El karma de proponer

Peñarol se siente cómodo esperando para jugar de contragolpe, como ante Danubio; cuando tiene que salir a atacar, como ante Rentistas, se condena a sufrir

Lo de Danubio fue un espejismo. O un partido donde Peñarol jugó como más le conviene: arropado en el fondo y saliendo rápido de contragolpe. Pero hay pocos encuentros a nivel local donde el aurinegro puede jugar de esa forma. Porque ante la mayoría de sus rivales –como Rentistas– Peñarol tiene que atacar, proponer. Y esa carga se transforma en sufrimiento y suplicio. En un karma.

El bicho colorado lo dejó en evidencia. Lo esperó, le dio terreno y pelota y ante la alarmante falta de ideas del rival se fue animando y terminó ganando 2-1 para dejar a Peñarol sin invicto en un partido atrasado por la tercera fecha del Torneo Clausura.

El primer tiempo fue muy pobre. Rentistas acumuló piernas en la retaguardia con cinco volantes de marca esparcidos por todo el ancho del campo y por adelante de sus tres zagueros.

Sin embargo, le dejó tres puntas arriba, con la esperanza de quedar mano a mano con los tres del fondo aurinegro. Más por acciones fortuitas que por coordinaciones programadas.  

Así y todo le llevó peligro. Primero con un saque de banda que causó pánico y más tarde –la más clara– en una contra que surgió a partir de un tiro libre rival.

La acción es un buen resumen de lo mal que jugaron los dos en el primer tiempo: Peñarol quiso hacer una jugada de pizarrón, pero se quedó sin tiza. Y Rentistas salió rápido con un pase en profundidad que dejó a Octavio Rivero con todo el terreno despejado para el mano a mano con Castillo.

Pero al hombre se le dio por enganchar antes de llegar al área y después de definir alto y potente cuando la jugada pedía que la picara.

¿Peñarol en ataque? Pura pelota quieta. Esa insoportable dependencia. Un centro que Valdez no pudo conectar en el segundo palo, otro que Zalayeta cabeceó llovido y que Reyes sacó al córner y en esa ejecución ganó Bizera con un cabezazo desviado.

Nada más. El doble cinco –esa función clave para sacar la pelota limpia del medio– se mostró muy impreciso en la distribución.

Novick fue una sombra: las pasó todas mal y recuperó pocas. El juvenil Nandez fue más ganas e impulso que orden y cabeza.

Así, los carrileros no se soltaron nunca y Pacheco fue enganche de dos piezas disociadas (Zalayeta y Jonathan Rodríguez) para conformar un trío que nunca conectó.

Pero si lo de Peñarol fue pobre en el primer tiempo, en el segundo tuvo un solo mérito: superarse en defectos. Fue doloroso a la vista y al alma.

A las falencias ofensivas le sumó groseros fallos en defensa, como en la jugada del primer gol, donde Sebastián Vázquez tuvo tiempo y espacio de sobra para rematar de afuera del área para vencer a Castillo con un remate ni muy potente ni muy esquinado.

Ahí el desconcierto aurinegro se potenció y Fossati empezó a echar mano al banco en busca de medidas desesperadas.

Pero el equipo siguió sin generar. Ni aun de pelota quieta. Ni siquiera con un apagón de 16 minutos de por medio.

Octavio Rivero lo liquidó en una contra mortífera con una gran combinación a un toque.  

Recién en ese momento Peñarol generó sus chances. Con un par de tiros (Hurtado y el Japo Rodríguez) y un desborde de Baltasar Silva que Zalayeta logró embocar para descontar. Nada más que eso.  

La ropa de candidato que se había calzado cuatro días antes al ganar en Jardines se ensució. Y pide tintorería.

La ficha
Peñarol 1-2 Rentistas
Peñarol: Juan Castillo, Carlos Valdez, Joe Bizera, Gonzalo Viera; Baltasar Silva, Marcel Novick, Nahitan Nandez, Jorge Rodríguez; Antonio Pacheco; Marcelo Zalayeta y Jonathan Rodríguez. DT: Jorge Fossati    
Rentistas: Guillermo Reyes, Cafú, Sebastián Ramírez, Sebastián Sellanes; Miguel Márquez, Gonzalo Bazallo, Sebastián Vázquez, Bruno Piñatares; Marcelo Fernández, Octavio Rivero    y Danilo Cóccaro. DT: Adolfo Barán    
Cambios en Peñarol: 75’ Emiliano Albín (4) x N. Nandez, 80’ Javier Toledo (5) x Jonathan Rodríguez y 85’ Paolo Hurtado (5) x G. Viera –lesionado–
Cambios en Rentistas: 90’ + 7’ Marcelo Lacerda (5) x D. Cóccaro, 90’ + 11’ Renzo López x M. Fernández y 90’ + 18’ Facundo Moreira x M. Márquez
Cancha: Estadio Centenario
Juez: Darío Ubriaco
Goles: 79’ S. Vázquez (R), 90’ + 4’ O. Rivero(R), 90’ + 17’ M. Zalayeta
Amarillas: Nandez, Jorge Rodríguez (P); Vázquez, Cafú, Bazallo, Lacerda, Rivero 2 (R)
Expulsado: 90’ + 19’ O. Rivero (R)  



Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios