El hombre nocáut

Michael santos tuvo un 2015 brillante que lo llevó a la selección, pero sigue disfrutando de su pando natal, donde se calza los guantes y boxea
Michael Santos anotó su nombre en la historia de River Plate al convertir el primer gol en la historia del club en ese certamen continental.

Un penal de Fabián Monzón sobre Darío Flores le dio la responsabilidad y el pandense facturó para el delirio darsenero.

"En ese momento pensé en mi hijo, Valentino, que tiene cuatro años y es el pilar de todo esto. Después en mis hermanos, en mis padres y en toda la familia que siempre está conmigo", dice Santos recostado en la pileta donde, cubierto por hielo, busca recuperarse de los golpes recibidos en la noche de Maldonado.

La voz se le corta, el frío le congela la músculos, pero toma impulso y encara las respuestas: "Cuando terminó el partido me dolía todo. Fue muy difícil jugar el segundo tiempo porque el dolor era insoportable pero tampoco tenía ganas de salir. En un partido así uno se brinda al máximo por los compañeros", dice Santos, que en una jugada contra el arquero chileno Johnny Herrera terminó con puntos de sutura en una pierna y con un esguince de tobillo.

El 2016 empezó como terminó el 2015 para Santos: "El año pasado fue de muchos cambios, por suerte todos positivos, muy buenos en lo personal y pude cumplir todas las metas y los objetivos que me fui planteando yo mismo".

Su lista de objetivos era corta pero la gran recompensa llegó sobre el final: "Tenía en mente consolidarme como goleador de River, tener un lugar en la citación para los Juegos Panamericanos y después ganarme un lugar en el equipo titular. Por suerte pude ganarme ese puesto, anotar goles y ganar la medalla de oro que era un sueño. La llegada a la selección mayor y la clasificación de River Plate a la Copa Libertadores fue un gran premio".

Santos, pretendido por Peñarol en este mercado de pases, no pierde la cabeza y quiere seguir haciendo historia con el darsenero: "No tuve la oportunidad de hablar con la gente que me representa (Francisco Casal) y ellos no me llamaron, pero igual ahora quiero pasar de fase. Este club me dio todo como futbolista".

El goleador, boxeador en sus tiempos libres de Pando, tuvo que dejar su hobbie por un rato: "En enero tuve que cortar y tenía pensado volver en febrero pero con la competencia por la Copa Libertadores no pude. Pero ya lo voy a retomar porque es un hobbie que tengo con mis hermanos".

Populares de la sección

Acerca del autor