El huracán Biles sale a escena

Con apenas 19 años, la estadounidense sale a escena en gimnasia este domingo

De ella han dicho que podría ser la mejor gimnasta de la historia, que es imbatible y que su poderío con apenas 19 años no es de este mundo, pero la estadounidense Simone Biles pisará por primera vez este domingo un tapiz olímpico en Rio de Janeiro.

Será en la jornada de clasificación femenina para las finales del concurso individual, por equipos y aparatos; un día en el que no se reparten medallas pero en el que las gimnastas se lo juegan todo. Un mal gesto y puede arruinarse el trabajo de cuatro años.

Nadie piensa, sin embargo, que algo así le pueda ocurrir a la debutante más esperada de estos Juegos, que llega envuelta en el récord de ser la única gimnasta de la historia con tres títulos mundiales consecutivos en el concurso general.

Desde que debutó en la categoría senior hace tres años, no ha habido nadie más completa que ella. Siempre sonriente, explosiva y con un punto de descaro, antes de cumplir los 20 esta atleta afroamericana ya posee otra marca única: el máximo de títulos mundiales de la gimnasia artística femenina (10).

Y si en Rio-2016 cumple la ambición de llevarse cinco de los seis oros en disputa -sólo se le resisten las barras asimétricas- dará la razón a aquellos que, como el mítico entrenador de Nadia Comaneci, Bela Karolyi, ven en ella a un futura leyenda.

"En aquella época, Nadia fue considerada como la perfección absoluta, después a Mary Lou Retton (ídolo estadounidense y campeona del concurso individual en Los Ángeles-1984) se le vio como una de las niñas maravilla de la historia de la gimnasia, y ahora es el momento de Simone", afirmó el veterano técnico de campeonas olímpicas a la cadena ABC.

Lejos de la elegancia ligera de Comaneci, Biles representa le evolución de la gimnasia en las últimas décadas. Con apenas 1,45 m de estatura, su musculatura es abundante y rocosa, lo que le permite realizar ejercicios espectaculares y de gran dificultad técnica.

¿El regreso de Douglas?

Pero nadie va a ponerle las cosas fáciles en Rio. Eclipsada por el fenómeno mediático de su compañera, la vigente campeona olímpica individual y por equipos, Gabrielle Douglas, quiere hacer de sus Juegos un alegato contra aquellos que la consideran de capa caída.

Hace cuatro años, 'Gabby' fue una de las estrellas de Londres, al convertirse con apenas 16 en la primera gimnasta afroamericana en colgarse un oro olímpico en el concurso general.

Las luces que ahora persiguen a Biles brillaban entonces sobre ella, que acabó haciendo saltar las alarmas del equipo estadounidense al cambiar de entrenador dos semanas antes de las clasificatorias nacionales, donde logró resultados por debajo de lo esperado.

"Todo el mundo comete errores. No lo hice todo lo bien que podía en el clasificatoria. Hubo mucha negatividad después", se quejó Douglas el jueves. "Tuve que apartarlo todo. Mentalmente, me encuentro mucho mejor ahora", aseguró.

Tras el oro de Londres, Estados Unidos es también el gran favorito a repetir triunfo por equipos en Rio, aprovechando que Rusia, autorizada a última hora, viene sin su gran estrella Viktoria Komova. La ganadora de las plata individual y por equipos hace cuatro años anunció en junio que se retiraba a causa de sus problemas de espalda.

Quien si estará es su compatriota Aliya Mustafina, que junto a la china Shang Chunsong y la suiza Giulia Steingruber también presentan sólidas candidaturas al podio individual.

Mientras, las miradas de Latinoamérica estarán puestas también en gimnastas como la guatemalteca Ana Sofía Gómez, la venezolana Jessica Brizeida o la mexicana Alexa Moreno, así como en el equipo brasileño.

Aunque, con permiso de Biles, la otra gran protagonista en Rio será la uzbeka Oksana Chusovitina, que a los 41 años disputará sus séptimos Juegos, convirtiéndose así en la gimnasta más veterana de la historia olímpica.

Todas competirán a partir de las 09H45 locales (12H45 GMT) en la Arena Olímpica de Rio, donde presentarán sus ejercicios con las 24 plazas para la final del concurso individual en juego, así como los ocho lugares de las definiciones por aparatos.

De los 12 países que compiten por equipos, cuatro quedarán fuera de la gran final del martes.