El laberinto de Munúa: ¿dónde está el Nacional del arranque del Apertura?

En el primer clásico del verano el juego tricolor estuvo lejos del que pretende su entrenador

El comienzo de año para Nacional y para su entrenador Gustavo Munúa siguió en la misma línea con el que finalizó 2015, cuando los tricolores, tras un buen inicio del Torneo Apertura comenzaron a desdibujarse hasta perder la punta de la tabla y cederle el campeonato a su rival de todas las horas.

El primer clásico del verano, que, es cierto, se trata de un primer test con pocos días de entrenamientos previos y con los físicos toscos del arranque de la pretemporada, no mostró señales de cambios ni de mejoras en el planteo del técnico.

Antes del partido del jueves, Munúa había declarado que su intención en estos primeros encuentros era recuperar el juego que había mostrado en aquellos partidos. Lo que mostró en el clásico estuvo lejos de aquel juego, incluso quizás más alejado de lo que había finalizado el Apertura cuando logró algunos triunfos que le permitieron seguir en la pelea del certamen.

Idea difusa

Desde que tomó el equipo de Nacional, Munúa priorizó la posesión de pelota en la que los tricolores volvían a ser protagonistas del juego, una propuesta diferente a la que practicaba su antecesor, Álvaro Gutiérrez, quien cedía el balón y lastimaba de contragolpe.

En la cancha, para aplicar su idea, el DT comenzó con un planteo 4-2-3-1, que con el correr de los partidos pasó a 4-3-3 o 4-3-1-2.

Pero en el clásico del Apertura llamó la atención al realizar un planteo más conservador, un 4-4-2, con cuatro jugadores de marca en el medio. Casi le da resultado: ganaban 1-0 y el empate aurinegro llegó a falta de 10 minutos.

Ahora, en el duelo de la Bandes, el técnico volvió a colocar una línea de cuatro en el medio, pero con tres jugadores de marca más Leandro Barcia, delantero que se volcó hacia la banda izquierda, por la que llegó a anotar el gol tricolor, que después volvió a ser empatado por los carboneros.

Le dio el protagonismo a Peñarol y –cómo intentaba Gutiérrez- recurrió a recuperar y pasar rápido al ataque en velocidad. Iván Alonso estuvo bien como pivot, pero no tuvo prácticamente ninguna situación de peligro para definir él.

En lo ofensivo, cuando pasó a jugar 4-3-3 con el ingreso de Nacho González por Sebastián Eguren, hubo un par de jugadas colectivas en ataque, instalados en cancha rival y no de contragolpe, que mostraron algo de lo que pretende Munúa.

Pero en líneas generales, Peñarol fue el que dominó y estuvo más cerca del llevarse el triunfo en los 90 minutos, ante una defensa de Nacional que volvió a mostrarse pasiva en varias jugadas aéreas, entre ellas la del gol carbonero.

¿Cambió la presión?

Al clásico del pasado jueves era Peñarol y más precisamente Pablo Bengoechea el que llegaba con la presión, por no haber ganado aún ningún clásico –sigue sin hacerlo en los 90 minutos de juego- y por el pedido que le había hecho el presidente Juan Pedro Damiani de no regalarse.

Ahora la presión quedó más equilibrada. Los carboneros jugaron sin tres de sus pilares –Diego Forlán, Marcelo Zalayeta y Carlos Valdez- y pese a eso igualaron ante un equipo tricolor que puso casi los mismo once del equipo del Apertura.

El miércoles volverán a verse las caras –se espera que ambos equipos pongan los mejores hombres a disposición- y Munúa, que empató sus dos clásicos como DT, tendrá una nueva oportunidad para comenzar a salir del laberinto y lograr su primer triunfo ante el tradicional rival, lo que le dará tranquilidad. De lo contrario, comenzará las competiciones oficiales con una carga adicional.

Apuntes tricolores

Munúa: "Apuntamos a febrero"

El entrenador de Nacional, Gustavo Munúa, manifestó que el objetivo tricolor en estos torneos de verano es llegar en las mejores condiciones al segundo mes del año, cuando comience la actividad oficial. "Apuntamos a febrero", sostuvo en la conferencia de prensa del sábado tras el partido que los albos le ganaron 1-0 a Banfield. "Recién estamos arrancando, estamos evaluando y a partir de esa evaluación veremos cómo vamos a encarar el clásico del próximo torneo", dijo el DT sobre el partido de este miércoles. Munúa también fue consultado por Nicolás López, con quien ya habló. "Lo vi muy contento, muy ilusionado con este semestre, yo estoy muy contento con la incorporación de él. Ojalá que se adapte rápidamente a nuestro modelo de juego para hacer un Nacional muy competitivo este año". El DT no confirmó si lo podrá utilizar el miércoles. "Nicolás llegó pronto, viene de competir en España, viene con ritmo de Europa", señaló. "Y a los otros que se incorporaron vamos a ver cuándo podemos ir incorporándolos en algún torneo de preparación", indicó el técnico de Nacional.

Diente a Los Céspedes

Para hoy se espera que Nicolás López se sume a los entrenamientos de Nacional. El delantero llega tras su paso en Granada, donde jugó su último partido el pasado 30 de diciembre, cuando fue titular en los primeros 45 minutos ante Las Palmas, encuentro en el que cayeron por 4-1. El atacante de 22 años se mantuvo entrenando en el club pero no fue tenido en cuenta por su entrenador. Su estado físico determinará si entra en la convocatoria para el clásico del miércoles, en el que puede debutar en su segundo ciclo en los tricolores.


Populares de la sección

Acerca del autor