El juego de las diferencias

El partido entre Peñarol y Tacuarembó expondrá las distancias entre un equipo que busca el campeonato y otro que lucha por no desaparecer

Si bien comenzó el Clausura a pura sonrisa con dos triunfos en dos presentaciones que le garantizan el puntaje perfecto y la ilusión de un torneo corto para luchar por las finales, el hincha de Peñarol tiene otro motivo para festejar, ya que Carlos Valdez volverá al equipo titular.

El popular Hormiga, quien se sumó más tarde a la pretemporada porque su representante no había solucionado su renovación contractual, se puso a punto desde lo físico y le manifestó al propio Pablo Bengoechea sus ganas de volver a jugar luego de los minutos que le tocó disputar en la victoria ante Juventud.

Un choque fortuito con un compañero en la práctica del miércoles, sacó a Joe Bizera del radar y aceleró la inclusión de Valdez como titular.

El resto del equipo se recita de memoria: Pablo Migliore, Andrés Rodales, Valdez, Emilio MacEachen, Diogo; Jonathan Urretaviscaya, Jonathan Sandoval, Luis Aguiar, Jorge Rodríguez; Antonio Pacheco y Marcelo Zalayeta.

Si hay una palabra que se repite en Peñarol desde que llegó Bengoechea es “planificación”, y a ese cronograma de actividades se adaptó el plantel y la dirigencia.

De ahí el rechazo a la propuesta de jugar con Flamengo, de ahí a que no importaran los resultados adversos de los clásicos de verano, de ahí a no pedir jugadores de relleno ni apurar la recuperación de algún lesionado.

La chapa de ídolo de Bengoechea calmó las aguas y descomprimió el tenso ambiente que quedó luego del Apertura.

El técnico se hace responsable cuando las cosas no salen y elogia al plantel cuando la pelota va a dormir al fondo de la red.

Esa manera de manejar al grupo y la tranquilidad que dan los dos resultados positivos cambiaron varias caras en Los Aromos.

El sábado tendrá la obligación natural de ganar, pero el clima es otro y hay ganas de vivir la fiesta en el interior del país.

Si hay un equipo que sufre desde antes que comience el campeonato es Tacuarembó. Los del norte del país estuvieron hasta último momento sin la certeza sobre su participación producto de que los haberes impagos se acumulaban y varios jugadores que estuvieron en el Torneo Apertura decidieron rescindir sus contratos y alejarse de la institución.

Con 10 jugadores menos, apelando a chicos de la zona que querían hacer sus primeras armas en Primera División y con un solo partido de pretemporada producto de que empezaron muy tarde, el equipo de Jorge Castelli buscará hacer pesar la condición de visitante de Peñarol en una cancha diferente al Centenario y emparejar el trámite para poder rescatar algún punto.

En ese sentido, el entrenador confirmó el equipo con Jonathan Deniz; Carlos Dutra, Óscar Padula Castro, Felipe Carvalho, Marcos González; Nicolás Fagúndez, Sebastián Assis, Cristian Maciel, Esteban González; Octavo Siqueira y Aldo Díaz.

Con un dibujo táctico 4-4-2, la estrategia de Tacuarembó será apretar a Peñarol en la mitad de la cancha y no dejar jugar a los volantes que se encargan de armar los circuitos.

Tacuarembó sabe que Peñarol no es su rival en el torneo, que las aspiraciones de uno y otro equipo son diametralmente opuestas y que el gran objetivo es mantener la categoría.

“La obligación de ganar la tiene Peñarol y sin dudas que es favorito pero esto es fútbol. De diez partidos, nos tiene que ganar nueve y ese uno que sobra, esperemos que sea el del sábado. Estamos tan necesitados de sumar puntos como lo está Peñarol que cuenta con armas letales en ataque, experiencia, calidad, juego y tiene todo para llevarse el triunfo. El nuestro es un equipo compacto, utilitario, humilde y que sabe todo lo que está en juego. Nuestro rival no es Peñarol, pero si podemos sumar algún punto bienvenido sea”, dijo el entrenador Jorge Castelli al programa Hombres de Fútbol.

Todo dicho.


Populares de la sección

Comentarios