El instinto de Arismendi

"Estaba convencido de que iba a hacer un buen partido”, dijo el Mama en su retorno

Para Diego Arismendi el 2014 tenía color oscuro. En enero estuvo detenido por los incidentes que protagonizó en el clásico de verano ante jugadores de Peñarol. En abril estuvo en cancha en la dolorosa derrota 5-0 ante los aurinegros. Y hace un par de semanas debió cumplir arresto domiciliario por salir del país sin permiso. Pero en el fútbol, así como en la vida, las malas rachas no duran para siempre. Y un buen día el Mama volvió para ser figura.

“Sinceramente estaba convencido de que iba a tener un buen partido y que las cosas me iban a salir bien”, le dijo a Sport 890 tras el encuentro donde fue figura como volante y zaguero.

“En la jugada del gol un instinto me dijo que le pegara y le pegué”, confesó. Fue golazo. Así Nacional abrió el camino del triunfo.

“Tuvimos un buen trabajo táctico, River propone igual que nosotros, generalmente así se dan partidos más abiertos, obviamente a ellos los condicionó el primer gol a los dos minutos. Jugamos  bien, con el otro gol de pelota quieta nos fuimos tranquilos al entretiempo y en el segundo ellos más jugados al ataque nos dejaron espacios y nosotros lo aprovechamos para jugar más”, dijo el volante.

Arismendi confesó que durante la semana hizo bromas y apuestas con Santiago García, delantero de River, excompañero en Nacional: “Somos muy amigos, estoy contento por él que hizo un gol, ojalá que siga así”.

Pura Polenta

“Pensé que iba a terminar peor pero terminé bastante bien”, dijo a Carve el defensor Diego Polenta que debutó ayer con Nacional.

“River viene con buen ritmo, jugando la Sudamericana y tiene delanteros de nivel que son muy rápidos, pero por suerte lo que trabajamos en la semana sirvió y pudimos ganar”, agregó.

“Gutiérrez me pidió que juegue tranquilo y que intente transmitir desde el fondo”, contó Polenta.

Sobre el incidente que protagonizó con Williams Martínez al final del primer tiempo fue tajante: “Son cosas del partido que quedan ahí”.

“River buscaba por afuera y me tocó jugar de lateral el segundo tiempo, era un momento complicado por lo que pensé en quedarme y ayudar en el fondo más que en irme al ataque”, dijo Polenta.

El entrenador Álvaro Gutiérrez moderó la importancia del triunfo: “Le damos el valor que tiene por la calidad del rival, pero no dejan de ser tres puntos como los que ganamos contra Sud América donde no tuvimos ningún tipo de problemas, o los que perdimos con El Tanque por nuestros propios errores”.

“Trato de tener a todo el grupo enchufado, el plantel es muy parejo y trato de rotar a todos”, explicó Gutiérrez que para el próximo domingo (local ante Danubio) tendrá una semana complicada por las lesiones de Seba Fernández, Barcia y Juan Manuel Díaz.


Populares de la sección

Comentarios