“El hincha está caliente porque todos querían que yo estuviera en Peñarol”

El entrenador admitió a El Observador su desazón por no haber llegado a un acuerdo para dirigir al club; dice que no se va a Inter por dinero y que Bengoechea es el indicado para ser el técnico

Con el paso de algunas semanas, ¿cómo vive estos días posteriores a no haber arreglado con Peñarol?
Fue un momento muy duro, muy difícil desde lo emocional porque me había planificado un proyecto de tres años en Peñarol. Era una decisión muy importante profesional y personal también. Y en pocos días todo se fue desmoronando y me sentí muy mal, pero también con la tranquilidad de que si yo no estoy en Peñarol, pienso que son causas ajenas a mí que se podían haber solucionado rápidamente y de otra manera.

¿Por qué piensa que no se dio?
(Piensa). Primero que nada, creo que el tema de las elecciones afectó. Por las disputas políticas quedaron como resentimientos y también algunos dirigentes quedaron esclavos de promesas electorales y vamos a ser claros, si Juan Pedro (Damiani) sacaba 40 votos más que era la mayoría en el consejo, yo al otro día era el técnico de Peñarol. Después hubo cambios y lo que yo tenía acordado, en realidad no se cumplió, cambió. Ojo, siento que Juan Pedro no sacó la mayoría y no tenía la autoridad para cumplir con lo acordado.

¿Piensa que Juan Pedro se dejó estar?
No, él delegó en comisiones y el tema se fue un poco en el tiempo, se fue desvirtuando, cantidad de dirigentes fueron desfilando por mi casa con sus propuestas e ideas que eran diferentes a las mías. Fuimos buscando alguna solución y cediendo en algunas cosas, pero el tema no estaba claro. Pensé que mi llegada se iba a celebrar, me iban a recibir con los brazos abiertos y se iba a valorar, y resulta que no tenía los votos para volver. Me parecía que tenía que haber un acto de grandeza y decir: “Bueno, vamos a nombrar al técnico y después vemos todo lo demás”. Sentí que no se me valoró.

En su casa con los dirigentes hablaron del director deportivo.
Era una idea que me gustaba mucho para poder colaborar en todas las áreas del club y empezamos a hablar de nombres y bueno, yo no podía definir el nombre del director deportivo porque supuestamente era una figura que iba a estar por encima mío. Hasta me llegaron a decir que había que nombrar al director deportivo para que me nombrara a mí. Creo que era una pelotudez. No daban los tiempos. ¿Qué tanta importancia se le daba a poner a otra persona en un cargo tan importante? Aparte había que analizarlo, estudiarlo, ver bien los perfiles. Yo no me oponía a eso. Pero se cambiaban las condiciones. También habíamos arreglado de tres años de contrato sin rescisión y al cambiar las circunstancias, también cambiaban los tiempos, porque a mí me gustaban tres años de la otra manera. De esa manera, siendo solo técnico, a mí ya me cambiaba el tiempo del contrato. O sea, había muchas variantes.

En esa semana que fue complicada llegó a decirle a los dirigentes que no lo jodieran más porque sino, no areglaba, según expresó usted mismo en CX 22.
Sí, como que ya estaba, como que no tiraran más de la piola porque se iba a romper. ¿Qué querían?

¿Por qué? ¿Lo sacaron de sus casillas?
No, pero en una buena. El tema es que se hablaba de cosas que no eran importantes. Yo tenía que resolver, arreglar y ponerme a laburar como lo estaba haciendo hasta esos días, porque yo me sentía 100% técnico de Peñarol, hasta que las cosas se fueron enfriando.

¿Piensa que su nombre fue usado antes de las elecciones?
No, no lo creo de ninguna manera porque la intención de Juan Pedro y mía era que yo fuera el técnico de Peñarol. En eso no hay dos lecturas.

