapa de protagonista.

El domingo, en el Rosario Central-Newell’s Old Boys sumará presencia en otro encuentro de gran tradición en Argentina.

El partido se jugará en el Gigante de Arroyito –la cancha de Central, el equipo de Abreu–, sin público visitante y a la hora 17.10 de Uruguay.

Hace más de tres años y medio que los tradicionales rivales de Rosario no juegan entre sí, ya que Central recién retornó a la máxima categoría esta temporada.

“Soy un privilegiado de jugar uno de los partidos más tradicionales de Argentina”, le dijo Abreu al programa 90 Minutos que se emite por Fox Sports.

La charla se produjo en la previa al clásico entre Uruguay y Argentina por las Eliminatorias.

Abreu, que el jueves cumplió 37 años, manifestó su deseo de recuperar su lugar en la selección, “pero se vuelve jugando no hablando”, dijo.

Y la charla derivó en su impresionante historial de clásicos disputados con varias camisetas.

Según Abreu todo empezó con Defensor Sporting (equipo en el que debutó en Primera en 1994) con Danubio, un partido que en realidad no es un clásico, pero donde ambas instituciones tienen una gran rivalidad que viene de las etapas de juveniles.

El 15 de setiembre de 1996, el Loco se calzó por primera vez la camiseta de San Lorenzo.

Fue en la Bombonera ante Boca Juniors y en el segundo tiempo anotó el gol de su equipo (empataron 1-1) con una media vuelta en el área tras un tiro de esquina.

Uno de los panelistas del programa de Fox es Carlos “Cai” Aimar, entonces entrenador de San Lorenzo.

Abreu recordó el momento con su particular estilo: “Yo no sabía nada que iba a jugar y cuando estábamos en el vestuario el hombre da el equipo y dice: ‘Arriba el uruguayo’. ¡Me cagué hasta las patas! Los primeros 10 minutos no sabía ni dónde estaba parado, se me movía todo. Por suerte me bancó y no me cambió para el segundo tiempo donde hice el gol”.

A Huracán, el verdadero clásico rival de San Lorenzo, Abreu le hizo varios tantos. El del Clausura de 1996 fue espectacular: dos enganches en el área para después picarla al segundo palo.

Con la camiseta del Ciclón también le marcó a Racing y a Independiente.

En el fútbol mexicano hizo destrozos. Con las camisetas de Tecos, Cruz Azul, América, Monterrey, San Luis y Tigres supo dejarle la marca a los tradicionales rivales.

También jugó en Dorados de Sinaloa –compartió equipo con Pep Guardiola–, un cuadro que tiene como clásico del noroeste a Xolos de Tijuana, equipo al que no enfrentó en su pasaje por el club.

En su paso por España, en Deportivo La Coruña, se midió ante Celta de Vigo aunque no anotó. Con Gremio no jugó ante Inter.

Tuvo cuatro períodos distintos con la camiseta de Nacional, el club de sus amores, y en el único que no marcó fue en el de este año.

Antes le había anotado ocho tantos a los aurinegros, siete por partidos oficiales.

Con River le hizo goles a Boca Juniors y también a San Lorenzo. 

En su pasaje por el fútbol de Brasil, le marcó a Vasco da Gama, Fluminense y Flamengo con la casaca de Botafogo.

Y ahora quiere meterla ante los leprosos. 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios