El laboratorio del Loco Bielsa

En Olympique de Marsella, líder de la Ligue 1 francesa, el Método del reputado técnico argentino, no se circunscribe exclusivamente a la parte táctica, sino también a innovadoras aplicaciones tecnológicas

Con repeticiones incansables y largas charlas tácticas, el “Método Bielsa”, que hizo a Olympique de Marsella campeón de otoño en Francia, dista de ser algo obsoleto, ya que se apoya en los últimos conocimientos científicos para ayudar al desempeño de sus jugadores.

Se ha convertido en un hábito que en cada entrenamiento los futbolistas marselleses lleven un chaleco poco elegante pero que encierra un monstruo tecnológico.

GPS, girómetro, acelerómetro... “Esta caja mide sus desplazamientos, sus movimientos, la intensidad de sus esfuerzos”, explicó Paul Boanas, jefe de la sección de Europa de la compañía Catapult Sports, que construye, por € 2.700 la unidad, este aparato para el Marsella. “Permite por ejemplo ver el tiempo que se pasa en el aire en cada salto o las estiradas de los arqueros”, agregó Boanas.

Olympique, como Milan, la selección sueca de fútbol o Clermont y Toulon de rugby, según la página web de la empresa, almacenan después los datos para medir mejor el nivel de forma o el aporte en el juego de los futbolistas.

“Eso permite monitorizar las zonas de juegos, pero también verificar el nivel de forma de los deportistas, asegurar que no se exprimen demasiado en los entrenamientos y llegar fatigados al partido, o incluso dar la señal de alarma en caso de lesión, si la carga de trabajo es muy elevada”, prosiguió el empresario.

Carreras y posesión
La capacidad de resistencia física es algo esencial en el fútbol moderno, y una ventaja más en el sistema de juego dispuesto por Marcelo Bielsa, construido a base de posesión, repetición de esfuerzos y de agresividad sobre el portador del balón.

“Ningún equipo ha corrido tanto como el Marsella desde el inicio del campeonato”, apuntó el técnico argentino antes de batir al Lille el domingo 21 en el Velodrome. Las estadísticas de la LFP desvelan otra realidad: en sus 19 partidos de la primera vuelta, el Marsella siempre ha tenido más el balón que su rival, incluido el Paris Saint-Germain, con una media del 56,7% de posesión, que asciende a 59,6% en los últimos cinco partidos.

Para permitir semejante desgaste de energía en los partidos, los jugadores hacen un gran trabajo en el campo de entrenamiento.

A principios de diciembre, Florian Thauvin explicó que sus actuaciones deslucidas del principio de la temporada se debieron a un problema físico: su cuerpo “no estaba listo para asumir todos los esfuerzos” exigidos por Bielsa, y necesitó “un poco de tiempo” para adaptarse.

Para solucionar esto, Marsella fichó en junio, a petición de Bielsa, al belga Jan Van Winckel en el puesto de preparador físico. Tras pasar por el club saudí Al-Ahli, este universitario es sobre todo autor de un libro sobre la puesta en práctica de los conocimientos científicos en el fútbol (Fitness in Soccer) y cofundador de Topsportlab, una empresa especializada en la gestión de esfuerzos.

Y, pese a que no es posible establecer el efecto directo, hay que reconocer que Marsella ha sufrido pocos contratiempos físicos importantes, al contrario que otras formaciones de la Ligue 1.

Trabajo de hormiga
Esta “solidez” del equipo es también la consecuencia de una racionalización de los esfuerzos, que es donde entra el video.

“En cuanto al análisis de video, Bielsa ha llegado con sus propios métodos y lógicas”, explicó Thomas Schmider, director ejecutivo de Prozone-Amisco, socio desde hace tiempo de Marsella y que se sirve del video para recopilar estadísticas en los partidos.

Pero el objetivo es parecido al de Amisco ya que “es en un partido donde los esfuerzos son más intensos, donde los cambios de sistema de juego son más frecuentes y rápidos o donde se producen la mayoría de las lesiones”, explica Schmider.

Como los jugadores no pueden llevar un GPS, son las cámaras las encargadas de registrar sus movimientos. Antes de ser recopiladas para ser revisadas, por los jugadores y Bielsa, para corregir errores de movimiento y de elecciones ofensivas.

 


Fuente: AFP

Populares de la sección

Comentarios