Algunos hinchas e incluso dirigentes quedaron molestos por el hecho de que usted le dijera que no otra vez a Peñarol. ¿Qué piensa de eso?
Si hay algo que me preocupa obviamente es el tema del hincha y me gustaría que entienda bien las circunstancias. Si analizás lo que estoy diciendo, me parece que no hay dos lecturas. Cambiaron las reglas de juego: un posible acuerdo en determinadas condiciones después no fue tal. También se manejó públicamente el tema del dinero que íbamos a percibir con todo el cuerpo técnico –cosa que pedí que no se manejara públicamente- ya al otro día de la reunión en casa. Eso me molestó mucho. Eso yo ya lo vi hasta con mala intención. Ahí empecé a ver mala leche también. Al otro día hablaban de que no había acuerdo. Eran todas cosas infundadas porque había un principio de acuerdo y ningún tipo de problemas con soluciones y totalmente abierto. Se empezaron a entreverar las cosas, a ensuciar la cancha.

Pero el hincha dice que usted se va a Inter por el dinero.
¿Qué dinero de Inter? Dinero hay en Catar. Por dinero me fui a Catar. Ahora me voy a Inter porque era la opción deportiva que me cerraba al no tener la de Peñarol.

Se habló de que usted cobraría US$ 100 mil por mes. ¿Esos eran los términos?
No importa la cifra. Primero, estamos hablando de un grupo de cinco personas que integramos el cuerpo técnico. El tema no es si fueron US$ 100 mil o no, sino que se puso como una traba cuando justamente yo decía que no iba a haber ningún tipo de problema en lo económico porque iba a haber un acuerdo. No era una dificultad. Además se habló de una cifra y luego hubo dos propuestas de Peñarol para bajar un 20% y la respuesta fue “sí, ningún problema”.

Hubo dirigentes que dijeron que un acuerdo con Inter no se hace de un día para el otro. Como que usted ya lo tenía arreglado de antemano.
Para nada. Eso es una mentira total. Repasá la prensa brasileña de los últimos 20 días, yo era la séptima opción en Inter. Lo mío se fue dando por descarte a último momento. Yo viajé a Porto Alegre el lunes anterior a las elecciones y les dije que no había ninguna posibilidad porque había arreglado en Peñarol. Es más, estuve reunido con gente de Gremio para traer a un jugador. Ese fue el motivo de mi viaje. Al presidente de Inter lo conocí cuando vino a cerrar lo de De Arrascaeta. Con los dirigentes de Peñarol me había reunido cinco días antes.

Durante esas idas y vueltas con la comisión que se reunió con usted, ¿Damiani no lo llamó?
No, él estuvo toda la semana en Buenos Aires. La última vez que lo vi fue antes de las elecciones cuando acordamos un principio de acuerdo. Lo que nos faltó a Juan Pedro y a mí, fue manejar la posibilidad de que él no tuviera mayoría en el consejo. Ahí le erramos, no lo consideramos. Eso fue un error.

¿Piensa que Damiani está molesto con usted?
(Duda). No sé. Yo estoy tranquilo porque sé las cosas que hablé en su momento y cómo cambiaron después. Luego de una semana, abrí la posibilidad de irme nuevamente. Pero hasta el domingo 20 –ocho días después de las elecciones- yo no tenía ni idea que podía ser el técnico de Inter.

¿Cree que le dio la espalda a Damiani y a Peñarol?
¡No! ¡¿Qué le voy a dar la espalda a Damiani?! Para nada. Si se hubieran mantenido las cosas que hablamos antes de las elecciones, no tengas ninguna duda, ponele el 200% que yo era el técnico de Peñarol. No había ninguna chance de que no.

En su momento tuvo diferencias con Bengoechea y hoy es el técnico de Peñarol. ¿Qué opinión tiene?
Sinceramente pienso que tiene todas las condiciones para que le vaya bien, es la persona indicada, es ídolo, es querido por la gente y tiene una buena experiencia que ha ganado en los últimos años trabajando con Markarian y a cargo de la selección peruana, entonces creo que es una opción muy buena y tiene grandes posibilidades de que le vaya muy bien.

