AFA

El fútbol gratis en Argentina, cerca del fin

Los clubes argentinos quieren romper el contrato con el Estado y negociar con privados
Ver partidos de fútbol por televisión sin pagar extra podrá pronto ser un lindo recuerdo en Argentina, si se rompe el contrato de los clubes con el gobierno y se negocia con el magnate estadounidense Ted Turner.

El programa Fútbol para Todos (FPT) fue un caballito de batalla para ganar voluntades políticas y popularidad del anterior gobierno de la presidenta Cristina Kirchner (2007-2015), además de un punto central de la batalla contra el Grupo Clarín, dueño de los derechos hasta 2009.

Ahora se viene un giro con el presidente Mauricio Macri. El cambio de modelo que impulsa en la economía y la política, con reformas de mercado, se traslada a las canchas, donde Macri pavimentó su popularidad al ser presidente de Boca por 12 años.

Kirchner firmó hace siete años el contrato con AFA. Los aficionados pasaron a ver todos los encuentros en forma libre y gratuita. Ahora se perfila en el "pague para ver" y la privatización de clubes. Serían los emergentes de la crisis en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

El primer paso lo ha dado en una carta a Macri la flamante Superliga creada la semana pasada. Le propone rescindir el contrato de derechos televisivos del FPT entre el gobierno y la AFA, en una renovación que se renegoció por US$ 167 millones, pero ahora es rechazado por los clubes que entienden que pueden recibir más.

Es una negociación en la que ambos están de acuerdo, porque el gobierno también quiere sacarse de encima el fútbol que representa un enorme costo.

Por ahora la televisación seguirá siendo gratuita en el torneo de primera división que comienza en agosto. Pero para 2017 se perfila un retorno al abono de TV.

La carta de los clubes a Macri propone "un breve plazo" para disolver el contrato. Se demoraría hasta finales de año, de manera de orquestar licitaciones privadas. "El FPT ha cumplido un ciclo y amerita un replanteo. Los clubes están dispuestos a liberar al Estado de los fondos privados de nuestro producto", dice la Superliga.

Se viene Turner

En las próximas horas, según fuentes de la AFA, se espera una oferta de Turner, el gigante de EEUU dueño de la cadena CNN. Podría ofrecer alrededor de 3.200 millones de pesos argentinos (US$ 213 millones) para adueñarse de los derechos de televisión.

"Tenemos la idea de conseguir más de 3.000 millones de pesos, porque creemos que el fútbol vale más que eso", dijo a AFP Víctor Blanco, presidente de Racing.
Juan Sebastián Verón, presidente de Estudiantes de La Plata, marcó el retorno al 'pague para ver': "Hay que ver si el fútbol argentino era gratis o era parte de una gratuidad escondida".

La batalla de poder

La negociación se da en el medio de una batalla por el poder del fútbol argentino, con varias aristas. El expresidente Luis Segura –que asumió tras la muerte de Julio Grondona– se fue entre gallos y medianoches, con el organismo intervenido por la FIFA y la Justicia, y tras dos elecciones fallidas en diciembre y junio –la última ni siquiera se pudo organizar formalmente–.

En su lugar asumió una "Comisión normalizadora", una especie de consenso entre FIFA y el gobierno, que tendrá el mando por un año hasta llamar a nuevas elecciones.

El gobierno de Macri terminó encontrando un aliado en FIFA, porque con esa comisión logró desplazar a Hugo Moyano, líder del sindicato de camioneros, que hubiese acumulado un peligroso poder si reunía el sindicalismo y el fútbol y su caja millonaria.

Al frente de la Comisión está Armando Pérez, presidente de Belgrano de Córdoba y cercano a Macri.

Aparte, Macri tiene a otro jugador de peso en esta batalla: Daniel Angelici, presidente de Boca, que fue activo militante por la Superliga. Y ahora encara el final del FPT.

La siguiente batalla será el control de la Superliga, organismo que manejará el formato y la caja del fútbol de primera división.

El máximo candidato a presidir la Superliga es Verón. Luego se acordaría dar el poder a un CEO empresario, sin lazos con el fútbol. Pero allí, el presidente argentino también intenta detener la influencia de Marcelo Tinelli, vice de San Lorenzo y con enorme poder como presentador de TV, con quien en algún momento tuvo relación estrecha pero hoy está enfrentando.

Populares de la sección