El gran enigma de la posición de Pacheco

En la zona en la que más rindió el capitán aurinegro fue jugando como volante por derecha

La presencia o no como titular de un emblema de Peñarol como Antonio Pacheco es todo un tema que puede tener tantas aristas como opiniones valederas.

No es fácil decidir sobre Tony a la hora de la titularidad. ¿Qué hincha de Peñarol de esos fanáticos no lo quiere siempre como titular? Claro que el técnico no puede pensar con el corazón y así ya sucedió en 2011 con Diego Aguirre cuando decidió que no lo quería más en el plantel. El presidente Juan Pedro Damiani –el mismo de hoy– y el gerente deportivo de entonces, Osvaldo Giménez, avalaron al DT.

Pero Tony volvió, dejó una pierna en su regreso que le costó seis meses y, eso sí, una vez de regreso, aunque no estaba para volver aún, fue el único jugador que el Polilla Da Silva hizo jugar en todos los partidos del Torneo Clausura, además, obvio, de la final del Uruguayo en la que se terminó de convertir en héroe del club con los tres goles.

El palmarés de Pacheco avala su trayectoria manya. Ganó ocho veces el Campeonato Uruguayo y es el segundo goleador histórico del club en este torneo –y el cuarto en la lista total– detrás del más grande artillero del fútbol de este país: Fernando Morena.

Solamente teniendo en cuenta a Peñarol, superó en goles a futbolistas notables como Alberto Spencer, Óscar Míguez y Pablo Bengoechea, por nombrar algunos.

En clásicos, disputó 54 (ganó 26, empató 12 y perdió 16) y está a tres de igualar a Omar Caetano –casualmente, quien lo llevó al club–, que es el que más disputó en la historia. Su intención es al menos alcanzarlo.

El domingo 11 de este mes se cumplieron sus dos décadas en Primera. Jugando en Uruguay, fue goleador del Uruguayo en dos ocasiones en 2008-09 y 2009-10.

Todo eso juega a favor de una carrera intachable. Y a sus 37 años se siente tan jugador como siempre. Claro que el cuerpo, por más profesional que un futbolista pueda ser, no es el mismo y, a veces, pasa factura.

Pacheco no ha comenzado bien esta temporada. En realidad, se trata de un eufemismo, porque es más fácil decir que empezó mal.

Y lo sabe él y todos los hinchas de Peñarol, inclusive algunos dirigentes quienes en voz baja dicen que no lo quieren de titular. También lo tiene claro Diego Alonso –quien lo sacó ante Cobreloa en Antofagasta– y, obviamente, al capitán no le gustó nada.

Y lo que más sorprendió fue la actitud de la mayor parte de los hinchas de la Ámsterdam, quienes en una jugada en la que el capitán encaró y no la pasó en la media luna del área cuando se perdía ante River, lo silbaron sin compasión.

Uno de los temas principales es en qué posición es en la que rinde más Pacheco. Es el gran enigma a descifrar.

¿Por qué? Porque en los últimos tiempos, Tony ha jugado en varias zonas distintas de la cancha –más allá de que no se apega a las posiciones fijas– y en la mayoría, no le ha ido bien.

Otro tema es si Pacheco está para 90 minutos. Hoy parece que no, que lo mejor sería que se graduara la cantidad de tiempo en cancha. Gallardo lo hizo con Recoba y le salió muy bien. ¿Lo hará Alonso con el paso de los partidos?

¿Cómo se lo puede definir como futbolista? De delantero neto pasó a enlace, también jugó como volante externo, interno y hasta de doble 5.

Esto fue lo que le pidió Alonso en la revancha contra Cobreloa y no anduvo nada. Y lo que es peor, normalmente cuando él no funciona, el equipo se contagia.

Su mejor momento en los últimos tiempos fue cuando jugó como volante por derecha como sucedió en el último clásico en el que convirtió y fue figura, y también en la final ante Defensor. En cambio, si alterna de punta necesita que le elaboren juego por las bandas y eso no siempre sucede. De media punta, tampoco funcionó.

Alonso ya lo probó de todo un poco. Solo falta que encuentre el puesto justo para sacarle réditos.


Populares de la sección

Comentarios