¿Habló con él?
No. Hablé con el Vasco pero por otras cosas porque tengo una amistad de años. Obvio que lo felicité.


Con el paso de los días, parece que se hizo mucho drama con el tema del director deportivo, que usted tendría muchas potestades o poder en Peñarol y todo indica que con Bengoechea sucederá exactamente lo mismo, como que será el director técnico y deportivo de Peñarol.
Y bueno…, ahí yo no opino. Es un tema de Peñarol. No estoy al tanto de lo que van a hacer. No puedo responder eso.

¿Piensa que con este desgaste suyo como de los dirigentes, se le va a complicar volver en un futuro a Peñarol?
No sé. No quiero ser tan drástico. Yo me quedo siempre con todas las cosas lindas vividas que son muchísimas. Eso es lo que yo siento. Después hay circunstancias que van haciendo a la vida profesional de cada uno que te pueden separar o unir, pero a mí no me cambia absolutamente nada el sentimiento con Peñarol, el sentimiento con el hincha y vamos a decir la verdad, el hincha está caliente porque todos querían que yo estuviera. Porque se ilusionaban y mi vuelta generaba cosas lindas y eso para mí es como un reconocimiento. Después pasó lo que pasó, se escapó el tema de las manos, se cambiaron las condiciones y terminé en un destino que ni me imaginaba.

Su pensamiento de que todo el hincha está caliente porque todos querían que usted fuera el técnico, ¿lo dice desde la vanidad o desde un sentimiento?
Yo lo siento que es así porque en general me daba la sensación de que era así. Entiendo que se ilusionaba mucho con mi vuelta por las cosas buenas que habíamos hecho en el club. De eso no tengo dudas porque lo palpaba en la calle.

Pero también queda la sensación de que le duele el hecho de que el hincha en el fondo piense que se va a Inter por dinero.
¡No! Nada que ver. Si es el mismo acuerdo económico que había llegado con Peñarol. Por dinero me fui a Catar. Esta es una buena opción deportiva cuando se me cayó lo de Peñarol.

¿No le molestó o sintió algo cuando Damiani se reunió directamente con Bengoechea y arregló enseguida su vínculo, en cambio con usted nombró a una comisión?
Son otras circunstancias y la verdad es que vi que fue una buena solución la llegada de Pablo al club. Cambió todo en una semana y se resolvió rápidamente. A mí me habría gustado que se hubiera resuelto rápidamente lo mío, pero no sé ni por qué no fue así.

¿Cómo vislumbra su futuro en Inter?
Es otra historia, todavía no soy muy consciente y no tengo la cabeza 100% puesta en ello. Estoy dejando pasar las horas, olvidarme de todo esto de Peñarol en donde estaba muy metido y tenía cantidad de ideas buenas para hacer y ahora recién estoy empezando a darme cuenta. Sé que es una gran oportunidad y es muy buen equipo, pero también sé que es muy difícil.

¿Se puede decir que es el paso o uno de los pasos más importantes en su carrera?
Es un paso a un mercado muy fuerte en un gran equipo. Si me va bien, tal vez pueda darse una posibilidad de llegar a Europa. Pero también sé que el riesgo es altísimo porque casi nunca a un técnico extranjero le fue bien, hay una exigencia muy grande y uno puede durar tres partidos. No sé. Yo voy a hacer lo mejor y después el tiempo dirá qué es lo que viene. Por ahora, tratar de enchufarme en este proyecto, cambiar el chip totalmente y ver qué podemos hacer.

¿Algún mensaje para el hincha de Peñarol?
Lamento lo que pasó. Me hubiera gustado que el final fuera otro. Me duele por el hincha y por la gente que siempre me ha apoyado y me ha tratado muy bien. Ojalá que se pueda dar el regreso en otras condiciones. El tiempo cura y el tiempo dirá si volveré algún día. Como dije antes: a mí no me cambia en nada el sentimiento por el club. Son cosas absolutamente ajenas.


Populares de la sección

Comentarios