El fútbol se libera

En los últimos años, varios jugadores declararon su homosexualidad y el alemán Thomas Hitzlsperger se sumó a la lista que inició un uruguayo

El alemán Thomas Hitzlsperger se declaró homosexual, una vez consumado su retiro de la actividad profesional, e instaló la polémica en torno a la homosexualidad en el fútbol. El deporte rey tiene un microclima tan cerrado como machista y la confesión de una opción sexual diferente a la establecida, hace sonar las alarmas de los más conservadores.

Hitzlperger, que en 2007 anunció la ruptura sentimental con su novia tras ocho años de relación y a un mes de la boda, jugó en Aston Villa, Stuttgart, Lazio, West Ham, Wolfsburgo y Everton, además de sumar 52 partidos en la selección mayor de Alemania.

“Hablo de mi homosexualidad porque quiero impulsar la discusión en el deporte profesional. Solo en los últimos años tuve claro que preferiría vivir con un hombre”, dijo el alemán.

El fútbol profesional representa, aún teniendo en cuenta los avances sociales en la materia, un escenario donde los futbolistas en actividad se reprimen al máximo y, en algunos casos, la confesión termina en tragedia.

Es el caso de Justin Fashanu. El nigeriano fue famoso por ser el primer futbolista en hacer pública su condición sexual y por ser el futbolista de raza negra por el cual se pagó más dinero en su momento (Nottingham Forest pagó 1 millón de libras esterlinas por su pase). Su confesión en 1990 y su suicidio en 1998 conmovieron al mundo.

Más cerca en el tiempo los estadounidenses Robbie Rogers, de 25 años, optó por retirarse voluntariamente al tiempo que David Testo, de 31, decidió colgar los botines ante la falta de ofertas.

Olivier Rouyer, compañero de Michel Platini en Nancy y la selección de Francia, renunció a su carrera como DT luego de perder su puesto debido a su condición.


Fuente: Danilo Costas, @DCostas8

Populares de la sección

Comentarios